Evitar las malas prácticas en la investigación con el prerregistro

Este artículo fue redactado y avalado por Roberto Muelas Lobato
· 8 enero, 2019
¿Cómo evitar las malas prácticas en la investigación? Usando el prerregistro. Descrubre qué es y cómo hacerlo.

Realizar una investigación exige una conducta ética. Los investigadores tienen que cumplir unos presupuestos éticos que aseguran la validez de la investigación. No obstante, en algunos casos se cometen malas prácticas. Estas consisten en realizar pequeñas trampas para poder sacar una investigación adelante y, finalmente, publicarla.

Las dinámicas de la investigación, donde lo más importante es publicar, pueden ejercer una presión negativa. De este modo, surgirían las llamadas malas prácticas. En la historia han existido algunos casos bastante llamativos. Por ejemplo, el experimento de la prisión de Stanford y el caso de Diederik Stapel.

Philip Zimbardo realizando el experimento de Stanford

Grandes fraudes

El experimento de la prisión de Stanford es uno de los más famosos en psicología social. Sin embargo, recientemente han salido a la luz algunas grabaciones que demuestran las malas prácticas de este experimento. Por ejemplo, la confianza en evidencias anecdóticas, el entrenamiento de los guardias, las demandas implícitas y la interpretación de los resultados. Después de que todo saliera a la luz, se ha generado un debate respecto a si este estudio debe ser incluido en los libros de texto.

Diederik Stapel era un profesor de psicología social en la Universidad de Tilburg. En 2011 se descubrió que Stapel había falsificado los datos de muchos de sus estudios. Stapel, en vez de usar participantes en sus estudios, completaba el solo los datos inventándoselos de forma que siempre le salían los resultados que esperaba.

Estas malas prácticas eran ajenas a sus alumnos, quienes confiaban en su profesor. Hasta que a uno de sus alumnos de doctorado le pareció raro que siempre consiguiera participantes para sus estudios y encontrara los resultados esperados. A partir de ahí todo se descubrió.

“La ciencia es el gran antídoto contra el veneno del entusiasmo y la superstición.”

-Adam Smith-

Malas prácticas

A pesar de que estos casos han tenido una gran repercusión y han salido a la luz con bastante posterioridad, son minoritarias. La mayoría de la malas prácticas son más sutiles. Entre las malas prácticas más habituales destacan:

  • P hacking: al realizar un análisis estadístico, para comprobar la hipótesis, se utiliza el valor p, que suele ser 0.05. Al utilizar muchas variables y condiciones experimentales este valor puede sesgarse, por lo que se recomienda reducirlo, lo cual debe realizarse antes de realizar el estudio.
  • Baja potencia: una muestra pequeña puede hacer que un estudio tenga una baja potencia. A su vez, una baja potencia va a llevar a que el resultado tenga más probabilidad de ser un falso positivo. En otras palabras, que encontremos algo que realmente no existe.
  • Harking: consiste en cambiar la hipótesis una vez que se ha visto que los resultados no son los esperados de acuerdo a la hipótesis propuesta inicialmente.

El prerregistro

Una solución a estas malas prácticas es el prerregistro. El prerregistro consiste en hacer públicos los objetivos y el método de los estudios que se van a realizar antes de hacerlos. De esta forma, cualquiera puede comprobar que los estudios se han realizado de una forma ética tal y como los investigadores han declarado que los van a hacer.

Hacer un prerregistro es muy sencillo. Existen páginas web preparadas para hacerlo. Una de ellas es el Open Science Framework (OSF). Esta página facilita diferentes plantillas en las que se puede completar un prerregistro así como la posibilidad de subir todo el material del estudio (bases de datos, cuestionarios, material suplementario, etc.) y hacerlo público de forma sencilla.

“Lo importante en la ciencia no es tanto obtener nuevos datos, sino descubrir nuevas formas de pensar sobre ellos”.

-William Lawrence Bragg-

Psicólogo investigando

Cómo realizar un prerregistro

Las diferentes plantillas que se pueden encontrar en el OSF para realizar el prerregistro varían. Unas piden más información que otras. Tomando como ejemplo una de las más sencillas, llamada Aspredicted, los apartados a rellenar son los siguientes:

  • Datos: si los datos ya han sido recogidos o se van a recoger después de realizar el prerregistro.
  • Hipótesis del estudio: explicar cuál es la pregunta de investigación o la hipótesis que se va a probar.
  • Variables: cuáles son las variables del estudio y cómo se van a medir.
  • Condiciones: a cuántas condiciones se va a asignar a los participantes (p.ej., control y experimental).
  • Análisis: qué análisis se van a realizar una vez se hayan recogido los datos.
  • Observaciones: cuántas observaciones se van a recoger. En otras palabras, el número de participantes que se necesita.

De esta forma, al hacerla pública, la información de los estudios queda visible para todos. Por tanto, la posibilidad de realizar malas prácticas está limitada. Aunque el prerregistro lleva más tiempo ya que hay que pensar bien cómo va a ser la investigación antes de realizarla, su uso cada vez está más extendido y hace posible que la ciencia sea más transparente y las conclusiones más sólidas.

  • Bakker, M., van Dijk, A., & Wicherts, J. M. (2012). The rules of the game called psychological science. Perspectives on Psychological Science, 7(6), 543–554. doi:10.1177/1745691612459060
  • Leif Uri, J. (2017). How to properly preregister a study. Recuperado de http://datacolada.org/64
  • Nosek, B. A., Spies, J. R., & Motyl, M. (2012). Scientific utopia: II. Restructuring incentives and practices to promote truth over publishability. Perspectives on Psychological Science, 7(6), 615–631. doi:10.1177/1745691612459058
  • Willis, G. B., & Moya, M. (2017). A more transparent science: recommendations to increase the informative value of articles submitted to the Revista de Psicología Social / Una ciencia más transparente: recomendaciones para aumentar el valor informativo de los artículos enviados a la Revis. Revista de Psicología Social, 32(3), 447–461. doi:10.1080/02134748.2017.1352140