Entrevista con el cuervo, lo real de la subjetividad

Roberto Muelas Lobato · 16 septiembre, 2016

A fin de explicar la subjetividad, cuenta Carlos Castañeda que consumió una sustancia alucinógena mientras estaba con un chamán y se convirtió en cuervo. Mientras volaba se encontró con más cuervos y relata que su primer pensamiento fue de extrañeza, pues los demás cuervos eran plateados y no negros. ¿De qué color son los cuervos?

Después del trance le preguntó al chamán por el extraño suceso y la respuesta de este, fue, cuanto menos, inesperada. Le dijo que los cuervos se ven entre ellos plateados pero al adquirir el cuerpo del cuervo también obtuvo sus ojos y por eso los veía plateados.

cuervos

La subjetividad

Las acciones cotidianas suelen tener más de una interpretación aunque, normalmente, solo nos quedamos con una de ellas y tendemos a pensar que esa es la única. En otras palabras, que nuestra interpretación es objetiva. Pero la subjetividad nos envuelve.

“Yo personalmente detesto la oscuridad y la morbidez de la mente. Me gusta la inmensidad del pensamiento.”

-Carlos Castañeda-

El relato de los cuervos pone en relieve esta complicidad. ¿Cómo son los cuervos, plateados o negros? Depende con los ojos que los miremos o del enfoque que le demos. Enfoque que suele estar marcado por nuestro bagaje en conocimientos, en experiencias y emociones. Podemos ver este bagaje como unas gafas de color que siempre llevamos puestas y nos imponen un único color para ver el mundo.

Es fácil juzgar desde la perspectiva de uno mismo, condicionada por las motivaciones y pensar cuál es la forma correcta. Pero a la vez es difícil ponerse en la situación de los demás y entender qué les ha llevado a esa situación sin ser simplistas.

El burkini en las playas

Tristemente, en la actualidad, está de moda el debate sobre el burkini. El burkini es una prenda de baño que usan mujeres de confesión musulmana y que cubre la mayor parte del cuerpo. Si nos quedamos con una visión objetiva y simplista pensaremos que lo llevan porque les obligan.

Si optamos por la subjetividad, por dar múltiples interpretaciones, pensaremos que lo hacen por obligación, por reafirmarse, por costumbre, por reivindicarse, por una multiplicidad de motivos que escapan a nuestra comprensión.

Experimento de Castro

Decía Jacques Derrida que un texto deja de ser del autor cuando lo escribe ya que las interpretaciones de los lectores, varían según el dueño de los ojos que navegue por sus líneas, aunque también influyen el momento y el contexto en que lo lean. Son fáciles las formas de tergiversar las palabras de un autor y las interpretaciones de sus escritos tienden a no coincidir entre varias personas.

fidel-silueta-iluminada

En un experimento de psicología, a los sujetos se les dio a leer unos ensayos en contra de Fidel Castro y a favor de Fidel Castro. Cuando se les hacía calificar las actitudes de los escritores hacia Fidel Castro, las atribuciones que hacían eran las mismas que las que le atribuían al contenido del texto. Decían que los que escribían sobre los puntos positivos tenían una actitud favorable a Castro y los que escribían en contra, estaban en contra de él.

El resultado es normal y la mayoría tenderíamos a hacer la misma interpretación. Pero, ¿qué pasaría si se le dijera a la gente que evalúa que el hecho de que los escritores escribieran a favor o en contra de Castro ha sido de terminado al azar, tirando una moneda al aire?

En este caso nada cambió, la mayoría de la gente seguía haciendo la misma atribución: si escribe a favor, está a favor; si escribe en contra, están en contra, independientemente de qué motivos le llevararon a escribirlo.

Ahora pensemos, por ejemplo, en la gente que sale en la televisión dando sus opiniones, ¿de verdad piensan lo que dicen?