El síndrome de Ganser o la pérdida de la identidad

17 Febrero, 2021
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga Valeria Sabater
Los médicos de las instituciones penitenciarias suelen encontrarse a veces un trastorno psiquiátrico muy peculiar: personas que olvidan su identidad y que empiezan a experimentar alucinaciones. Lo analizamos.

El síndrome de Ganser es una condición psiquiátrica poco común, pero que aparece con frecuencia en un escenario muy concreto: las instituciones penitenciarias. Se conoce también como psicosis carcelaria y se caracteriza por la desconexión de la realidad inmediata y la pérdida de la memoria. Esta forma de disociación surge sobre todo en hombres a partir de los 30 años.

Estamos ante un trastorno que, aunque aparece en muy pocos casos, presenta un singular interés al ser la población reclusa la más afectada. Cabe señalar que este término fue acuñado hace ya bastantes años. Fue el psiquiatra alemán Sigbert Ganser quien lo describió por primera vez en 1898 y lo hizo a raíz de una serie de experiencias muy concretas.

Algo que apreció entre varios internos en instituciones carcelarias a lo largo de su carrera era que, de pronto, una parte de ellos perdían habilidades intelectuales. Muchos se sentían confundidos y poco a poco acababan perdiendo su identidad, es decir, su historia de vida se desvanecía. Al principio, se daba por sentado que esos síntomas eran ficticios y que solo buscaban tener un trato especial.

Sin embargo, el doctor Ganser demostró que no había fabulación alguna. Se trataba de una condición psiquiátrica muy compleja que merecía atención y mayor investigación clínica. Lo analizamos.

hombre en la cárcel sufriendo sindrome de ganser

El síndrome de Ganser: definición, síntomas y tratamiento

El síndrome de Ganser es un tipo de trastorno disociativo. Es decir, estaríamos ante esas situaciones en las que una persona experimenta una desconexión de la realidad y sufre además una falta de continuidad y equilibrio entre pensamientos, recuerdos, sensaciones e identidad. No obstante, esta condición tiene como dato particular que suele acompañarse de una amplia sintomatología.

No es fácil diagnosticarla. A veces, podemos encontrarnos con alguien que se limita a imitar todo aquello que hacen los demás (ecofenómenos). En otras ocasiones, podemos ver a alguien que sin causa ni razón empieza a actuar de manera infantil.

Los médicos de las instituciones penitenciarias ya conocen la complejidad de esta condición, pero los profesionales que no están en este ámbito pueden tener serios problemas en su identificación. Para unos puede parecer una demencia y para otros un trastorno psicótico. Conozcamos los síntomas.

¿Qué características presenta?

Estamos ante un síndrome, es decir, una alteración psiquiátrica en la que aparecen un amplio conjunto de síntomas. Así, estudios como el realizado en el Hospital Infanta Leonor de Madrid (España) señalan que el principal desafío del síndrome de Ganser es que es patognomónico, es decir, suele cursar con otros trastornos de base, como la demencia o la esquizofrenia.

Veamos, no obstante, cómo se manifiesta:

  • Parrarespuestas. Cuando se les plantea preguntas sencillas del tipo ¿en qué estación del año estamos? Responden de manera errónea a pesar de comprender la cuestión.
  • Embotamiento de la conciencia. Les cuesta pensar, reflexionar, tomar decisiones, tienen sensación de confusión…
  • Pérdida de la identidad. Olvidan poco a poco quiénes son y cuál es su pasado.
  • Alucinaciones. El síndrome de Gaiser cursa con alucinaciones muy elaboradas y llamativas, lo que hace que a menudo se confunda con la esquizofrenia.
  • Experimentan desorientación, problemas para orientarse y saber en qué día o año están.
  • Evidencian ecolalia (repetición involuntaria de aquello que escuchan).
  • Ecopraxias (imitan los movimientos y acciones de otras personas).
  • En muchos casos, pueden evidenciar comportamientos inmaduros e infantiles.

¿Cuáles son las causas?

El síndrome de Gaiser es una condición psiquiátrica poco común. Pero tiene como particularidad que suele aparecer, como ya hemos señalado, en los escenarios penitenciarios. Algo así hace que puede darse un elemento desencadenante: la privación de libertad, la angustia o el estrés ambiental.

Trabajos de investigación, como los realizados en la Universidad de Nueva York, inciden en que pueden existir tres factores que lo determinan. Serían los siguientes:

  • La primera es que estaríamos ante un cuadro psicótico que, poco a poco, puede derivar en esquizofrenia. Esta suposición se explica con el hecho de que por lo general muchos de los internos en penitenciarias que reciben el diagnóstico de síndrome de Ganser también evidencian esquizofrenia.
  • La segunda hipótesis es estaríamos ante un daño cerebral. En determinados casos se han podido observar tumores o alteraciones cerebrales.

La última suposición, y la más aceptada hasta el momento, indice en un hecho: en ocasiones, y ante un contexto que la mente interpreta como altamente estresante, esta recurre a la disociación. Si a ello se le añaden otros problemas psiquiátricos, abuso de drogas o traumas subyacentes, tenemos sin duda como resultado esta compleja realidad.

Hombre sentado en el suelo sufriendo sindrome de ganser

Tratamiento para la psicosis carcelaria

El síndrome de Ganser o la psicosis carcelaria puede requerir en ocasiones de un ingreso hospitalario. No obstante, esto solo sucede en contadas ocasiones y en estados agudos y muy extremos. Por lo general, esta condición puede tratarse partiendo de diversas estrategias:

  • El primer paso es conocer el historial clínico de la persona. Realizar una correcta evaluación psiquiátrica y médica nos podrá ayudar a valorar el tratamiento más adecuado. En muchos casos, podemos tener a una persona que arrastra una adicción, otras veces, puede evidenciarse algún trastorno de la personalidad o determinadas enfermedades.

Por término medio el síndrome de Ganser tiene una evolución positiva. La administración de psicofármacos sumada a la terapia psicológica suelen dar un resultado favorable. Lo esencial es ayudar a la persona a manejar las emociones y a su vez darle estrategias para tomar contacto con la realidad.

Estamos por tanto ante una realidad psiquiátrica muy particular que requiere aún de mayor investigación e interés científico.

  • Allen DF, Postel J, Berrios GE. Síndrome de Ganser. Trastornos de la memoria en la práctica psiquiátrica. Barcelona: Masson, 2003; p.443-55
  • Carney MWP, Chary TKN, Robotis P, Childs A. Ganser syndrome and its management. Br J Psychiatry. 1987;151:697-700
  • Castells E, Peri JM, Valdés M. Caso clínico: descripción y discusión de un caso de síndrome de Ganser: sintomatología clínica antes y después del episodio. Rev Psiquiatría Fac Med, Barna. 1994;21(6):155-61.
  • Sigal M, Altmark D, Alfi ci S, Gelkopf M. Ganser syndrome: A Review of 15 Cases. Compr Psychiatry. 1992;33(2):134-38