Entropía psicológica: ¿cuánta incertidumbre puedes tolerar?

¿Cuánta incertidumbre puedes tolerar? Vivimos tiempos inciertos, lo que explica que hayan surgido términos tan interesantes como la entropía psicológica. Define ese porcentaje de caos que estamos obligados a asumir para favorecer el equilibrio psicológico.
Entropía psicológica: ¿cuánta incertidumbre puedes tolerar?
Valeria Sabater

Escrito y verificado por la psicóloga Valeria Sabater el 03 diciembre, 2020.

Última actualización: 03 diciembre, 2020

La entropía psicológica es un concepto adoptado de la termodinámica que simboliza una interesante metáfora sobre la que reflexionar. Hace referencia a ese nivel de incertidumbre que nos rodea y que de algún modo tiende a desordenar o a traer cierto caos a nuestras vidas. Saber adaptarnos o manejar ese grado de desorden es casi una obligación a día de hoy.

Admitámoslo, si hay una serie de términos que nos acompañan últimamente son, por ejemplo, “tiempos inciertos”, “incertidumbre laboral”, “futuro incierto”… Lejos de acostumbrarnos, procesamos este conjunto de palabras con marcada angustia y relativa frustración. Al cerebro no le gusta la incertidumbre, él necesita certidumbres y tener una buena sensación de control.

Sin embargo, ahí tenemos la teoría del caos, esa ley enunciada por James Yorke que nos recuerda que en nuestra realidad, siempre hay un espacio para el azar o lo imprevisible y que, aun asumiendo un gran control sobre cada variable de la vida, es imposible predecir qué puede suceder mañana. Por tanto, estamos casi obligados a hacernos la siguiente pregunta: ¿cuánta incertidumbre podemos aceptar?

“Es necesario llevar en sí mismo un caos para poner
en el mundo una estrella danzante”.

-Nietzsche-

Hombre caminando entre nubes representando la entropía psicológica

Entropía psicológica, ¿qué es y cómo nos afecta?

La palabra entropía procede del griego (ἐντροπία) y significa básicamente una entidad o dimensión que tiende a la evolución o la transformación. En el campo de la termodinámica, representa ese porcentaje de desorden o de caos que siempre está presente en todo sistema. Por ejemplo, a menudo se postula que la energía total del universo se mantiene constante, es decir que no se crea ni se destruye, sino que se transforma.

Ahora bien, el segundo principio de la termodinámica nos indica que aunque esa energía no varíe, siempre se verá afectada por la entropía, por ese elemento caótico que puede desordenarlo y degradarlo todo. Esta idea supuso un cambio en el mundo de la ciencia, puesto que durante una buena parte de nuestra historia se tenía una visión muy determinista sobre todo aquello que nos rodeaba.

En la actualidad, sabemos que el caos existe, que nada es 100 % predecible, que la vida y todo sistema también está supeditado a lo incierto, al azar y esa complejidad que tanto nos cuesta asumir. Por tanto, la entropía psicológica viene a recordarnos que, en un contexto cambiante como el actual, estamos obligados a aceptar y controlar ese componente caótico.

Entropía y trastornos de ansiedad

La Universidad de Toronto (Canadá) realizó un estudio que relaciona por primera vez la entropía psicológica con los trastornos de ansiedad. Según este trabajo, hay algo muy básico que debemos comprender. Las personas somos sistemas autoorganizados, intentamos mantener el equilibro a toda costa y tener cada área de nuestra vida bajo control.

  • Sin embargo, formamos parte de un ambiente, de un contexto social supeditado a cambios constantes. Esas variaciones externas generan en nosotros entropías psicológicas, es decir, la imprevisibilidad nos infunde caos, inestabilidad y miedo. Este tipo de sensaciones mantenidas en el tiempo, acaban pasándonos factura mental.
  • Se ha descubierto que la incertidumbre se procesa en el cerebro del mismo modo que la ansiedad, es decir, estimula de manera elevada la actividad en la corteza cingulada anterior y esta libera una cantidad mayor de noradrenalina.

Asimismo, Dan Grupe, investigador de la Universidad de Wisconsin-Madison explica que la incertidumbre es el combustible de la angustia y el desencadenante de los trastornos de ansiedad a día de hoy.

Sigmund Freud ya nos habló de la entropía psíquica

A pesar de que es ahora cuando se habla con mayor frecuencia de la entropía psicológica cabe señalar que Sigmund Freud ya nos habló de esta idea. El padre del psicoanálisis echó mano de este término por necesidad, al tomar conciencia de la desorganización que puede existir en el universo psíquico.

Su visión determinista y la idea de que la estructura mental era siempre ordenada y previsible se vino a bajo al tomar conciencia de varios hechos. Los comportamientos neuróticos son un claro ejemplo de la entropía psicológica. Los miedos, la ansiedad, las obsesiones o las fobias son un reflejo evidente de ese caos que no siempre podemos controlar.

La mente humana no es una máquina perfecta. Pensar que el ser humano siempre va a mantener el control absoluto y el bienestar interno es una utopía. Nuestro entorno siempre nos influye en menor o mayor medida y nos aboca en ocasiones a la inestabilidad.

Mujer con la mano en la frente por ansiedad

Aceptar la incertidumbre, una necesidad biológica fundamental

¿Cuánta incertidumbre o porcentaje de caos estás dispuesto a tolerar? Algo que nos señalan las leyes de termodinámica es que todo sistema avanza y se transforma y esa transformación parte a menudo de la entropía.

El caos que nos rodea nos obliga a desplegar nuevas estrategias para poder adaptarnos a esas variaciones. En caso de no hacerlo, en caso de resistirnos y no tolerar esa incertidumbre, estaremos abocados al sufrimiento constante.

La entropía psicológica no es una entidad adversa, es un rasgo más de nuestra mente, de la naturaleza, del universo.

Somos equilibrio y somos caos. Somos estabilidad y también cambio. Asumir este movimiento y esas fluctuaciones es ley de vida y también de bienestar. Aceptemos lo que no podemos cambiar y seamos capaces de transformarnos para adaptarnos mejor a cada demanda, a cada presión externa.

Te podría interesar...
Cómo afrontar los cambios
La Mente es Maravillosa
Leerlo en La Mente es Maravillosa
Cómo afrontar los cambios

¿Cómo afrontar los cambios? ¿Qué herramientas o recursos nos pueden beneficiar en esta tarea? ¡Hablamos sobre ello a través de 4 ideas clave!



  • Hirsh, Jacob & Mar, Raymond & Peterson, Jordan. (2012). Psychological Entropy: A Framework for Understanding Uncertainty-Related Anxiety. Psychological Review. 119. 304-320. 10.1037/a0026767.