El tiempo pasa inexorablemente

Este artículo ha sido escrito y verificado por José Maria Tabares
 

Muchas veces nos quedamos pasmados ante cualquier situación de nuestra vida sin saber qué hacer. El tiempo pasa inexorablemente por delante de nosotros y así puede ocurrir durante horas, días e incluso años. Ante esta situación es muy importante darse cuenta que el tiempo es una de las pocas cosas que nunca vuelve, que es completamente irrecurrepable y mientras más los desperdiciemos, más tarde será para volver a invertirlo con cabeza.

Hay momentos de la vida en lo que esto ocurre con mayor frecuencia. Por ejemplo, cuando tras un fracaso amoroso, creemos que no vamos a encontrar a nadie igual y por tanto perdemos absolutamente todo interés por todo lo que nos rodea. Lo mismo ocurre cuando nos echan del trabajo, y nos invade un sentimiento de preocupación y desesperación.

Sin embargo, ante este tipo de situaciones no queda otro remedio que levantarse, mirar con optimismo hacia el futuro, y ponerse nuevos objetivos que relancen de nuevo nuestra vida. ¿Te gustaría saber cómo conseguirlo? Pues a continuación les contamos cómo con dos sencillos consejos.

El tiempo pasa inexorablemente: el que se aburre es porque quiere

 

Mucha gente culpa de su situación de tedio y aburrimiento porque no «tienen nada que hacer con sus vidas». Sin embargo, les vamos diciendo desde ya que no es así. Si por lo que fuese ustedes pierden algún tipo de hobby o interés, siempre hay tiempo para buscar e interesarse por otros.

«Empezarás a aprovechar tu tiempo cuando seas consciente de que no es infinito.»

-Anónimo-

En un mundo tan globalizado como el de hoy en día, podemos acceder a cualquier tipo de información sin ningún tipo de problema. Internet es además una grandísima herramienta para conseguirlo, donde podemos consultar y ver cualquier información que nos propongamos. Cine, música, videojuegos, documentales, libros, noticias de actualidad, etc. Todo esto y mucho más te espera en el apasionante mundo de la red. Recuerda que tienes prácticamente el mundo a tus pies.

Hay que sobreponerse y mirar hacia delante

Ante cualquier fracaso en nuestra vida, no queda otra que levantarnos con más fuerza. De nada sirve estar lamentándose por tiempo indefinido pensando que «ya vendrán tiempos mejores». Solo tú tienes tus propias llaves hacia el éxito y de nada servirá quedar esperando sentado en el sofá mientras piensas que te caerá algo bonito del cielo.

 

Es normal que ante cualquier situación de adversidad nos cueste levantarnos. Al principio veremos todo de color negro y por tanto los comienzos serán duros. Pero una vez que los hayamos superando, nos daremos cuenta que ese tiempo de recuperación ha merecido realmente la pena.

En definitiva, como dijo el poeta Victor Hugo:

“El futuro tiene muchos nombres. Para los débiles es lo inalcanzable. Para los temerosos, lo desconocido. Para los valientes es la oportunidad”.

Por tanto, no tengas miedo a la vida convierte ese tiempo tan valioso en algo que te convierta en alguien mejor.