Escenificaciones emotivas: cómo acabar con las fobias infantiles

21 Agosto, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga Cristina Girod de la Malla
Seguro que conoces algún tratamiento para las fobias, pero ¿conoces las escenificaciones emotivas? Esta intervención para la fobia infantil es un tratamiento muy prometedor. Conócelo.

Las fobias son reacciones de miedo irracional ante estímulos inofensivos o ante estímulos no tan inofensivos, pero que se encuentran bajo control; por ejemplo, porque la persona dispone de los recursos necesarios para hacerle frente. Las respuestas fóbicas resultan desadaptativas y pueden afectar a la vida diaria de las personas, lo que hace que requieranatención y tratamiento. En este sentido, las escenificaciones emotivas han resultado ser una intervención prometedora en el tratamiento de las fobias.

Aunque todavía no se han establecido como un tratamiento eficaz, sino como probablemente eficaz, como veremos a lo largo del artículo, los componentes de las escenificaciones emotivas hacen pensar que las futuras investigaciones lo terminarán de considerar un tratamiento eficaz para el tratamiento de las fobias infantiles. Vamos a conocer más acerca de esta técnica.

Niña con fobia a las arañas

¿Qué son las escenificaciones emotivas?

Las escenificaciones emotivas son una técnica cognitivo-conductual multicomponente creada por Méndez. Surgieron como alternativa en vivo a la técnica de imágenes emotivas de Lazarus y Abramovitz. Consisten en interacciones en vivo con los estímulos fóbicos, llevadas a cabo en un contexto de juego. Estas exposiciones o interacciones deben ser breves pero repetidas y, sobre todo, deben realizarse de manera gradual.

Existen tres explicaciones de su eficacia:

  • Condicionamiento clásico: las escenificaciones emotivas son una forma de desensibilización sistemática en vivo que utilizan como “neutralizador” de la ansiedad emociones originadas en la situación de juego. Se produce un contracondicionamiento.
  • Condicionamiento operante: las escenificaciones emotivas se consideran una modalidad de moldeamiento o aproximaciones sucesivas, o de práctica reforzada, donde las contingencias son programadas por el terapeuta.
  • Aprendizaje social: las escenificaciones emotivas incorporan el modelado participante. La observación de que la actuación del modelo no se sigue de consecuencias negativas, produce la extinción vicaria del miedo.

A continuación, vamos a conocer cuáles son las fases de aplicación de las escenificaciones emotivas y en qué consiste cada una de ellas.

Fase 1: preparación

  • Construcción de la jerarquía. El número de ítems de la misma depende de si se lleva a cabo de manera individual o de manera grupal. En el caso de que se lleve a cabo de manera individual, se compondrá de 20 o 30 ítems, mientras que si se lleva a cabo de manera individual, esta deberá incluir entre 40 y 50 ítems.
  • Elección del juego para la representación de papeles: el terapeuta presenta el procedimiento como un juego y pide al niño que elija los personajes que más le gusten. Es indispensable que el terapeuta este familiarizado con los personajes para inventar argumentos verosímiles y juegos divertidos.
  • Programación del sistema de refuerzo. Los refuerzos se dispensan en forma de economía de fichas.

Fase 2: aplicación

La duración del tratamiento y de cada sesión varía dependiendo del tipo de fobia, de la edad y del estado de ánimo del niño. Frecuentemente se realizan 2 o 3 sesiones por semana, de entre 30 y 45 minutos y, preferiblemente, en ambientes naturales.

El terapeuta explica el juego y proporciona las instrucciones. Los primeros minutos de la sesión se dedican a jugar hasta conseguir que el niño “se meta” en la trama del juego. Después se le pide al niño que se exponga o realice la interacción con el estímulo correspondiente.

El terapeuta manipula los antecedentes y consecuentes en función del comportamiento infantil:

  • Si la interacción se realiza de manera satisfactoria, sin mostrar señales de miedo se proporciona refuerzo social, comestible y material.
  • Ante una interacción insuficiente y acompañada de señales de miedo se refuerza el intento.
  • Si se producen respuestas de escape se le ofrecen al niño ayudas como instigación verbal, guía física, respuestas competitivas… Cuando logra exponerse se le proporciona refuerzo social.
  • Si se dan conductas evitativas o si se niega a interactuar con el estímulo, se modela la conducta. Cuando se realiza la aproximación se le proporciona refuerzo social.
  • Si a pesar de todo no hace la interacción por miedo excesivo, se introducen ítems intermedios en la jerarquía. En el caso de que las dificultades persistan se debe interrumpir el tratamiento para estudiar la causa del problema.

Las interacciones en cada uno de los ítems se repiten varias veces hasta que el niño las realiza satisfactoriamente en un par de ensayos consecutivos. La sesión debe terminar con un ítem superado. Si al final no es capaz de realizar el último superado, se vuelve al anterior para terminar con uno superado.

Fase 3: consolidación

En esta fase hay que solicitar la colaboración de los padres. Se debe enseñar a los padres a extinguir conductas desadaptativas y a reforzar conductas de aproximación.

Además, se debe señalar la importancia de realizar tareas en casa entre las sesiones. Estas tareas se realizan sobre los ítems ya trabajado y superados en las sesiones. Y se deben acordar una serie de sesiones de afianzamiento para prevenir recaídas:

  • Sesiones de sobreaprendizaje: son sesiones en las que se repiten los ítems superados en los que el niño ha tenido más dificultad.
  • Sesiones de apoyo: son varias sesiones de seguimiento para valorar el mantenimiento y para resolver problemas, repasar, practicar y fortalecer las conductas de interacción y las estrategias de afrontamiento adquiridas.
Padres con su hijo en el psicólogo hablando sobre las escenificaciones emotivas

Las escenificaciones emotivas, un tratamiento más que prometedor

Los estudios demuestran que las escenificaciones emotivas son eficaces para reducir las fobias infantiles. Solo se notificó un caso sin éxito, probablemente debido a la falta de colaboración de la familia. En otro estudio en el que se comparaba la eficacia diferencial entre las escenificaciones emotivas y la terapia de juego se demostró que las puntuaciones postratamiento en las pruebas de aproximación conductual eran mayores tras la aplicación de las escenificaciones emotivas.

La única razón por la que las escenificaciones emotivas se encuentran todavía calificadas como “probablemente eficaces” es porque las investigaciones las ha realizado el mismo equipo en todas las ocasiones. Pero cabe esperar que cuando otros equipos repliquen los estudios y realicen otros nuevos los resultados demostrarán que las escenificaciones emotivas son un tratamiento bien establecido para el tratamiento de las fobias infantiles.

Caballo, V. E., & Simón, M. A. (2002). Manual de psicología clínica infantil y del adolescente: Trastornos generales. González, C., Méndez, F. X. y Sánchez-Meca, J. (1996). Terapia basada en el juego para el miedo a la oscuridad. En SEAS (Eds.), I Congreso de la Sociedad Española para el Estudio de la Ansiedad y el Estrés: Libro de Resúmenes (p. 54). Murcia: SEAS. Lazarus, A. y Abramovitz, A. (1979). The use of “emotive imagery” in the treatment of children´s phobias. En H.J. Eysenck (Ed.), Experimentos en terapia de conducta: experimentación con niños (vol. 3) (pp. 37-45). Madrid: Fundamentos. Méndez, F. X. (1986, junio). Escenificaciones emotivas: Un tratamiento para las fobias en niños de corta edad. Trabajo presentado en II Simposio de Terapia Comportamental: Fobias. Coimbra. Méndez, F. X. (1999). Miedos y temores en la infancia. Madrid: Pirámide. Pérez Álvarez, M., Fernández Hermida, J. R., Fernández Rodríguez, C., & Amigo Vázquez, I. (2018). Guía de tratamientos psicológicos eficaces III. Comercial Grupo ANAYA, SA.