El fenómeno kindling - sensibilización: lo que no te mata, te hace más débil

Según esta teoría, si tenemos más episodios depresivos, es más fácil que los pensamientos negativos se hagan más fuertes y se produzca una recaída.
El fenómeno kindling - sensibilización: lo que no te mata, te hace más débil
Cristina Roda Rivera

Escrito y verificado por la psicóloga Cristina Roda Rivera el 10 octubre, 2021.

Última actualización: 10 octubre, 2021

El fenómeno kindling – sensibilización descrito por Teasdale explica por qué algunas personas se muestran más débiles tras varios episodios depresivos. Curiosamente esta explicación contradice uno de los mitos de la sabiduría popular que dice aquello de “lo que no te mata, te hace más fuerte“.

Este efecto explica que ante estresores nuevos, siempre estamos condicionados por la experiencia interna y la experiencia externa anterior. Por ejemplo, después de diversos fracasos laborales, cada vez que intentamos hacer un trabajo bien y fallamos, nos sentiremos más frustrados y menos motivados que la primera vez que lo intentamos.

Ese “nodo de información negativa acerca del trabajo” se activará fácilmente ante cualquier nueva experiencia laboral. Como ese nodo, hay muchos parecidos y distintos en cada persona.

Así, todos tenemos nodos de información negativa que se activan por estresores e informaciones muy distintas. Teasdale intenta explicar con el fenómeno de kindling – sensibilización cómo se activan esos nodos negativos en los seres humanos.

Mujer con depresión agobiada

La teoría de hipótesis diferencial de Teasdale de la depresión

El fenómeno kindling – sensibilización se enmarcan dentro de una teoría más amplia: la hipótesis de activación diferencial de Teasdale en la depresión. Esta teoría se ha propuesto como una explicación de la vulnerabilidad cognitiva a la depresión.

Influido por Beck y Bower, Teasdale postula que cada emoción está representada en la memoria por un nodo específico. Ese nodo está conectado a cogniciones o rasgos asociados. En el caso de la depresión, las cogniciones son negativas. Cuando un nodo es activado, se experimenta la emoción correspondiente y la activación se propaga a través de las conexiones del nodo.

El autor sostiene que los factores que determinan si la depresión inicial se vuelve más persistente son el grado de activación y el contenido de patrones de esos nodos. Esto dio lugar a la especificación de dos conceptos claves: kindling – sensibilización.

Modelo de diátesis-estrés

La teoría de Teasdale es un modelo de vulnerabilidad – estrés en el que se asume que el tipo de acontecimientos que provoca una depresión clínica en algunos individuos es capaz de producir un estado de ánimo disfórico o leve en otros.

El inicio de los síntomas depresivos resulta de la activación del nodo de la depresión tras la ocurrencia de un suceso estresante. Esta activación se propaga a los nodos o constructos cognitivos (negativos) asociados. Si esta actividad cognitiva reactiva los nodos depresivos a través de un mecanismo cíclico, se establece un círculo vicioso que hace que la depresión inicial se intensifique y se mantenga.

A diferencia de la teoría de Beck, no cree que el emparejamiento entre tipo de suceso (tipo de estresor) y tipo de nodos o constructos cognitivos sea un requisito necesario. Para él, a medida que aumenta la experiencia personal de episodios de depresión mayor, se requieren estresores ambientales de menor magnitud para provocar la recaída.

La investigación sobre modelos cognitivos de depresión ha descuidado con frecuencia las relaciones entre los diferentes niveles de variables cognitivas y de personalidad, la interacción de la persona y los factores del evento. Sin embargo, la teoría de Teasdale es un perfecto ejemplo de explicación sobre cómo la persona recibe una experiencia, pero al mismo tiempo la construye.

Kindling – sensibilización: el dolor se activa cada vez con menos y se extiende más rápido

La hipótesis clásica de la activación diferencial (Teasdale, 1988) fue revisada por Segal, Williams, Teasdale y Gemar en 1996. Estos propusieron una mayor elaboración de esta hipótesis sugiriendo la aplicación de los conceptos de kindling y sensibilización.

  • El fenómeno de kindling supone que la reactivación continua de estructuras cognitivas negativas provoca que se fortalezcan las redes asociativas entre constructos depresotípicos. Así, un amplio rango de estímulos puede favorecer la activación de la red con solo activar un elemento.
  • El efecto de sensibilización se explica por una bajada en el umbral de activación de constructos depresotípicos producida por la activación repetida de esas estructuras.

Estos aspectos añaden dificultades a la ya problemática definición de estresor en el modelo de vulnerabilidad – estrés. Según esta teoría, la importancia del estresor se reduciría según aumenta la sensibilización cognitiva de una persona. Por tanto, un estímulo mínimo podría provocar una activación de la red depresógena en una persona, sin necesidad de que tenga que ser un gran estresor.

Mujer con depresión en la cama

La depresión: lo que has vivido y cómo interpretas lo que te encuentras

La vulnerabilidad a la recaída depresiva está determinada por el mayor riesgo de que se activen patrones negativos de información en estados depresivos. Los estudios de kindling – sensibilización explican el porqué de este mayor riesgo de activación de patrones negativos de pensamiento.

Por un lado, la aparición de un episodio depresivo facilita su familiaridad en la cognición, que se pueda recurrir al procesamiento negativo ya conocido ante un nuevo estresor. Esta dependencia de los nodos negativos por su fortaleza y accesibilidad sería el fenómeno kindling.

A su vez, esta dependencia facilita que su activación futura se logre sobre la base de señales cada vez menos intensas, es decir, facilita la sensibilización. El umbral de dolor necesario se rebaja.

Este modelo sugiere que los procesos relacionados con la recaída/recurrencia y el inicio del episodio pueden no ser isomórficos. Precisamente esa es la razón de la investigación y las intervenciones psicológicas orientadas a optimizar las estrategias de prevención de recaídas.

Se debe matizar que la forma de procesamiento negativo supone una tendencia, pero no una permanencia e inmutabilidad. Determinadas experiencias pueden acentuarla o atenuarla a pesar de su relativa resistencia al cambio.

Te podría interesar...
El estrés crónico y la depresión, ¿cómo se relacionan?
La Mente es Maravillosa
Leerlo en La Mente es Maravillosa
El estrés crónico y la depresión, ¿cómo se relacionan?

El estrés crónico y la depresión guardan un vínculo significativo. Los estados de preocupación crónica pueden derivar a menudo en un trastorno depr...



  • Beck, A.T. (1983). Cognitive therapy of depression: New perspectives. En P. Clayton (Ed.), Treatment of depression: Old controversies and new approaches. New York: Raven Press.
  • Butler, A.C., Chapman, J.E., Forman, E.M. y Beck, A.T. (2006). The empirical status of cognitive-behavioral therapy: A review of meta-analyses. Clinical Psychology Review, 26:17-31
  • Lewinsohn, P. M., Joiner, T. E., Jr., y Rohde, P. (2001). Evaluation of cognitive diathesis-stress models in predicting major depressive disorder in adolescents. Journal of Abnormal Psychology, 110, 203–215.
  • Teasdale, J.D. (1988). Cognitive vulnerability to persistent depression. Cognition and Emotion, 2, 247-274.
  • Teasdale, J.D., & Green, H. A. C. (2004). Ruminative self-focus and autobiographical memory. Personality and Individual Differences, 36, 1933–1943.