El secreto para una buena comunicación de pareja

El secreto para una buena comunicación de pareja

Rayco Lorenzo González 4 septiembre, 2013 en Psicología 289 compartidos
Jóvenes hablando y mostrando buena comunicación de pareja

Muchas veces oímos decir que para tener una buena relación, la comunicación de pareja es lo más importante. Y es cierto, pero al final cada uno le dará su propia interpretación a esta frase. Unos pensarán que con sus parejas ya hablan lo suficiente y otros pensarán que de qué tienen que hablar.

La comunicación va más allá de si se habla o no se habla, o de cuanto se habla. La comunicación tiene más que ver con lo que se dice y cómo se dice.

¿Cuáles son los errores más comunes en la comunicación de pareja?

La mayoría de los errores que se suelen cometer en la comunicación de pareja tienen que ver con no saber expresarse adecuadamente, o por las faltas de respeto hacia uno mismo o hacia la otra persona:

  • Imponemos nuestro criterio creyendo que nuestro punto de vista es mejor que el de nuestro compañero o compañera.
  • Expresamos defectos y quejas de la pareja con frecuencia, en ocasiones de forma exagerada.
  • Queremos que la otra persona sea como queremos.
  • No nos interesamos por los puntos de vista o creencias de nuestra pareja.
  • No dejamos que nuestra pareja se exprese.
  • Damos por hecho lo que va a decir y le interrumpimos constantemente.
  • Manipulamos para lograr lo que deseamos.
  • Damos la razón aunque no estemos de acuerdo.

El resultado de pautas erróneas de comunicación de pareja puede debilitar la relación, hasta el punto de la ruptura en muchos casos. Por eso es importante que prestemos atención a la forma y el modo que tenemos de comunicarnos con nuestro ser querido.

¿Cómo podría comunicarme correctamente con mi pareja?

Chicos riendo que muestran una buena comunicación de pareja

Independientemente de si en nuestra comunicación de pareja somos agresivos, pasivos o manipuladores, existe un término medio llamado asertividad, al alcance de todo el mundo y con el que podemos empezar a practicar para mejorar nuestra relación. La asertividad no es más que una forma de expresión mediante la que se busca el respeto hacia uno mismo y hacia los demás.

La asertividad es expresar los pensamientos, los sentimientos y la forma de ver el mundo a través de las palabras o gestos, de forma tranquila y apropiada, al tiempo que se quiere conocer los sentimientos y pensamientos del otro para comprenderlo mejor.
Compartir

Practicar la asertividad nos ayudará a expresar nuestras necesidades en la relación de pareja, así como entender las de nuestro compañero. Ser asertivos nutrirá nuestra relación permitiéndonos expresar nuestro punto de vista y mejorando nuestra comunicación de pareja.

Una oportunidad para mejorar el aspecto emocional de la comunicación ya sea con tu pareja como con tu familia o amigos te la ofrece el curso “Mejora tu comunicación de Javier Cebreiros, con el que te adentrarás en el maravilloso mundo de la comunicación y aprenderás diversas estrategias para comunicarte.

¿Cómo podría ser más asertivo?

Expresa tu aprecio por sus cualidades

Lo más probable es que aprecies ciertas cualidades o acciones de tu pareja. Algo de su aspecto, de su carácter, algo que dice o que hace, lo que sea. Expresar verbalmente o de otra forma lo que apreciamos de nuestra pareja es bueno para ambos, ya que los dos lograrán sentirse mejor.

Nuestro entorno mejoraría notablemente si en vez de quejas o críticas hubiera más muestras de aprecio.
Compartir

Vamos a verlo con un ejemplo. No es lo mismo decir “Me gustaría decirte que aunque no lo parezca, me fijo mucho en el esfuerzo que haces para ayudarme y apoyarme. Me hace sentir muy bien. Gracias por todo”, a decir “si es que ya te vale, ¡ya que me ayudas, hazlo bien!”

Acepta las muestras de afecto y los cumplidos

pareja cogida de la mano

También es posible que tu pareja exprese su aprecio por ti. No dudes de su sinceridad, el hecho de que tú no lo creas, no quiere decir que la otra persona no lo piense. Acepta las muestras de afecto y los cumplidos con naturalidad, un simple “gracias” es suficiente.

Por ejemplo te puede decir: Qué guapo/a estás. Y terminar por responder: Sí, con estos pelos… Recuerda no dudar de su sinceridad, basta con decir “gracias”.

Sé capaz de decir “no”

Ten en cuenta que la responsabilidad de decir “no” es solamente tuya. Decir “sí” cuando quieres decir “no”, no es sincero y hiere tus sentimientos. Estás en tu derecho de rechazar peticiones sin sentirte culpable o egoísta.

Recuerda que no rechazas a la persona, solo la petición, aunque puede que exista una incomprensión por parte de tu pareja.
Compartir

Por ejemplo no es lo mismo decir: Entiendo que quieras que vayamos a esa reunión, pero en este momento no me apetece. A ir sin ganas a un lugar donde probablemente, al final lo pasen mal los dos por las malas caras.

Pide lo que quieres

Pareja hablando

Un error muy común es esperar que la pareja haga algo sin decírselo en ningún momento. Todos tenemos el derecho de expresar lo que deseamos, pero si no lo hacemos, tenemos que comprender que los demás no tienen por qué adivinarlo, por más tiempo que lleven juntos y por más que se conozcan. Si realmente quieres algo, exprésalo de la manera apropiada.

Por ejemplo, no es lo mismo decir: Me gustaría que saliéramos a pasear por las tardes, ¿qué te parece? A estar a regañadientes interiormente porque nunca sale de tu pareja la idea de ir a pasear.

Explica lo que piensas o cómo te sientes

Di claramente lo que piensas o cómo te sientes, sea positivo o negativo, pero siempre desde el respeto hacia el otro.  No hay mejor manera de que tu pareja te entienda que mostrando tus emociones. Acumular las emociones, hará que explotemos algún día.

Por ejemplo no es lo mismo decir “Cada vez que llegas tarde me preocupo, me gustaría que lo tuvieras en cuenta por si vuelve ocurrir recuerdes avisarme” a responsabilizar al otro, ocultar nuestras emociones y decir “¡Siempre llegas tarde! ¡Cada vez que sales, la misma historia!” 

Cuidado con las acusaciones

Es muy fácil dejarse llevar por la ira y culpar a nuestra pareja de lo mal que nos sentimos. Así que, para evitar enfrentamientos que no llevan a ningún lado, lo mejor es:

  • Hacer preguntas en vez de acusaciones. Como podría ser: ¿Me estás escuchando?, en vez de acusar directamente y decir: ¡Otra vez no me estás escuchando!
  • Comentar lo que hace la pareja sin calificarla. Por ejemplo: Me he fijado que últimamente te olvidas la ropa tirada en la cama después de cambiarte. En vez de: Eres un desastre, cada vez que te cambias dejas el cuarto empantanado.
  • Evitar las generalizaciones como siempre o nunca. Por ejemplo es mejor decir: Últimamente no estás sacando la basura. A decir: Nunca sacas la basura. 

Usar en nuestra conversación términos asertivos

Pienso, siento, hagamos, quiero, qué piensas, qué te parece, cómo podemos resolver esto, me gustaría… Existen múltiples expresiones y formas asertivas que podemos emplear en nuestras conversaciones para crear un clima más agradable.

Por último, recuerda que mantener una comunicación asertiva con tu pareja no te garantiza la ausencia de discusiones y problemas, pero sí que facilita una comprensión y un respeto mutuo que se irá forjando poco a poco. Siempre tendrás esta opción a mano. Solo tiene que elegirlo.

Rayco Lorenzo González

Ver perfil »
Te puede gustar