El test del dibujo de la figura humana

20 enero, 2020
Este artículo fue redactado y avalado por la psicóloga Elena Sanz
Evaluar la personalidad mediante un dibujo permite eliminar las resistencias mentales que surgen ante otros instrumentos más objetivos. Es precisamente esta línea en la que podemos encuadrar El test del dibujo de la figura humana.

El test del dibujo de la figura humana constituye una de las técnicas proyectivas más conocidas y utilizadas en la evaluación de la personalidad. Entre sus ventajas principales encontramos la sencillez y rapidez de aplicación. Además, la ambigüedad intrínseca de este instrumento facilita que el individuo pueda expresarse sin las resistencias que habitualmente suscitan otro tipo de técnicas más objetivas.

Se trata de un elemento evaluativo que proporciona información muy completa e interesante respecto a la personalidad del individuo. No obstante, su interpretación no deja de estar sujeta a cierta subjetividad, por lo que es importante que el evaluador cuente con conocimientos y experiencia.

Mano dibujando

Un test proyectivo gráfico

La mayor particularidad de esta técnica reside en que se trata de un test proyectivo. Este tipo de instrumentos se componen de un material poco estructurado. Así, al administrarlo se le suele pedir a la persona que lo interprete.

En el caso que nos ocupa, hablamos de un test proyectivo gráfico. Es decir, únicamente se le proporciona a la persona una consiga y se le pide que se exprese al respecto realizando un dibujo. En él quedarán plasmados (proyectados) los aspectos más relevantes de su personalidad y las posibles áreas problemáticas.

La persona, al desconocer qué aspectos se están evaluando y los criterios que se siguen para hacerlo, se mitigan de forma importante las barreras mentales que entran en juego cuando trabajamos con técnicas más estructuradas o con un material más definido.

Aplicación del test del dibujo de la figura humana

La administración de este test es rápida y sencilla. Se le ofrece al individuo un folio en blanco y un lápiz y se le pide que dibuje una persona.

La intervención ha de ser mínima y por tanto las instrucciones que se den han de ser lo menos concretas posible. Mientras se está llevando a cabo el dibujo, el examinador anota en una hoja aparte los comentarios y reacciones que el sujeto va teniendo. Estas observaciones servirán para complementar la interpretación.

Cuando el sujeto finaliza, se le pide que dibuje otra persona, esta vez del sexo contrario. Cuando se han terminado los dibujos, existe la opción de completar la prueba con un cuestionario acerca de las personas dibujadas.

Para ello, se le pide al individuo que narre una historia sobre cada uno de ellas en la que dé cuenta de aspectos tales como: la edad que tienen, su ocupación, su situación familiar, sus gustos y preferencias, etc…

Psicólogo pasando consulta

Interpretación

Realizar una interpretación correcta de este test requiere atender con dedicación cada parte y aspecto del dibujo, y ponerlo en relación con la información que proporciona todo el conjunto. No obstante, algunos de los elementos a tener en cuenta en la interpretación son:

  • Sombreados y borraduras: estas son expresiones de ansiedad, insatisfacción y perfeccionismo. También constituyen una descarga de agresividad. El lugar del dibujo en que se concentran nos puede indicar un conflicto con esa parte del cuerpo o la función de la misma.
  • Si la figura es grande será un reflejo de la exaltación del ego y una infravaloración del medio ambiente. Por el contrario, si es más pequeña de lo normal estará proyectando una personalidad sumisa y con deseos de pasar desapercibida.
  • La ubicación del dibujo en la parte superior de la hoja refleja inseguridad y tendencia a la fantasía, mientras en la parte inferior se relaciona con depresión y pesimismo. En la parte derecha muestra negativismo y resistencia a la autoridad y en la izquierda introversión e inhibición.
  • Si el primer dibujo se corresponde con el sexo del dibujante, estará reflejando una buena identificación con su sexo.
  • Cada parte del cuerpo simboliza la función con la que se relaciona (oídos: escuchar), por lo que una anomalía en el dibujo de algún elemento debería llevarnos a buscar conflictos en el área relacionada. (Por ejemplo: unas orejas excesivamente marcadas pueden estar indicando excesiva sensibilidad a las críticas).

El test del dibujo de la figura humana es una técnica sencilla de utilizar para la persona evaluada que proporciona información muy completa, en muchas ocasiones lateral y complementaria a la que podríamos obtener con otro tipo de técnicas.

Se ha empleado con éxito en la evaluación de la personalidad, en la detección de conflictos e incluso como indicador de la eficacia del tratamiento. No obstante, en la práctica clínica es conveniente complementar los resultados con otros instrumentos de evaluación más objetivos.

  • Machover, K. A. R. E. N. (1963). Dibujo de la Figura Humana: Un método de investigar la personalidad. Técnicas proyectivas del diagnóstico psicológico, Anderson y Anderson. Madrid, Rialp.
  • Maganto Mateo, C., & Garaigordobil Landazabal, M. (2009). El diagnóstico infantil desde la expresión gráfica: el test de Dos Figuras Humanas (T2F). Clínica y Salud20(3), 237-248.