Este corto te hará reflexionar sobre el amor

Gema Sánchez Cuevas · 9 noviembre, 2015

¿Qué sucede cuando de repente el amor aparece en nuestras vidas? ¿Dónde quedan nuestras aficiones o intereses? ¿Es posible que desaparezcan o por el contrario que se mantengan? ¿Qué es lo más adecuado?

Cada uno de nosotros tiene una serie de gustos, aficiones y preferencias que va forjando a lo largo de su vida. Unos prefieren escuchar música, mientras que otros se divierten leyendo; también hay los que disfrutan bailando o por ejemplo, dando un paseo… Todo un universo de posibilidades se abre ante nosotros para que escojamos aquello con lo que más a gusto nos encontremos.

Luego, llega el amor y con ello el encuentro de dos mundos distintos que sienten el deseo de unirse por la fuerza de atracción que ejerce este sentimiento. ¿Cuál es la manera de encajar estas dos realidades? ¿Qué podemos hacer? Hoy os traemos un corto para reflexionar sobre ello…

“El equilibrio está en ser capaz de respetarte a ti mismo y a los demás.”

-Walter Riso-

Y de repente, llegó el amor

Puede que te suceda como a nuestro personaje principal y que te encante hacer una cosa determinada o que disfrutes enormemente de algún deporte o afición. Tanto que ni siquiera comprendas tu día a día sin dedicarle algunos minutos… Tu rutina está marcada en cierto modo por aquello que consideras una pasión y no concibes tu vida sin ello.

Gallina y cerdo mirándose

Pero de repente, puede que el amor haya llegado a tu vida sin avisar, como suele suceder y ha alterado toda su estructura. Es más, en el centro de tu mirada se encuentra esa persona que sin saberlo ha roto todos tus esquemas para ofrecerte algo nuevo y maravilloso que disfrutar juntos: el amor.

Juntos vais construyendo una bonita historia repleta de cosas que compartir, experiencias preciosas y momentos inigualables… Presos del efecto del deseo y el enamoramiento vuestro día a día se ha convertido en algo diferente desde que os habéis encontrado.

Quizás ya no dediques tanto tiempo a aquello que te gusta o directamente lo has olvidado, pues bajo los efectos del “estar enamorados” nuestro pensamiento se centra de manera constante en la otra persona y en el deseo de querer pasar más tiempo con ella… El enamoramiento ha cegado tu rutina por momentos.

El amor requiere dos, pero sin dejar de ser uno

Es cierto que cuando estamos enamorados nos encontramos alterados, ya que solemos ver a la otra persona de manera idealizada y soñamos con un montón de experiencias y vivencias, donde todo parece maravilloso. Pero tenemos que estar atentos para bajar de esa nube de algodón o con el tiempo, el golpe de la caída será más fuerte…

Cerdo y gallina en el cine

No idealizar es casi un imposible cuando somos presos del enamoramiento, pero cuidado con mantener este estado en el tiempo. Pues el día que te des cuenta de que la otra persona no era como tu pensabas, la frustración puede ser grande y la decepción tremenda…

Otro aspecto a tener en cuenta es que cuando el amor aparezca no tenemos que tratar de ser quien no somos. En una relación, hay que ser auténticos y transparentes, a pesar de nuestros miedos. No puedes dejar de ser quien eres tan solo por el pretexto de querer gustar a la otra persona, porque estás cometiendo una doble traición: la primera y más importante hacia ti mismo y la segunda, hacia la otra persona, en ambas te haces un ser invisible.

La invisibilidad y el mostrarse ideal no son buenos ingredientes para construir una relación

En el amor lo que te hace brillar es tu autenticidad, el ser transparente a través de las miradas y poder mostrar al otro nuestras luces, pero también nuestras sombras… para luego poder andar juntos de la mano en el camino que se va construyendo. Pues lo más importante es ser fiel a nosotros mismos para que la otra persona pueda llegar a conocernos.

En el corto de hoy, parece que este es uno de los principios que nuestro personaje principal no tiene en cuenta y que justo hace todo lo contrario: da de lado una de sus aficiones con tal de que su pareja esté feliz y contenta… Y tú, ¿hasta dónde renunciarías por amor?

En el amor tener empatía también cuenta

Si nos detenemos por un momento a reflexionar sobre el amor, quizás podamos dar un giro a nuestra visión sobre el corto y relacionarlo con el poder de la empatía en una relación…

La empatía en una pareja es un poderoso aliado que favorece la relación

Ser empáticos con nuestro compañero de vida nos permite captar su mundo emocional y comprender cómo puede encontrarse en ciertos momentos. Por lo que nos servirá de indicador para saber cómo actuar y cómo comunicarnos con el otro. Ponernos en el lugar de nuestra pareja fortalecerá nuestro vínculo con ella si lo tenemos en cuenta.

Como en este corto, donde la gallina se muestra sensible y triste cuando se entera de que su compañero disfruta de los huevos, que es justo el origen de donde ella proviene… y sin exigencias, tan solo con un pequeño gesto, éste capta sus sentimientos y decide poner fin a su comportamiento con tal que de ella no se sienta dolida…

Las relaciones son complicadas, pero no por ello dejan de ser bonitas. Lo importante es crecer juntos sin dejar de ser uno mismo, siendo flexibles y no exigentes, comprensivos y no rígidos…