El síndrome de sobreentrenamiento o cuando practicar demasiado deporte es peligroso - La Mente es Maravillosa

El síndrome de sobreentrenamiento o cuando practicar demasiado deporte es peligroso

Laura Reguera 15 mayo, 2018 en Psicología del deporte 198 compartidos
Deportista agotado por el síndrome de sobreentrenamiento

Todos tenemos claro que practicar deporte es un pilar fundamental para gozar de buena salud. La cuestión es que debemos mantener un equilibrio, ya que como en todo en esta vida, es importante no dejarse llevar hacia los extremos. Una práctica regular de cualquier deporte es la clave para alcanzar el bienestar. 

Así, cuando hacemos ejercicio, es importante que no dediquemos un número excesivo de horas al entrenamiento, ya que además de ser perjudicial podemos llegar a desarrollar el síndrome del sobreentrenamiento. ¡Sigue leyendo y descubre qué es para prevenirlo!

“Mi fortaleza es que soy más equilibrado y tranquilo que la mayoría de ciclistas”.

-Miguel Indurain-

¿Qué es el síndrome de sobreentrenamiento?

Es indudable que hacer ejercicio nos aporta una lista innumerable de beneficios para nuestra salud, tanto a nivel físico como mental. En el aspecto psicológico ayuda a reducir la depresión y la ansiedad, favorece un afrontamiento adaptativo del estrés, incrementa la autoestima y mejora las relaciones sociales. En el plano físico nos ayuda a prevenir la obesidad y los trastornos cardiovasculares.

Chicos haciendo karate

El problema estriba cuando dedicamos una cantidad considerable de horas a su práctica, cuando aumentamos notablemente la carga de trabajo durante los entrenamientos y cuando reducimos los tiempos de recuperación entre las sesiones. Esto no solo perjudica nuestro rendimiento rendimiento deportivo, sino también nuestra salud.

También puede aparecer un estado de saturación caracterizado por algunos síntomas como la fatiga física o mental, mal humor, apatía o la presencia de algunos trastornos del sueño. Incluso, este estado puede llegar a cronificarse dando lugar al síndrome de sobreentrenamiento. De este modo, el organismo se encuentra tan saturado que es incapaz de recuperarse del esfuerzo realizado. 

Ahora bien, el descenso en el rendimiento deportivo puede provocar que el individuo se sumerja en una espiral dañina, ya que asociará la disminución de su capacidad física a la falta de ejercicio o esfuerzo y optará por aumentar la carga de entrenamiento, agravando las consecuencias de este síndrome.

¿Cuáles son los síntomas del síndrome de sobreentrenamiento?

El síndrome de sobreentrenamiento se manifiesta tanto a través de alteraciones fisiológicas y psicológicas como de síntomas desadaptativos. A nivel general, la persona que lo sufre tiene cansancio, insomnio, pérdida de apetito, disminución del peso corporal, cefalea, dolores musculares, infecciones frecuentes, trastornos digestivos e incluso amenorrea acompañada de osteoporosis.

A nivel psicológico puede aparecer depresión, ansiedad, descenso de autoestima, apatía, fatiga mental constante, desinterés, disminución de la concentración e inestabilidad emocional. También se puede apreciar cambios en el rendimiento, que se manifiestan mediante una menor fuerza, resistencia, velocidad y coordinación.

Como es de imaginar, la persona afectada por este síndrome tendrá más errores técnicos. Y por consiguiente, experimentará una mayor dificultad para alcanzar las metas propuestas. Pero no solo esto, a nivel fisiológico su frecuencia cardíaca y su tensión arterial aumentarán, así como su consumo de oxígeno.

“Si no tienes confianza, siempre encontrarás una forma de no ganar”.

-Carl Lewis-

¿Qué se puede hacer cuando aparece el síndrome de sobreentrenamiento?

Llegados a este punto, solo con interrumpir el entrenamiento no es suficiente, por eso, lo más importante es detectar el síndrome de sobreentrenamiento lo antes posible. Para poder revertirlo, es vital ajustar varios factores: el tiempo de dedicación, la carga del entrenamiento y el tiempo de recuperación entre sesiones.

Mujer agotada por hacer deporte por obligación

Por otro lado, también es relevante aumentar el tiempo dedicado a realizar ejercicios variados y entretenidos. De esta forma, se fomentará el disfrute y la distensión del deportista. Además, es fundamental mejorar la motivación y el sentimiento de confianza en uno mismo.

“No puedes poner un límite a nada. Cuanto más sueñas, más lejos llegas”.

-Michael Phelps-

Por último, es importante aprender a regular eficazmente el malestar emocional asociado, así como restaurar unos hábitos de vida saludables en los que descansar y alimentarse de manera sana sean las prioridades.

Imágenes cortesía de Joshua Jordan y Marc Rafanell López.

Laura Reguera

Psicóloga clínica habilitada para el ejercicio de la psicología sanitaria, de orientación cognitivo-conductual, apasionada de mi profesión, y que trata siempre de aprender y crecer como profesional de la salud y el bienestar tanto emocional como mental

Ver perfil »
Te puede gustar