El Síndrome del Hombre Irritable, ¿la crisis de los 40?

Este artículo fue redactado y avalado por la psicóloga Raquel Aldana
· 25 marzo, 2019

El síndrome del hombre irritable se define como un estado de hipersensibilidad, ansiedad, frustración y enojo que está asociado con cambios bioquímicos y hormonales, estrés y la pérdida de la “identidad masculina”.

Es poco conocido pero muy común. Lo cierto es que el término es reciente. Sin embargo, refleja una realidad que al parecer está relacionada con el balance hormonal y la encrucijada socioemocional con la que se lidia en esa época de la vida.

Síndrome del hombre irritable

En el año 2002, el científico escocés Gerald Lincoln, de la Unidad de Reproducción Humana del Medical Research Council, compartió los resultados de una investigación en la que medía el nivel de testosterona de animales macho. Comprobó, tal y como refleja su reporte, que la disminución progresiva de esta hormona los tornaba más irascibles, sensibles y poco comunicativos en el aspecto sexual.

hombre que se tapa el rostro con las manos

Hacía falta investigación sobre esta realidad, por lo que Jed Diamond se dedicó a investigar sobre ello. En el año 2004 publicó un libro publicado El Síndrome de la Irritabilidad Masculina, en el cual exhibía una problemática que se venía viendo desde hacía años en la consulta de varones de 40-50 años.

Los casos estudiados referían falta de energía, poca motivación, disminución del deseo sexual y cambios importantes del humor. Por ejemplo, más irritabilidad, depresión y agresividad. Como ejemplo tomaban a Gruñón, el enanito de Blancanieves. Por lo que se le asignó el nombre de “Grumpy Man”.

Según el Dr. R. Petty, director de la Wellman Clinic de Londres y experto en el estudio de este estado psicológico masculino, el síndrome del hombre irritable afecta al 50% de los hombres mayores de 45 años. No es identificado en la medida en la que se presenta, por lo que es esperable que los tratamientos sean infructuosos por incomprensión o inexistentes. Según apuntan, en poco tiempo la sustitución hormonal acabará siendo un tratamiento establecido tal y como se aplica en mujeres.

Síndrome del Hombre Irritable

¿Es la ya conocida y temida crisis de los 40?

Puede que la descripción de la problemática nos sugiera lo que popularmente conocemos como “la crisis de los 40”. Efectivamente así lo parece. No obstante esto no puede servir para trivializar los sentimientos y las sensaciones de aquellos hombres que lo padecen.

Tenemos que tener el cuenta que el síndrome del hombre irritable no tiene entidad diagnóstica como tal. Actualmente, se está teorizando e investigando sobre él para ofrecer un acercamiento científico y popular a ese conjunto de síntomas que padecen algunos varones en una determinada época de la vida.

Esta etapa está repleta de cambios a nivel físico y socio-psicológico, por lo que es esperable que el grado de aceptación y de adaptación deba tratarse, trabajarse y, por ende, no menospreciarse.

No debemos echarnos las manos a cabeza alarmados por la creación de una nueva patología que refleja una realidad que ya conocemos. Simplemente este artículo debe servirnos para tomar conciencia y darnos cuenta de que la salud física y emocional de los hombres requiere atención y cuidados.

Síndrome del Hombre Irritable

¿Cuál es el origen del síndrome del hombre irritable?

El origen de este conjunto de síntomas parece estar mediado por 5 claves que. Además, aunándose pueden generar un estado psicológico y físico muy displacentero. Tanto para quienes lo padecen como para su entorno.

1. Fluctuaciones hormonales

Diamond describe de manera hermosa la testosterona usando una cita Theresa L. Crenshaw, autora de La alquimia del amor y la lujuria. En sus palabras “La testosterona es el joven Marlon Brando, sexual, sensual, seductor, oscuro, con un matiz peligroso”.

Esto hay que tenerlo en cuenta porque también la testosterona es en parte la culpable de conductas como la agresión, la competitividad e incluso violencia. Así, según apunta Diamond “sabemos que los hombres con niveles de testosterona muy altos, pueden volverse irritables y agresivos. Pero investigaciones recientes muestran que la mayoría de los problemas hormonales en los hombres son causados ​​por niveles de testosterona que son demasiado bajos“.

imagen de hombre fragmentada

2. Cambios bioquímicos en la química cerebral

Otra sustancia responsable es la serotonina. Tal y como se reporta en ciertos estudios, una de las causas más comunes de bajos niveles de serotonina es la alimentación y los hábitos de consumo. Judith Wurtman y sus colegas, del Instituto de Tecnología de Massachusetts, encontraron que una dieta alta en proteínas y baja en carbohidratos puede provocar mayor irritabilidad en los hombres.

Este estudio encontró que los hombres suelen confundir sus antojos de carbohidratos saludables (presentes en verduras como papas/patatas, arroz, maíz, calabaza, etc.), con antojos de proteínas que se encuentran en la carne. “Comer proteínas cuando necesitamos carbohidratos, nos hará gruñones, irritables o inquietos”, apuntan estos autores.

Al hilo de estos estudios también se encontró que el consumo de alcohol aumenta inicialmente los niveles de serotonina pero que el consumo crónico disminuye drásticamente la serotonina, lo que puede generar estados depresivos, antojos de carbohidratos, trastornos del sueño y propensión a la irritabilidad.

Hombre manipulado por terroristas

3. Aumento de los niveles de estrés

Para nuestro cuerpo el sinónimo de estrés es “cambio”, sean estos buenos o malos. Una mudanza, un cambio de trabajo, la ampliación de la familia, etc, todos pueden ser cambios positivos y maravillosos. Sin embargo, puede que nos generen tensión. Además, que se acrecienten otros estados emocionales como la angustia o la irritabilidad.

4. Cambios en los roles y en la identidad

La sociedad está cambiando. Actualmente, la educación y la información que recibimos sobre los roles de género que tenemos que desempeñar son confusos. Así, es normal que en un entorno en el que se vive con una doble moral respecto a este tema, cueste asumir y actuar en consecuencia en pro de una libertad personal.

5. La falla o la imperfección del amor

La irritabilidad aumenta cuando se está desconectado de la pareja. Como sabemos, esto es tristemente habitual en nuestras relaciones, pues muchas veces rutina, estrés, pérdida de comunicación, incomprensión y duelos personales se aúnan para generar distanciamiento emocional con nuestros acompañantes de vida.

En conclusión, los hombres también parecen tener su particular andropausia. Es decir, una serie de cambios fisiológicos que se traducen en cambios físicos, emocionales y conductuales. Por lo tanto, es necesario investigar más para conocer a fondo este fenómeno y plantear soluciones terapéuticas adecuadas. Finalmente, recomendamos la lectura del libro El síndrome del hombre irritable.

  • Diamond, J. (2006). El síndrome del hombre irritable: Gestione las cuatro causas de la depresión y la agresión. Editorial AMAT.
  • Noriega, A. T. (2013). La actitud y la Testosterona, la hormona del estilo de vida. Horizonte Médico (Lima)13(2), 46-50.
  • Preston, B. T., Stevenson, I. R., Lincoln, G. A., Monfort, S. L., Pilkington, J. G., & Wilson, K. (2012). Testes size, testosterone production and reproductive behaviour in a natural mammalian mating system. Journal of animal ecology81(1), 296-305.