El respeto se da, la lealtad se demuestra y la confianza se gana

Una relación, bien sea de amistad o pareja, requiere de lealtad, respeto y confianza para poder funcionar y mantenerse en el tiempo.
El respeto se da, la lealtad se demuestra y la confianza se gana
Ebiezer López

Escrito y verificado por el psicólogo Ebiezer López el 10 noviembre, 2021.

Última actualización: 10 noviembre, 2021

El respeto, la lealtad y la confianza son los pilares que garantizan la armonía en las relaciones. Con esto no solo hablamos de la pareja, sino también de los amigos e incluso de los vínculos familiares.

Si estos tres elementos están presentes, es más probable que nuestras relaciones con los demás sean más saludables. Sin embargo, debemos tener en cuenta que la confianza se gana y eso se logra con respeto y lealtad. Profundicemos.

La importancia de entender que la confianza se gana

Las relaciones sociales son importantes para gozar de una vida plena y saludable. No estamos hechos para vivir en soledad, por eso desde pequeños necesitamos el apoyo de nuestra familia. Más adelante, llegan otras personas como los amigos o la pareja y formamos vínculos con ellos por diferentes razones.

Además, según un estudio mantener amistades y ser compasivos con los demás se relaciona con la felicidad. Los resultados demostraron que, sin importar cómo se midiera la felicidad, la amistad y la compasión influían de forma positiva (Sanchez et al., 2020).

No obstante, las relaciones también pueden ser problemáticas y provocarnos infelicidad, sobre todo cuando no entendemos el verdadero valor de la confianza; cuando ignoramos que se trata de un componente que se gana poco a poco desde la humildad y la honestidad con los demás. Pues confiar es abrirnos al otro, mostrándonos tal y como somos, desde nuestras fortalezas hasta nuestras debilidades y preocupaciones.

Mujer abrazando a su novio

Lo que ocurre es que al confiar se establece un pacto implícito, ese en el que se espera reciprocidad por parte de la otra persona, ya sea apoyo, escucha o incluso complicidad y silencio con algunos temas. Y cuando esto no sucede, la frustración, la impotencia y la decepción aparecen en escena, rompiendo así el vínculo de confianza.

Por esta razón, es importante ser cuidadosos a la hora de confiar en los demás, porque una vez que se daña, es difícil repararla. La clave está en ser consciente de que construir una relación es algo que lleva tiempo. Ninguna amistad o pareja sólida surgen de la noche a la mañana, pues para ello hace falta esfuerzo y sobre todo compromiso.

Lealtad y respeto, las bases de la confianza

Si quieres tener relaciones basadas en la confianza, entonces son esenciales la lealtad y el respeto. Y para ello, el mejor modo de conseguirlo es empezando por ti mismo. ¿Eres leal y respetuoso contigo?

La lealtad y el respeto implican ser fiel contigo mismo, priorizarte y no subestimarte, tenerte en cuenta y aceptarte.

A continuación, conocerás algunas de las características más destacadas que tienen las personas con estos valores para que puedas ponerlas en práctica:

  • Son personas firmes. Alguien leal no se deja llevar con facilidad por lo que otros dicen o piensan, suelen tener principio bien estructurados y si es tienen dudas, tratarán de resolverlas.
  • No temen al compromiso. Saben que la confianza se gana y que construir amistades duraderas conlleva tiempo y compromiso.
  • Tienen constancia. Al mismo tiempo, el compromiso requiere de constancia. Si una persona no es capaz de perseverar para lograr una meta, es poco probable que cumpla sus promesas.
  • Le dan valor a la palabra. Cuando alguien leal da su palabra sobre algo es posible confiar en que así lo hará. Para ellos, faltar a un compromiso o promesa genera desconfianza.
  • Son asertivos. La gente respetuosa no solo sabe cómo tratar a los demás con cortesía, también reconocen cuando no se les devuelve su consideración. De esta manera, si alguien intenta pasar sobre ellos, demandarán respeto sin dudarlo.
Hombre hablando con su amiga

Crea amistades con personas que ganen tu confianza

Una vez que comprendemos que la confianza se gana es más sencillo tener amistades duraderas y sanas. Cuando comenzamos a valorar la lealtad y el respeto en nosotros mismos y en los demás, podemos elegir mejor a las personas que forman nuestros círculos.

Un amigo leal es una persona en cuya palabra podemos confiar porque sabemos que la cumplirá y si no es así nos lo hará saber. Además, podremos contar con su apoyo en los momentos de dificultad y para cualquier proyecto que tengamos. Eso sí, esto no quiere decir que vayan a valorar de forma positiva todo lo que hagamos o nos den la razón, sino que más bien será honestos y sinceros con nosotros.

Siguiendo esta línea, también se interesarán por nuestro crecimiento, por lo que nos expresarán lo que consideran mejor para nosotros, incluso cuando piensen que estamos equivocados.

En conclusión, aprender que la confianza se gana es clave para nuestras relaciones. Por lo tanto, cuidemos los vínculos en los que la confianza tiene un papel protagonista, pues al fin y al cabo son esas personas las que verdaderamente nos aceptan tal y como somos y se preocupan por nosotros.

Te podría interesar...
Amistades que envenenan, ¿romper el vínculo?
La Mente es Maravillosa
Leerlo en La Mente es Maravillosa
Amistades que envenenan, ¿romper el vínculo?

Las amistades, al igual que otros tipos de relación entre personas, cambian con el transcurso del tiempo...



  • Delaney, T., & Madigan, T. (2017). Friendship and happiness: And the connection between the two. McFarland.
  • Sanchez, M., Haynes, A., Parada, J. C., & Demir, M. (2020). Friendship maintenance mediates the relationship between compassion for others and happiness. Current Psychology, 39(2), 581-592.