Etología: la ciencia del comportamiento animal

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Sergio De Dios González el 4 diciembre, 2018
María Alejandra Castro · 4 diciembre, 2018
La etología nos acerca a la conducta animal. Gracias a esta disciplina los podemos comprender mejor.

El mundo de los animales es maravilloso. Estos seres nos sorprenden con sus inigualables características y comportamiento. ¿Alguna vez te has preguntado por qué se comportan de determinada forma? La etología sí, se trata de una disciplina dedicada a ello.

Así es, hay toda una ciencia que estudia la conducta animal, ¿maravilloso verdad? La etología es la encargada de hacerse preguntas como: ¿por qué los animales presentan determinada conducta? ¿de qué se trata? ¿cómo la ejecutan?

Gracias a la etología, hemos llegado a comprender conductas de los animales que antes desconocíamos y el porqué de estas. Continúa leyendo este artículo, te contaremos cómo surgió esta maravillosa ciencia, en qué consiste, quienes se implican en ella, y sus aportes.

“Creo que he encontrado el eslabón perdido entre el mono y el hombre civilizado: nosotros”

-Konrad Lorenz-

¿Cuáles son los orígenes de la etología?

La etología surgió gracias al trabajo conjunto profesionales que tenían una pasión inagotable por los animales. Dedicaron gran parte de su tiempo a ello. De hecho, Konrad Lorenz, Niko Tinbergen y Karl Von Frisch, ganaron el premio nobel de fisiología por sus estudios sobre el comportamiento, en 1973.

Manos sujetando unas patas de animal para representar la etología

Pero, ¿cómo llegaron a ello? Por las investigaciones que hicieron. Lorenz ahondo en el comportamiento de los gansos y planteó la teoría de la impronta. Tinbergen se interesó por el instinto del pez espinoso y estudió la migración otoñal. Mientras, Von Frish hizo hincapié en la forma de comunicación de las abejas.

Además, estuvieron influenciados por la investigación de otros pensadores que estudiaron la conducta animal. Por ejemplo, Morton Wheeler, quien se empeñó en estudiar el comportamiento de las hormigas durante largo tiempo. Y quien popularizó el término de “etología”.

Si bien ya había estudios donde se exploraba la conducta animal en otras disciplinas, como en la psicología comparada, a partir de que ganaron el premio nobel, Lorenz, Kinbergen y Von Frisch, fue que la etología comenzó a considerarse como una ciencia. Y, la psicología comparada se integró a esta.

¿De qué trata la etología?

La etología estudia la conducta animal y tiene en cuenta la selección natural. Los profesionales encargados de estudiarla se denominan etólogos, y se encargan de:

  • Realizar un trabajo de campo. Para observar el comportamiento de los animales en su entorno.
  • Hacer un trabajo en su laboratorio. Con fines de investigación. Allí, le dan forma a sus hipótesis y plantean nuevas.
  • Explican fenómenos. Se preguntan por la conducta adaptativa, observan los estímulos y las modificaciones por aprendizaje y establecen cómo se da el comportamiento a lo largo del ciclo vital del animal.
  • Comparar. Con comportamientos de otras especies, para ver cómo ha evolucionado la conducta.

Entonces, la etología se interesa por la conducta innata y aprendida. Por ello los etólogos se centran en ámbitos como: la impronta, la vida social, el desarrollo, la selección sexual, la cooperación y la agresividad, entre otros.

Aportes de la etología

La etología ha contribuido enormemente. Te mostramos algunos de sus aportes:

  • Pautas de acción modal. Son comportamientos secuenciados. Es decir, circuitos a modo de reflejo conductual que se activan ante situaciones específicas.
  • Teoría de la conducta como adaptación. Propone la conducta como un aspecto evolutivo.
  • La impronta. Consiste en un aprendizaje que ocurre durante un momento del desarrollo en el que hay mayor sensibilidad a determinados estímulos. Hablamos de aprendizajes que echan fuertes raíces.
  • Comunicación en los animales. Los animales utilizan pautas de acción modal en su comunicación. Las abejas, por ejemplo, lo hacen a través de danzas aéreas.
  • Ecología del comportamiento y psicología evolucionista. La etología ha dado lugar a estas ramas del conocimiento. La primera, estudia el comportamiento animal a partir de las implicaciones ecológicas y evolutivas. Y, la segunda propone que la conducta humana puede ser comprendida entendiendo su historia evolutiva.
  • Etología clínica. Estudia los cambios de conducta en los animales, por ejemplo, en animales domésticos cuando se dan conductas agresivas repentinas.

Colibrí

Entonces, en la etología se estudian las características de comportamiento distintivas de los animales, casi siempre mediante la observación. Además, su estudio contribuye a la vez a la comprensión del comportamiento del ser humano a través de comparaciones.

Gracias a las investigaciones realizadas por etólogos contamos con herramientas para la conservación. De la mano de los ecólogos, fomentan un manejo sostenido de fauna y la protección de especies en peligro. Tal como sugiere Marcelo H Cassini en su estudio publicado en la Revista Española de Etología.

La etología ayuda a incrementar el bienestar animal, optimizar la producción, realizar el diagnóstico de enfermedades, fomentar la supervivencia de especies en peligro de extinción. Además, su estudio aporta herramientas para la terapia asistida con animales.

“La etología nos permite, tener un panorama amplio del comportamiento animal, y aporta una visión holística del desarrollo humano”.

  • Cassini, M.H (1999). Importancia de la etología en la ConservaciónEtología, 7, 69-75.
  • Sánchez López, S., Asencio, N., Call, Jossep., Caperos J.M., Coelell, M., Colmenares, F., Delgado, J.A., Fidalgo, A., Gil, C., González, A., Losada, J.L., Martín, B., Peláez, F., Quera, V., Redolar, D., Riba, C. E., Sánchez, J.R., Sánchez, S., Tassino, B., & Turbón, E. (2014) Etología, la ciencia del comportamiento animal. Editorial Uoc.