Erin Brockovich: la antiheroína que nadie espera, pero todo el mundo necesita

15 Junio, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga Cristina Roda Rivera
Erin Brockovich es una de esas películas que tienes que ver al menos una vez en la vida. Basada en hechos reales, cuenta la historia de una mujer que desafía a todos, juzgándose mucho en lo personal, para frenar la injusticia que se está cometiendo con muchas familias.

Erin Brockovich es un drama legal basado en la historia real de una mujer que ayudó a ganar el acuerdo más grande jamás pagado en una demanda de acción directa en Estados Unidos.

Erin Brockovich fue dirigida por Steven Soderbergh. Julia Roberts ganó el salario más alto pagado a una estrella de cine femenina hasta ese momento. La película tuvo cinco nominaciones al Óscar en la 73ª edición de los Premios de la Academia.

La historia de Erin es la de una madre soltera de tres hijos. Después de perder una demanda por lesiones personales, le pregunta a su abogado, Ed Masry (Albert Finney), si puede ayudarla a encontrar un trabajo. Ya como secretaria de archivo, encuentra cierta información sobre un caso poco conocido presentado contra Pacific Gas and Electric. Erin comienza a investigar los detalles del caso, convencida de que los hechos simplemente no cuadran.

Con el tiempo, descubre un encubrimiento sistemático de una práctica muy peligrosa: envenenamiento industrial del suministro de agua de una ciudad que amenaza la salud de toda la comunidad. La película se adentra en la lucha personal de Erin por encontrar justicia para personas que ni tan siquiera pensaban que la necesitaran.

Erin Brockovich, la antiheroína que nadie espera

Erin Brockovich, divorciada dos veces, que cría a sus 3 hijos sola y endeudada, tiene problemas para encontrar trabajo. No tiene diploma alguno, habla un idioma que no es realmente compatible con el ámbito formal y usa tacones de aguja más largos que sus faldas.

Ella será la heroína de un escándalo de envenenamiento por una gran y poderosa compañía de electricidad. La actriz toma el papel epónimo de la película e inyecta al personaje toda la energía y el impulso que debe reunir. Su actuación es un verdadero giro estelar, uno que hace que esta producción de sea un éxito rotundo.

La película cuenta la historia difícil de creer, pero basada en hechos reales, de Erin Brockovich, una exreina de belleza algo malhumorada. Empleada con un bajo salario en una pequeña firma de abogados, logró armar una gran demanda por aguas contaminadas. El acuerdo de 333 millones de dólares a pagar por Pacific Gas & Electric Compañy es el mayor en la historia de los Estados Unidos.

Sin embargo, el guión de Susannah Grant se aleja de los tribunales y las salas de los jueces. La película se centra en el viaje de autodescubrimiento de una mujer provocado por una apasionada convicción de que un error grave debe ser corregido. Los demandantes son personas como ella. Trabajadores con dificultades cuyo bienestar se ve amenazado por la indiferencia y el desdén corporativos.

Un accidente de tráfico que cambia su vida

Erin tiene un accidente de tráfico por la imprudencia de otro conductor que la deja con algunas secuelas musculares. Cuando su demanda contra el otro conductor termina en fracaso, ella casi chantajea a su abogado Ed Masry (Albert Finney) para que la contrate para trabajar en su bufete de abogados de Los Ángeles. No le agradan mucho las otras empleadas, que se sienten incómodas con su modo de vestir y su lenguaje. Pese a todo, Erin se lanza al trabajo.

Mientras configura un archivo, se topa con registros médicos que la confunden. Descubre una intoxicación del suministro de agua en el desierto de Mojave de California y un encubrimiento por parte de la corporación PG&E. Brockovich comienza a notar algunos factores extraños en torno a las ofertas de Pacific Gas and Electric a los propietarios de viviendas en Hinkley.

Investiga mediante visitas a archivos de aguas municipales si el agua subterránea en el área puede haber sido contaminada con cromo hexavalente. Si fuera así, muy probablemente estaría relacionado con las diversas y horribles enfermedades que sufren los residentes de Hinkley.

Madre de familia dispuesta a todo

Dejando a sus hijos al cuidado de su novio, un motociclista llamado George (Aaron Eckhart), viaja cientos de millas en su destartalado automóvil para visitar a posibles víctimas. Conecta emocionalmente con las personas afectadas por esta situación. Son personas humildes, vulnerables y preocupadas por su familia. Desde el principio se muestran amables con Erin y le confían sus historias personales.

Un aspecto central de la historia es la relación entre Erin y su jefe Finney. La relación de amor y odio entre estos dos personajes de diferentes generaciones le da al drama gran parte de su giro cómico.

Aun así, la profundidad de la relación entre el jefe y Erin es evidente en toda la película. Él es consciente de la gran carga familiar que tiene Erin, por lo acepta sus modales; ve en ella verdad y riesgo: lo que le gustaría ser, pero que no se siente capaz de ser.

Eric investigando

Una película fascinante y sobria a la vez

La película es un drama agresivo y lineal basado en la realidad sobre una madre que vive con un nivel de ingresos muy bajo. Soderbergh entregó una película al mercado que obtuvo el reconocimiento de todos los sectores: audiencia, crítica y de festivales de cine. Su principal competencia para el Óscar al Mejor Director fue él mismo. Perdió por Erin Brockovich, pero triunfó con Traffic.

La película muestra algunos de los motivos que se repiten en trabajos anteriores del director, como el interés por la naturaleza siniestra de las grandes corporaciones, la independencia femenina y la capacidad individual y colectiva para la autoconciencia y el aprendizaje. Sin embargo, es evidente que Soderbergh frenó su inclinación experimental, adoptando el enfoque de que menos es más ante el naturalismo y la brillantez de todas las actuaciones.