¿Existen fórmulas para lograr el éxito?

26 enero, 2020
Este artículo fue redactado y avalado por la psicóloga Elena Sanz
El camino hacia el éxito requiere pasión, compromiso y flexibilidad. Pero todos contamos con lo necesario para alcanzarlo.

El éxito puede adoptar definiciones muy distintas en función de cada persona. Para algunos consistirá en ganar mucho dinero mientras para otros puede significar formar una familia o simplemente, ser feliz. Independientemente de la forma concreta en que se materialice nuestra idea de triunfo, todos miramos a quienes lo han alcanzado con admiración o, incluso, envidia. Pero, ¿cómo lo han conseguido?, ¿existe una fórmula para lograr el éxito?.

Solemos pensar que se trata de personas afortunadas, que se encontraban en el lugar adecuado en el momento correcto. O que, tal vez, poseen cualidades especiales de las que la mayoría de los mortales carecen. La realidad es que, generalmente, la receta del triunfo está compuesta por ciertos ingredientes con los que todos contamos. Solo tenemos que estar dispuestos a utilizarlos.

Fórmulas para lograr el éxito

1. Sueña a lo grande

Muchas personas erran ya en el primer paso, al conformarse con aspiraciones mediocres que verdaderamente no les llenan. Si deseas alcanzar el éxito es importante que tengas una visión clara y nítida de lo que ta apasiona, de lo que realmente anhelas. Apaga tu mente un instante y olvidas sus condicionamientos: si no existieran límites, si todo fuera posible ¿qué te haría feliz?. Ese es tu sueño y es a lo que debes aspirar.

Tal vez amarías emprender tu propio negocio pero al mirar al exterior solo percibes impedimentos. Por ello renuncias, baja tus expectativas y te conformas con un empleo que no te aporta nada positivo. Si quieres ser exitoso, has de soñar a lo grande. Solo la pasión te otorgará la motivación interna que se requiere para recorrer el camino hacia el triunfo. Y, si vas a fallar, al menos que sea persiguiendo tu verdadero sueño. No te limites.

Mujer mirando hacia arriba pensando en su éxito

2. Atrévete

Tal vez ya posees una idea clara de qué te llena, te enriquece y te gustaría lograr. Pero, aún así, el miedo te paraliza. Miedo a fracasar, a no ser suficiente, a perder tiempo, dinero e ilusiones. Nuestra mente puede ser nuestro mayor enemigo, si dejamos que nos controle nos convencerá de que no existen oportunidades o de que no las merecemos.

Pero si deseas lograr el éxito, inevitablemente has de arriesgarte. Has de atreverte a apostar por ti, a actuar incluso con miedo. Atrévete a dar el salto y confía. No podemos predecir el futuro, no podemos estar seguros de que triunfaremos. Pero si sabemos con certeza que no lo haremos si no lo intentamos.

3. Persevera

Una de las cualidades que distingue a quienes logran sus metas de quienes fallan en el intento es la perseverancia. Tras un periodo de gran esfuerzo y escasos resultados es común que las fuerzas flaqueen. La desilusión y el derrotismo hacen acto de presencia y las ganas de rendirse se vuelven apremiantes. No obstante, cambia tu diálogo interno, recuérdate por qué empezaste y continúa trabajando con convicción. Todo lleva un proceso pero el resultado valdrá la pena.

Mujer con actitud positiva

4. Corrige el rumbo

Es importante comprender que el error es parte del camino, que mientras estés aprendiendo no estás fallando. Por ello aprovecha tus tropiezos para ir ajustando la hoja de ruta. Tal vez tu plan inicial deba ser modificado a la luz de tus nuevos aprendizajes. No temas realizar cambios, no te desanimes por ello. La flexibilidad y la capacidad de adaptarse es la clave del éxito. Tal vez esta variación sea la que te conduzca directo al triunfo.

5. Lograr el éxito disfrutando del camino

Sobre todo no olvides vivir el proceso como una aventura y no como un sacrificio. Es posible que te lleve tiempo alcanzar tu objetivo y si te centras únicamente en la meta terminarás perdiendo la motivación. Por ello desvía tu foco del destino y disfruta el camino. Trata de dar significado a cada uno de tus pasos, aprende y enriquécete mientras avanzas.

No esperes al resultado para ser feliz, siéntete afortunado y orgulloso por estar intentándolo, por estar dando lo mejor de ti. Valora y premia tu esfuerzo diario, felicítate por haberte comprometido con tu felicidad. Agradece el valor que tuviste para emprender el sendero y la fortaleza que te anima a continuarlo. Disfruta tanto construyendo tu sueño como esperas disfrutar cuando lo alcances. La vida está sucediendo ahora, vívela.

  • Román, J. (2010). El poder de la perseverancia. Recuperado de: https://www. galenusrevista. com/IMG/pdf/perseverancia_1. pdf.
  • Milán, E. G., & de Córdoba, M. J. (2014). Flexibilidad mental. Fundación Internacional artecittà.