Envejecer en soledad, ¿es manejable?

La soledad en la vejez no suele ser elegida. Rara vez las personas quieren pasar sus últimos años solos. Por eso, en este artículo queremos darte algunas claves para que esto no suceda.
Envejecer en soledad, ¿es manejable?
Sergio De Dios González

Revisado y aprobado por el psicólogo Sergio De Dios González.

Escrito por Edith Sánchez

Última actualización: 18 febrero, 2022

Digámoslo claro desde el comienzo: envejecer en soledad no es una buena opción. También hay que decir que casi nadie elige esa alternativa, sino que son muchas circunstancias las que determinan que se llegue a esa condición.

También es importante, desde un comienzo, señalar que la compañía es un factor determinante para un envejecimiento saludable, pero no el único. Hay otros elementos que ayudan a equilibrar esa carencia y, en determinadas circunstancias, es importante aferrarse a ellos para que envejecer en soledad sea menos duro.

Así mismo, es fundamental aclarar que la falta de compañía se puede solucionar, al menos en parte, a través de vías alternativas. Si no se cuenta con una familia o un grupo de amigos estable, también es posible encontrar vínculos sociales en otros espacios y, de este modo, no envejecer en soledad. Hablemos de todo esto.

Saber envejecer es la mayor de las sabidurías y uno de los más difíciles capítulos del gran arte de vivir”.

-Henri-Frédéric Amiel-

Envejecer en soledad, ¿por qué?

Las razones por las que una persona se va quedando sola son muchas. A veces, hay una gran distancia con la familia de origen, al punto que esta termina convirtiéndose en un grupo de extraños. También es posible que tal familia haya muerto y sencillamente ya no esté ahí.

Así mismo, se da el caso de las personas que tienen hijos y ellos se encuentran muy lejos o realizando actividades que les impiden estar cerca de sus padres mayores. En otras ocasiones, la historia de una mala relación de pareja produce una distancia insalvable.

En el hecho de envejecer en soledad también influye la ausencia de buenos amigos. Es posible que ellos hayan muerto o no estén en condiciones de brindar compañía. Quizás, no se supieron cultivar y conservar esas amistades y ahora hay una gran brecha. En fin. Los motivos pueden ser muchos y el hecho es que hay personas que se encuentran solas en una edad en la que los demás son muy necesarios.

Hombre mayor intentando recordar
Envejecer acompañado de una soledad no deseada implica lidiar con un abanico de emociones que va desde la desilusión hasta la tristeza y la desesperanza.

Vivir solo y sentirse solo

Hay una gran diferencia entre estar solo y sentirse solo. Lo primero es un estado neutral en sí mismo. Lo segundo, una experiencia que genera sufrimiento. Esto para decir que no toda persona que vive sola, sea mayor o no, necesariamente se siente sola. Ni todo aquel que vive con otros se siente acompañado, únicamente por eso.

Sentirse solo es una condición que hace a una persona más vulnerable psicológica y físicamente. Está claro que para las personas mayores es más difícil salir por ahí a buscar amigos para llenar ese vacío. Sin embargo, esto no quiere decir que resulte imposible establecer vínculos significativos con otros.

¿Cómo hacerlo? Aquí van algunas ideas que pueden ayudar a que la experiencia de envejecer en soledad tenga otro color.

Hacer un voluntariado

Hay cientos de entidades que necesitan personas dispuestas a dar algo de su tiempo en favor de alguna buena causa. Por más que la vejez imponga ciertas limitaciones, siempre es posible aportar algo de uno mismo para el bienestar de los demás. Una mano más siempre es muy bienvenida en muchos de estos espacios.

Dar clases gratuitas

Las personas mayores tienen mucho que enseñar. Una opción es ofrecer clases gratuitas de aquello que uno sabe. No tiene que ser nada especializado, ni es necesario elaborar un plan complejo para llevarlo a cabo. La sensación de estar aportando algo a otros es muy estimulante.

Grupos de personas mayores

Hoy por hoy hay muchas más personas mayores en el mundo. También comienzan a existir, cada vez más, grupos específicos de esta edad. Los hay de lectura, escritura, reflexión, arte, etc. Vincularse a esos espacios puede ser una gran alternativa para moderar los efectos de envejecer en soledad.

Personas mayores en una biblioteca
Compartir actividades y aficiones es una buena opción para crear vínculos y evitar envejecer en soledad.

Tomar clases

Tomar clases no solo es una manera de mantenerse activo intelectualmente, sino también de entrar en contacto con otras personas. Al tiempo que se aprende, se socializa, lo que es muy positivo. En la actualidad hay clases de todo tipo y de cualquier nivel, en casi todas las áreas.

Las nuevas tecnologías

Vale la pena familiarizarse con lo básico de las nuevas tecnologías y hacer uso de las redes sociales y otros espacios similares para conocer otras personas. Así mismo, se puede hacer un blog o abrir un canal y compartir las experiencias, las reflexiones y los conocimientos con los demás. Puede ser muy interesante.

Lo ideal es que toda persona planifique en alguna medida su vejez. Esto incluye cultivar y mantener los vínculos significativos con otros, de modo que no se llegue a envejecer en soledad, sin querer. Si, de todos modos, se llega a ello, hay que llenar la vida de buenas lecturas y películas, actividad física y, ojalá, de un espíritu abierto a los otros.

Te podría interesar...
Vivir sin una familia
La Mente es Maravillosa
Leerlo en La Mente es Maravillosa
Vivir sin una familia

Vivir sin una familia vulnera si no se está preparado para ello. Pero también es una opción que no debe implicar un aislamiento doloroso del mundo



  • Martín, M. R. (2009). La soledad en el anciano. Gerokomos: Revista de la Sociedad Española de Enfermería Geriátrica y Gerontológica20(4), 159-166.
  • Rodríguez Martín, M. (2009). La soledad en el anciano. Gerokomos, 20(4), 159-166.