Las 6 principales teorías sobre el desarrollo

29 diciembre, 2018
Este artículo fue redactado y avalado por el psicólogo Alejandro Sanfeliciano

La psicología del desarrollo se encarga del estudio del ser humano a lo largo de todas sus etapas vitales. Estudia cómo se desarrolla la cognición y cómo cambia la conducta durante el crecimiento. Es una disciplina interesante que aporta multitud de conocimientos al campo de la psicología aplicada y por ello, para llegar a comprenderla y no perdernos en el camino, vamos a describir las seis principales teorías sobre el desarrollo.

Para explicar los datos con los que contamos en la actualidad, alguno puede haber quedado un tanto obsoleto. Sin embargo, no es menos cierto que su exposición y comprensión es fundamental para explicar los avances que se han producido en la psicología del desarrollo durante las últimas décadas. Estas seis teorías sobre el desarrollo de las que vamos a hablar desde una perspectiva evolutiva son la Gestalt, el psicoanálisis, el conductismo, la psicología cognitiva, Piaget y Vygotski.

Teorías sobre el desarrollo

La psicología de la Gestalt

La psicología de la Gestalt fue una de las primeras corrientes científicas que surgieron en la psicología. Hoy en día sus conocimientos han quedado asimilados, sin embargo su planteamiento en el estudio de la percepción fue sin duda revolucionario. Además, aunque los psicólogos adscritos a ella sean menos conocidos en el estudio del desarrollo, lo cierto es que también destacaron en este campo.

Dos perfiles de personas para explicar las diferentes entre el cerebro masculino y femenino

La Gestalt defiende que, para conocer, nos servimos de una serie de estructuras. Estructuras que tendrían una base física e impondrían sus cualidades en lo concerniente a nuestro desarrollo. Por otro lado, podríamos definirlas como totalidades complejas, producto a su vez de la descomposición de las unidas complejas. ¿Complejo? Vamos a ver si podemos explicarlo un poquito mejor.

Lo que la Gestalt viene a decirnos sobre el desarrollo es que este se basa en unas estructuras de origen biológico que vamos aprendiendo a utilizar a medida que crecemos. Por lo tanto, no habría un «desarrollo» en el aspecto de génesis y estadios evolutivos, solo el descubrimiento progresivo de las capacidades del cerebro. Ahora bien, la investigación actual nos muestra que esto no es cierto y realmente existe génesis y evolución en los procesos cognitivos.

El psicoanálisis

El psicoanálisis es una corriente con un padre muy claro: Sigmund Freud. Este enfoque hace hincapié en los impulsos inconscientes y sus efectos sobre nuestra conducta. Si bien esta rama pecó de un método poco científico y que sus postulados carecen del principio de parsimonia, no es menos cierto que ha tenido un gran impacto en el estudio del desarrollo y que sus teorías supusieron una revolución respecto a la concepción que se tenía de la infancia y la adolescencia desde la psicología.

Respecto al desarrollo, considera que este sucede debido a que el niño necesita satisfacer una serie de necesidades en cada etapa evolutiva. Por lo tanto, clasifica el desarrollo en una serie de estadios en función de cómo se establece la satisfacción de esa serie de necesidades. También el psicoanálisis, ha hecho un gran hincapié en la importancia de la sexualidad en todas las etapas de nuestro desarrollo, incluidas las primeras.

Las etapas evolutivas que postuló Freud son las siguientes:

  1. Etapa Oral. Se desarrolla en los primeros 18 meses de vida del niño. Según Freud el niño busca el placer a través de la boca. Esta sería la razón por la que los niños tienen a morderlo y/o chuparlo todo.
  2. Etapa Anal. Va desde los 18 meses hasta los 3 años. Lo importante es el control de los esfínteres. Este control lleva al niño a la sensación de logro e independencia.
  3. Etapa Fálica. Entre los 3 y los 6 años. La zona de placer serían los genitales. También surge su curiosidad en las diferencias entre hombres y mujeres. Freud también aseguró que las niñas sentían envidia de pene y que nunca se resuelve de forma satisfactoria.
  4. Etapa de Latencia. Desde los 6 años hasta el comiendo de la pubertad. No hay zona erógena concreta. La libido no tiene tanta fuerza. El desarrollo del ego y el superego ayudan a disminuirla. Se dedican más a la interacción social.
  5. Etapa Genital. De la pubertad en adelante. Se relaciona con los cambios físicos. Las zonas de placer son los genitales pero en esta ocasión busca el contacto con otras personas. Nace el interés hacia el sexo y las relaciones sexuales.

El conductismo

Corriente que nació en respuesta a la escasa actitud científica del psicoanálisis. Es extremadamente positivista, todo aquello que no se pueda medir directamente, para ellos, queda fuera del estudio de la psicología. Por lo tanto solo estudiaban la relación entre los estímulos percibidos y la conducta manifiesta que desencadenaban, ignorando cualquier variable intermedia que no se pueda medir.

Para los conductistas el desarrollo solo se entiende con los diferentes tipos de aprendizaje que se consideran en este marco. El niño nace con una serie de respuestas incondicionadas e innatas, que a través de la experiencia va asociando a otros estímulos. A través de procesos muy simples va generando multitud de conductas complejas. El problema de esta teoría sobre el desarrollo es que puede pecar de ser demasiado reduccionista.

Ivan Pavlov

La psicología cognitiva

Surge como reacción al conductismo, y se preocupa por estudiar los procesos internos que pueden mediar entre un determinado estímulo y una determinada conducta. Aquí es donde nacen las perspectivas computacionales y conexionistas del cerebro humano. Hoy en día, la psicología cognitiva es la perspectiva con más apoyo, especialmente en Europa.

Respecto al estudio del desarrollo, la psicología cognitiva plantea que el sujeto es un elaborador de información que va construyendo representaciones internas de como es el mundo. Su postura se acerca a Piaget y Vigotsky debido a este principio constructivista. Sin embargo, al definir los procesos como asociativos, se aleja de ellos para acercarse más al conductismo.

Jean Piaget

Piaget es uno de los grandes referentes en las teorías sobre el desarrollo. Se le considera uno de los padres del constructivismo. Parte de la idea de que el niño construye su mundo y su manera de construirlo va ir en función de los problemas que se le plantee. Su teoría sobre el desarrollo se centra en la formación de los conocimientos.

Piaget hace hincapié en el proceso madurativo. A través de este proceso se encuentra un equilibrio entre el individuo y las exigencias del entorno. Al mismo tiempo, también plantea un proceso de asimilación de la realidad externa y otro proceso de acomodación de nuestras estructuras al medio. La articulación armónica fue un concepto destacado de Piaget. Según el autor, todas las partes por las que está compuesto el ser humano se coordinan entre sí para interactuar de forma exitosa con el entorno.

A través de su perspectiva constructivista elaboró una teoría que dividía el desarrollo en una serie de estadios. Estos estadios son universales y todos los sujetos pasarían por ellos a edades similares. Si quieres conocer más acerca de la teoría de Piaget y sus estadios puedes consultar el siguiente enlace aquí.

Niño cerebro

Lev Vygotski

Otro de los grandes referentes en teorías sobre el desarrollo. Al igual que Piaget, planteó el desarrollo desde una perspectiva constructivista. Sin embargo, a pesar de coincidir en la perspectiva fijaron su atención en puntos distintos: mientras Piaget se centraba en cómo el individuo interaccionaba con su medio, Vygotski se centró en los efectos culturales y sociales que influían en el desarrollo.

Para Vygotski, el desarrollo era indisociable del ambiente social, ya que la cultura y la sociedad es la que transmite las formas de conducta y de organización del conocimiento. Eso sí, no se trata de un proceso de copiar y pegar, el niño construye su realidad a través de lo que le dice la sociedad. A este postulado teórico se le conoce como socioconstructivismo.

Es un paradigma interesante y con muchas posibilidades. A pesar de que muchas personas consideran el pensamiento de Vygotski opuesto al de Piaget, en realidad estos se pueden reconciliar fácilmente. Pero, para ello, tenemos que tomar una perspectiva más amplia que actúe desde diferentes niveles y formas de investigar.