Eres libre cuando piensas - La Mente es Maravillosa

Eres libre cuando piensas

Raquel Lemos Rodríguez 18 diciembre, 2016 en Psicología 0 compartidos
Chica sintiéndose libre con cabello al viento

Uno de los mayores deseos del ser humano es ser libre. Un bien muy preciado que, a veces, nos cuesta encontrar. ¿Cuántas veces te has sentido atado a una persona o a tu propio trabajo? ¿En qué ocasiones has notado que estabas atascado sin poder avanzar?

No siempre la libertad nos la arrebatan las circunstancias o los demás. Somos nosotros mismos los que muchas veces la entregamos o le ponemos un precio demasiado bajo. Ser libre tiene más que ver con la percepción que con la realidad.

Por lo tanto, una persona encarcelada puede sentirse mucho más libre que una que está rodeada de sus seres queridos. Una forma de notar esto de forma plena es el hecho de viajar. Muchas personas son adictas a ello porque saltando de país en país tienen la sensación de es su voluntad, y no la convención, la que guía sus pasos.

Deja de cargar con el peso de lo material

La época en la que vivimos y el pensamiento que nos rodea es muy materialista. Le damos un poder máximo a acumular riqueza y cosas que, en realidad, no son útiles. Sin embargo, el hecho de tenerlas nos hace ¿felices? Ahora que nos encontramos cerca de Navidad podría ser una buena época para deshacernos de todo eso que nos rodea, pero que no nos sirve para nada.

Donar ropa, juguetes, objetos útiles o decorativos puede ser una experiencia tremendamente liberadora. No solo porque haces limpieza y echas fuera todo lo que estaba ocupando sitio, sino porque estás dándole la posibilidad a otras personas de que sí puedan darle alguna utilidad a lo que has acumulado.

Pajaro que es libreAunque, quizás, ellas se sientan mucho más libres que tú. No hace falta tener mucho para sentirse libre, no hace falta tener mucho dinero para notarse desahogado. Creemos que es necesaria toda esa ropa que tenemos en el armario, pero… ¿En realidad no utilizas casi siempre la misma? De hecho, seguro que hay prendas que no te volverás a poner.

Esas preocupaciones que asoman por tu mente sobre “puede que la necesite el día de mañana”, “¿y si me apetece ponérmelo para alguna ocasión especial?” limitan tu libertad. Así que llena tu vida de cosas que vayas a necesitar, pero solo lo que te haga falta y limpia todo aquello que solo está ocupando un espacio que debería estar libre.

Para ser libre, sé tú mismo

No hay persona más esclava que aquella que no se conoce a sí misma. Hay muchas cadenas en nuestra mente que es necesario soltar. Pero no podremos hacerlo si no nos conocemos, si rechazamos hacerlo. Así que no tengas miedo de empezar a dar pequeños pasos hacia el camino de tu libertad.

Sé coherente con tus valores

Cuando vas en contra de ellos te autoengañas, incluso es probable que te sientas incómodo. Te estás traicionando a ti mismo, y eso te convierte en alguien menos libre. A veces es complicado seguirlos, ser fieles a nuestros valores. Pero comprobarás que es tu miedo el que habla cuando no los tienes en cuenta para regir tu conducta.

Deja las expectativas a un lado

Las expectativas nos llevan a una terrible salida, la de la decepción. Por eso, es mejor tener objetivos realistas que nos propongan metas intermedias y metas finales alcanzables.

No esperes milagros, pues el éxito se construye paso a paso. Centrarte en el presente será un punto a tu favor, porque disfrutar del camino siempre te hará más libre.

PAreja que se siente libre en un cocheJamás dejes de sorprenderte

Se ríen de ti porque te sorprendes en circunstancias que los demás consideran que no deberían resultarte extraordinarias porque “eres ya mayor”. Esto es un error, un intento de encarcelarte. No escondas tu capacidad para fascinarte, incluso con las pequeñas cosas.

Continua soñando despierto, viajando y conociéndote más a ti mismo. Las personas viven encasilladas en lo que es “correcto” y aceptable para los demás. Sin embargo, ¿no has sentido la libertad que te dio dejar ese trabajo seguro por uno que en verdad te llenaba? Hacer lo que te hace feliz es lo que te permitirá ser una persona libre.

Todos tenemos miedo a salirnos del camino que otros nos han marcado, por lo que incluso nos pueden premiar si lo seguimos. Nuestras creencias, lo que está bien o mal, aquello que nos inculcan como buenas formas de hacer las cosas, nos marca.

No obstante, ser libre es muy diferente para unos y para otros. Hoy tienes la posibilidad de empezar a serlo. ¿Te animas a dar el primer paso?

 

Raquel Lemos Rodríguez

Soy escritora y una apasionada de la música. Rodeada de libros desde pequeña, siento la necesidad de plasmar escribiendo aquello que me inquieta y provoca curiosidad.

Ver perfil »
Te puede gustar