Encuentra la felicidad a través de las emociones positivas

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Gema Sánchez Cuevas el 7 enero, 2018
Claudio Navarro · 17 febrero, 2014

Encuentra la felicidad no siguiendo el camino de otros, ni repitiendo los pasos que te llevaron por senderos poco acertados. Encuentra la felicidad a través de tus emociones positivas. Pues en ellas se encuentra la clave para vivir feliz.

Si tienes emociones positivas como el amor, el perdón y la gratitud, te sentirás contento, satisfecho, pleno. Si, por el contrario, te invaden los sentimientos negativos, como el rencor, la tristeza, la preocupación y el enojo, entonces no te sentirás satisfecho con tu vida y te costará mucho disfrutarla.

Encuentra la felicidad en lo que haces, no en lo que posees

En este artículo se brindan algunas pautas para que puedas deshacerte de las emociones negativas y reemplazarlas por emociones positivas, lo cual transformará el modo en que vives tu vida, además de muchos otros beneficios, psicológicos y físicos.

Los pensamientos determinan nuestras emociones

Los pensamientos son la materia prima de las emociones. Por ejemplo, si estás pensando en que no le caes simpático a tu compañero de trabajo, en que el dinero no te alcanza o en que tu pareja tiene muchos defectos que podría mejorar, entonces las emociones que se manifestarán en ti serán negativas: rechazo, tristeza, frustración.

Mujer triste con paraguas

En cambio, si piensas que seguramente tu compañero de trabajo tuvo un mal día, pero eso no tiene nada que ver contigo, que puedes conseguir otras fuentes de ingresos o que todas las personas tienen defectos (incluidos tu pareja y tú), entonces ya no tendrás esas emociones negativas y te sentirás mejor. Es imposible sentirse bien si estás teniendo pensamientos negativos.

“Encuentra la felicidad en el centro exacto de dos extremos”

-Aristóteles-

La clave está en sustituir lo negativo por lo positivo

No es fácil, pero se puede lograr. El primer paso para deshacerse de los pensamientos negativos es reconocerlos y aceptarlos. Es natural que en algunos momentos te sientas enojado, triste o frustrado, a todos nos sucede. Lo que debes hacer cuando te sientas así es reconocerlo internamente y pensar en cuál es la razón de ese sentimiento.

Por ejemplo, “estoy enojado porque mi hermana no recordó mi cumpleaños”. Lo acepto, me puedo enojar porque a todas las personas les pasa, y luego, dejo ir ese pensamiento, esa emoción. La sustituyo por algo positivo como, por ejemplo, “Seguro no se acordó porque tenía mucho trabajo, la voy a llamar para invitarla a tomar un café”.

También puedes tomar una libreta y anotar cada vez que tengas un pensamiento o una emoción negativa. Así identificarás claramente las emociones negativas y podrás sustituirlas por emociones positivas. Al principio tendrás que hacer un esfuerzo para lograrlo, pero con la práctica, los pensamientos y las emociones positivas te llegarán naturalmente.

Los beneficios de las emociones positivas

Las emociones positivas, además de hacerte sentir mejor, te ayudarán a ser más creativo, flexible y eficiente. Te ayudarán a salir más rápidamente de las situaciones adversas y reducirán el estrés, lo cual beneficiará notablemente a todo tu organismo.

Mujer trabajadora sonriendo

Estas son algunas de las emociones positivas en las que puedes enfocarte para dejar de lado las negativas:

  • La gratitud: Agradece las cosas que tienes, aún las más pequeñas. Tener una deliciosa taza de café caliente sobre la mesa por la mañana, poder disfrutar de la fresca brisa primaveral o de un paseo por el parque, son pequeñas cosas que no todo el mundo puede disfrutar; agradécelas.
  • El perdón: Es necesario ponerlo en práctica, ya que es un sentimiento liberador. Perdónate a ti mismo por tus defectos, por los errores del pasado y perdona a los demás, pues tampoco son perfectos. Tal vez te hirieron, tal vez te hicieron sufrir, pero el rencor solo te perjudicará. El perdón liberará tu corazón de estos sentimientos negativos y te abrirá el camino a la felicidad.
  • El humor: Aprende a reírte de ti mismo y a encontrar el lado risueño de cada situación. A veces nos tomamos la vida demasiado en serio. La risa libera endorfinas, nos hace sentir bien y aleja los pensamientos negativos. Cada uno debe buscar la forma de encontrar esos momentos liberadores en los que la risa nos alimenta el espíritu.

Y para terminar, encuentra la felicidad gracias a la emoción positiva más poderosa:

  • El amor: Ámate a ti mismo y verás la vida de un modo mucho más positivo. Para amarte, primero debes conocer tus virtudes, pero también tus defectos, y aceptarte tal como eres. Luego de que te aprecies como persona, el amor por los demás aparecerá naturalmente.