Estanislao Zuleta, un psicoanalista autodidacta

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Gema Sánchez Cuevas el 8 junio, 2018
Edith Sánchez · 9 junio, 2018

El nombre de Estanislao Zuleta no es tan conocido fuera de Colombia, pese a que este filósofo y psicoanalista fungió como asesor de la ONU y alcanzó un impacto considerable en la cultura. Dejó, en todo caso, un conjunto de escritos y de conferencias que siguen siendo objeto de estudio para las nuevas generaciones.

Uno de los aspectos más interesantes de la trayectoria de Estanislao Zuleta es que fue un autodidacta. Rechazó la educación formal. También hizo de la oralidad su principal vía de comunicación de conocimientos. Por eso, más que escritos, el grueso de su obra se compone de conferencias, muchas de las cuales fueron transcritas.

La pobreza y la impotencia de la imaginación nunca se manifiesta de una manera tan clara como cuando se trata de imaginar la felicidad. Entonces comenzamos a inventar paraísos, islas afortunadas, países de cucaña. Una vida sin riesgos, sin lucha, sin búsqueda de superación y sin muerte. Y, por tanto, también sin carencias y sin deseo”.

-Estanislao Zuleta-

Estanislao Zuleta analizó, primordialmente, la política, la educación y las relaciones de poder en América Latina. Su enfoque era fundamentalmente ético. Fue seguidor de las tesis de Freud y de Lacan, pero aportó una interpretación propia a sus postulados. Este es un rasgo del psicoanálisis: se dice que hay tantos psicoanálisis, como psicoanalistas existen.

Los inicios de Estanislao Zuleta

Estanislao Zuleta nació en Medellín (Colombia), en el año de 1935. Su familia tenía una clara orientación hacia los libros y la cultura. El padre murió en un accidente aéreo, cuando el chico tenía apenas 5 meses de edad. Tal accidente fue muy célebre y dejó una huella muy fuerte, pues en el mismo avión iba Carlos Gardel, el ídolo del tango.

Durante su juventud, Estanislao Zuleta decidió abandonar el colegio, pues lo consideraba un instrumento que estancaba las capacidades, en lugar de potencializarlas. Desde entonces, comenzó un proceso de formación autodidacta que no concluyó nunca. Lo sedujeron los postulados de los griegos clásicos, de Nietzsche, de Marx y de Freud. Combinó de una forma muy particular estas grandes vertientes de pensamiento.

Estanislao Zuleta

 

Sin embargo, su gran mentor fue Fernando González, el llamado “Filósofo de Otraparte”. Este personaje fue un pensador colombiano que se caracterizó por sus agudas reflexiones y por escandalizar a la sociedad conservadora de su época. También por fomentar el libre pensamiento y la libre expresión. Estanislao Zuleta fue, quizás, su discípulo más notable.

La plenitud del filósofo y psicoanalista

Pese a no haber tenido instrucción académica formal, Estanislao Zuleta fue profesor universitario casi toda su vida. En 1980 la Universidad del Valle le otorgó un doctorado Honoris Causa en psicología. Al recibir este galardón, Zuleta expuso uno de los discursos más famosos de cuantos haya pronunciado. Se llamaba El elogio de la dificultad y se convirtió en un célebre texto que ha iluminado a generaciones enteras.

Su vida personal no fue exactamente un monumento al orden y la mesura. Todo lo contrario. Fueron famosos sus excesos con el alcohol. Las trasnochadas y las tertulias con poetas, escritores e intelectuales hasta el amanecer.

Pese a todo, una de las grandes virtudes que todos le resaltaron siempre fue su rigurosidad en la lectura. Le dio a esta un lugar preferencial en la educación, la política y el pensamiento. Una de sus obras más conocidas y apreciadas es precisamente el ensayo Sobre la lectura. En él exalta no solo el hecho de leer, sino la importancia fundamental de digerir lo que se lee.

Cotidianidades de una obra vibrante

Estanislao Zuleta frecuentaba bares y cafés. Allí se sentaba y jamás rechazaba a cualquiera que quisiera acompañarlo a conversar. Otro de sus ensayos hace una apología de la conversación y él fue un excelente representante de ese arte. Proponía que en el intercambio de ideas con alguien que piensa diferente, lo único ético es buscar todos los argumentos que permitan darle la razón al interlocutor, en lugar de contrariarlo. Si no se encuentran esos argumentos, puede uno seguir tranquilamente con su forma de pensar.

Creía que con el psicoanálisis se podía cambiar el mundo y aventuró varias reflexiones de tipo psicoanalítico, aplicadas a la sociedad. Una de sus más interesantes obras es Sobre la idealización de la vida individual y colectiva. Allí muestra que intentar construir “paraísos sociales” solo conduce a crear sociedades autoritarias, en nombre de la perfección.

Libro sobre Estanislao Zuleta

Uno de sus grandes amigos, Jorge Vallejo, hizo una biografía de Estanislao Zuleta, algunos años después de su muerte. Lleva por título La rebelión de un burgués. En él se ve a un hombre lleno de contradicciones, pero con una lucidez y una generosidad sin límites. Actualmente hay un centro de pensamiento, dedicado exclusivamente a estudiar su obra. Es uno de esos pensadores, no tan famosos, que, sin embargo, vale la pena conocer y analizar.