Estudiar Psicología: toda una experiencia

Este artículo fue redactado y avalado por el psicólogo Alberto Álamo
4 abril, 2019
Si decides estudiar la carrera de Psicología seguramente necesites conocer sus luces y sombras. Además, estudiar esta carrera te va a permitir vivir experiencias únicas.

A día de hoy, la Psicología está empezando a gozar del reconocimento que merece. Cada vez son más conocidas sus aplicaciones en todos los ámbitos de nuestra vida. A su vez, cada vez son más las universidades que ofertan la carrera y, por tanto, son más los egresados y egresadas.

Aunque siempre ha gozado de mucha popularidad, la carrera de Psicología está tomando mucho protagonismo en la última década. Pero, al igual que en cualquier titulación, la carrera de Psicología tiene sus luces y sus sombras. Hagamos un repaso de ellas.

El mito del crecimiento personal

Mucha gente piensa que estudiar Psicología equivale a un camino de autoconocimiento y desarrollo personal propios de la cultura tibetana. Este es tan solo uno de muchos mitos.

A pesar del misticismo que rodea a esta titulación, no deja de ser una titulación, en la que hay mejores y peores docentes y asignaturas muy variopintas. Psicología fisiológica, métodos de investigación en psicología, psicometría… todas ellas muy diferentes y muy necesarias para la comprensión global de la conducta humana.

Dibujo de la cabeza de una persona con una pieza de puzzle

También es común la creencia de que esta carrera promueve el pensamiento, la reflexión, la crítica o el diálogo. Si te atraen estas cuatro entidades, tal vez tu carrera sea Filosofía y no Psicología.

Hace unas décadas, la titulación de psicología se encuadraba dentro de la carrera de Filosofía y Letras, a modo de especialización. En ese contexto tal vez sí que hubiese una promoción de dichas entidades. Hoy en día, Psicología pertenece a las ciencias de la salud y sus asignaturas y contenidos ya no son los de antes.

Esto no significa que alguien que estudie esta carrera no vaya a crecer personalmente. Pero el crecimiento personal seguramente tenga que ver con la elección de la carrera que te guste y te haga feliz, más que con la propia carrera en sí.

«Estudio psicología, voy a ir comprando la bata blanca»

Otra expectativa común es la de la «bata blanca». Quizá esta expectativa nazca cuando se empieza a estudiar la carrera y se dan asignaturas de carácter más clínico. Es muy común creer que justo al terminar la carrera, vamos a tener nuestro propio gabinete o clínica y vamos a ir tratando a muchos pacientes a diario.

A pesar de que la psicología cuenta con muchas salidas profesionales, la psicología clínica (o general sanitaria) es el área preferida de los estudiantes. Ahora bien, esta expectativa es, tal vez, la que se encuentre más lejos de la realidad.

¿Por qué? Porque, en primer lugar, para poder ejercer en España como psicólogo general sanitario, has de tener un Máster de Psicología General Sanitaria. Es decir, alguien recién titulado en psicología no puede dar terapia de psicología.

Después, si lo que quieres es tener tu propia consulta, has de realizar una inversión económica considerable en términos de alquiler, autónomo, colegio profesional, etc.

Psicóloga haciendo terapia psicológica

Experiencias únicas

A pesar de que algunas expectativas no se corresponden con la realidad, estudiar Psicología merece mucho la pena. La Psicología se encarga de estudiar la conducta humana y ese objeto de estudio es muy amplio. Tanto que vamos a tener la oportunidad de descubrir muchos campos de conocimiento. Esto supone toda una experiencia de apertura mental. Aunque, eso sí, el que haya tantos ámbitos de estudio dentro de esta titulación puede dificultar nuestra elección por uno de ellos.

Por otro lado, en cuanto a estudiantes se refiere, predominan los perfiles de personas con cierta sensibilidad y compromiso con los problemas de las personas. Más allá de perfiles, hay mucha diversidad, muchas motivaciones diferentes por parte de los estudiantes, y eso enriquece mucho la experiencia de estudiar Psicología.

Tal vez, aunque en lo académico Psicología no sea una carrera que potencia especialmente el debate o la reflexión, en ámbitos extra-académicos sí que se podrá reflexionar y debatir acerca de la propia disciplina, de cómo han de ser sus aplicaciones, largo etc.

Finalmente, estudiar Psicología permite descubrir hechos que estaban delante de nosotros pero que no conocíamos. Permite aplicar los conocimientos que se han adquirido de forma inmediata. Pero, sobre todo, estudiar Psicología capacita a las personas para mejorar la calidad de vida e incrementar la felicidad de las personas, lo que la convierte en una de las carreras más bellas que existen.