5 factores que nos protegen frente a la adversidad

¿Cómo podemos protegernos frente a la adversidad? Igual que hay ciertos complementos alimenticios que favorecen la salud de nuestro sistema inmunitario, también hay factores que nos hacen menos vulnerables a nivel mental.
5 factores que nos protegen frente a la adversidad
Gema Sánchez Cuevas

Revisado y aprobado por la psicóloga Gema Sánchez Cuevas.

Escrito por Edith Sánchez

Última actualización: 12 julio, 2022

La resiliencia es producto de la genética, pero también de nuestras experiencias y de nuestro buen hacer. Se trata de una virtud que puede perderse o no desarrollarse porque las circunstancias lo impidan. Si pudiéramos hacernos un análisis mental de la misma manera en la que nos hacemos un análisis de sangre, nuestros niveles de resiliencia hablarían de la fortaleza de nuestra salud mental frente a acontecimientos, tanto internos como externos, que pudieran amenazarla.

Por otro lado, al igual que la resiliencia, existen otros factores o variables que nos hacen más fuertes mentalmente, de una manera saludable. Precisamente por su importancia, queremos hablar de ellos en este artículo.

La prosperidad no existe sin temores ni disgustos, ni la adversidad sin consuelos y esperanzas”.

-Francis Bacon-

Mujer pensando
La flexibilidad psicológica favorece la adaptación al cambio y el afrontamiento de la adversidad.

1. Personalidad flexible

Uno de los factores que protegen ante la adversidad es una personalidad flexible. Este es uno de tantos casos en los que todo es muy armónico en el papel, pero no tan preciso en la realidad. En principio, ser o no flexible no es una decisión deliberada. La formación y las experiencias determinan esto en gran medida.

Una personalidad flexible se caracteriza por la adaptabilidad. Existe la suficiente apertura mental como para acomodarse mental y emocionalmente a situaciones que chocan de alguna manera con lo que se desea. Es una gran virtud que tampoco nace de manera silvestre.

Algunas personas han contado con patrones de educación y con experiencias que les permiten ser más abiertas y adaptables frente a la vida. Otros se han cerrado y han adoptado rigideces en su carácter porque defenderse a rajatabla les ha ayudado a superar problemas. Hacer el cambio no es fácil, pero sí posible.

2. Red de soporte social

Una red social de soporte es otro de los factores que protegen ante la adversidad. Las probabilidades de superar una situación difícil y convertirla en un aprendizaje valioso también dependen del apoyo con el que se cuente. Es más fácil estancarse y no encontrar salidas cuando buscas superar solo una circunstancia compleja. La familia, los amigos y la comunidad tienen la capacidad para potenciar los recursos personales frente a la adversidad.

El grupo social tiene la posibilidad de ayudar a incrementar la autoconfianza. También de hacer más livianas las cargas que imponen las privaciones o el sufrimiento. Si se cuenta con el soporte de otros es más fácil atravesar una etapa oscura.

3. Inteligencia

Más que el coeficiente intelectual o la cantidad de títulos con que se cuente, lo que importa en este caso es la inteligencia práctica. Cuanto más inteligente sea una persona, más posibilidades tiene de enfrentar la adversidad con éxito.

Hasta hace un tiempo se creía que veníamos al mundo con una dosis de inteligencia ya definida. Se suponía que podríamos llegar hasta cierto punto en ese terreno, pero no pasar de ahí. Hoy se sabe que esto no es cierto.

Si bien existen límites genéticos, lo cierto es que todos podemos ser más inteligentes si cultivamos y ejercitamos el cerebro. En realidad, no importa tanto cuál es el nivel de inteligencia que tengamos, sino cuánto la aplicamos a situaciones concretas. Ante la adversidad, es importante consultar con la razón y hacer uso de la reflexión.

4. Empatía

¿Por qué la empatía es uno de los factores que protegen ante la adversidad? La empatía es la capacidad para comprender al otro desde su propio punto de vista. Esto solo puede hacerse de manera auténtica, si previamente comprendemos nuestros propios sentimientos.

La empatía hace que el flujo de afecto sea más dinámico. Así mismo, es una virtud que previene el conflicto y ayuda a sortear las situaciones de contradicción con más eficiencia. Ante una adversidad, la persona empática tiene un recurso adicional para administrar sus propias emociones y sortear mejor las de los demás.

Mujer con el corazón en las manos
La empatía nos ayuda a comprender a los demás, un pilar fundamental en contextos de adversidad.

5. En los niños, al menos un adulto con fuerte interés

En el caso de los niños, uno de los factores que más protegen su salud mental frente a la adversidad es tener la seguridad de que al menos pueden contar de manera incondicional con un adulto.

Los niños que crecen en medio de una gran orfandad suelen terminar teniendo menos estrategias para hacer frente a las circunstancias negativas. Esta desventaja se basa en muchos hechos derivados de la ausencia o de la falta, pero quizás el más significativo sea el de no haber contado con un modelo al que puedan imitar.

En este caso no importa que ese adulto no sea el padre o la madre. En sí, el mundo adulto representa para el niño un referente de realidad. Lo ideal es que sean los padres quienes ofrezcan ese punto de referencia, pero si no es así, un adulto coherente de todos modos tiene gran impacto en la mente del niño.

Los factores que protegen ante la adversidad pueden y deben desarrollarse o implementarse de forma continua. Si están presentes cuando surge una situación difícil, se convertirán en aspectos decisivos para superar la dificultad y salir avante de la situación.

Te podría interesar...
La adversidad no siempre nos hace más resilientes
La Mente es Maravillosa
Leerlo en La Mente es Maravillosa
La adversidad no siempre nos hace más resilientes

La adversidad no siempre nos hace más resilientes. Esta competencia no se activa por sí sola ni en todos los casos. Hay que saber desarrollarla.



  • Albiol, L. M. (2018). La empatía: entenderla para entender a los demás. Plataforma.
  • Fernandes de Araújo, L., & Bermúdez, M. D. L. P. (2015). Resiliencia en adultos: una revisión teórica. Terapia psicológica33(3), 257-276.
  • González de Rivera Revuelta, J. L. (2004). Empatía y ecpatía. Psiquis (Madr.)25(6), 243-245.
  • Rafael Neira, M. D. (2015). Factores protectores ante la adversidad: edificando niños y niñas resilientes.