Estableciendo límites a los hijos

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Gema Sánchez Cuevas el 3 febrero, 2014
Gema Diez · 3 febrero, 2014

Establecer unos límites en el comportamiento de los hijos,  es una parte importante que los padres deben instaurar para su formación; el problema surge cuando los padres no los establecen o cuando los hijos no están dispuestos a aceptarlos

Cuando los niños empiezan a entrar en la adolescencia,  a menudo comienzan a rebelarse con más fuerza contra los límites y es difícil hacer que los niños escuchen,  porque ellos no piensan que los necesitan y no entienden sus motivaciones.  No es una tarea fácil, ya que algunos padres confían demasiado en sus hijos y otros son excesivamente rígidos en sus normas; lo que está claro es que sin tocar un extremo u otro, hay que saber establecer un límite de manera eficaz. 

Cómo establecer límites a los hijos de manera efectiva

Conoce qué límites debes de establecer a tus hijos, y la forma adecuada en qué debes de actuar

Decide dónde está el límite

Es importante decidir dónde está el punto donde las cosas se vuelven inseguras, para poder ajustar el límite de reacción, hecho que se vuelve más difícil a medida que el niño entra en la adolescencia, pero la actitud de los padres tiene que actuar para mantener a sus hijos a salvo.

Aporta seguridad a tus hijos

También es importante saber que los límites que los padres establecen, les dan  seguridad a los niños, incluso si éstos se rebelan en contra de ellos, porque  los límites son la estructura, y ésta mantiene segura a la familia segura; por ello es fundamental que los padres impongan con firmeza  unos límites a sus hijos, para que aprendan a respetarlos.

Organiza un plan anticipado

En este plan debes de decidir  qué tipo de límites deseas establecer en un ambiente sano y  seguro, y que estés dispuesto a cumplir, a través de la dirección correcta; si tu hijo tiene dificultades para responder, recurre a la estructura establecida.

Establece consecuencias y recompensas

Establece consecuencias para poder mantener los límites y para que ellos reconozcan que han sobrepasado la línea; también es importante saber ofrecer recompensas, ya que son una forma de mantener las expectativas altas, tanto a padres y a hijos..

Enseña a tus hijos la diferencia entre el bien y el mal

Los niños no saben distinguir el bien del mal con claridad, y si pasan etapas de estrés cuando están asustados, frustrados o enfadados, su sentido del bien y del mal se confunde; por ello el trabajo de los padres, es mantenerlos enfocados en lo que es correcto y pueden hacer y lo que está mal y no pueden hacer.

Cuándo los hijos son adolescentes

Cuando los niños se hacen más mayores, la urgencia de poner a prueba los límites y salirse con la suya se hace más intensa, al igual que su  capacidad de desafío, por lo qué es importante tratar de “negociar” con él, que cumpla las normas, pero también saber escucharle, y en mucha ocasiones será necesario buscar un término medio, es decir buscar un mecanismo para probar sus límites sin ser desafiante.

Imagen cortesía de:  * RICCIO/flickr