5 frases célebres de John Steinbeck

John Steinbeck fue un autor con una enorme pasión por su oficio. En su desempeño, nos ha regalado algunas frases ¡muy interesantes!
5 frases célebres de John Steinbeck
Sergio De Dios González

Revisado y aprobado por el psicólogo Sergio De Dios González.

Última actualización: 23 diciembre, 2021

John Steinbeck nació en el año 1902 y a pesar de que desde joven tuvo que trabajar muy duro para sobrevivir, escribir fue su verdadera pasión. Así, con 33 años, obtuvo su primer reconocimiento por parte de la crítica gracias a su novela Tortilla Flat que, posteriormente, le llevó a crear otras obras como De ratones y hombres o Las uvas de la ira. Pero, si hay algo que se debe destacar de su prosa es su espiritualidad. Por eso, hoy descubriremos algunas frases célebres de John Steinbeck muy interesantes.

Todas las reflexiones que nos ha dejado Steinbeck nos permiten acercarnos a un escritor cuyas obras destacan por su dureza y su carácter realista. En ocasiones, la manera en la que se expresa puede causar rechazo, pues si hay algo que caracteriza a Steinbeck es su claridad, sin esconder la verdad bajo palabras bonitas. Todo esto le hizo merecedor del Premio Nobel de Literatura. Estas son algunas de sus frases.

1. Las necesidades del hombre

“De todos los animales de la creación, el hombre es el único que bebe sin tener sed, come sin tener hambre y habla sin tener nada que decir”.

Esta primera de las frases célebres de John Steinbeck es una fuerte crítica hacia el ser humano. ¿Cubrimos nuestras necesidades porque así nos lo pide nuestro cuerpo o sin tener ningún motivo de peso? En muchos de nuestros encuentros con familia y amigos, la comida está presente, lo que hace que sin tener ganas de comer, terminemos haciéndolo. Asimismo, beber un refresco no siempre es para calmar la sed; su cantidad de azúcar ¡la potencia!

Steinbeck relaciona esto con el “hablar por hablar”. Esas palabras vacías, carentes de un sentido real y que tan solo son sonidos que pronunciamos en nuestra boca. Hablamos para evitar sentirnos incómodos, porque no toleramos el silencio, para hacernos los interesantes… Somos el único animal que hacemos todo esto.

Amigos hablando

2. Verdades que hieren

“Una verdad a la que no se da crédito nos hiere mucho más que una mentira”.

Esta segunda de las frases célebres de John Steinbeck también implica una crítica hacia nuestra forma de entender las verdades. ¿Cuántas veces solicitamos que los demás nos digan la verdad, que no nos mientan? Pero, cuando lo hacen, nos sentimos ofendidos, ya que el rechazo que notamos ante escuchar una llamada de atención o una afirmación que no nos gusta es peor que una mentira, porque ¡es verdad! Sin duda, una frase que deja entrever la hipocresía del ser humano.

3. Descansar también es un arte

“El arte del descanso es una parte del arte de trabajar”.

Ya en la época de Steinbeck se consideraba el descanso una parte importante del trabajo. Algo que continuamos leyendo en las redes sociales y que quizás personas cercanas nos aconsejan.

Sin embargo, trabajar mucho sigue estando bien visto y el descanso se percibe como una pérdida de tiempo. Esto es un gran error, pues sin descanso el trabajo será cada vez peor. La productividad se verá mermada, el síndrome del trabajador quemado llamará a nuestra puerta…

Descansar no quiere decir que nos volvamos perezosos ni vagos ni cómodos. Descansar es necesario, ya que no somos máquinas y necesitamos relajarnos, despejarnos, dormir bien, pasar tiempo con nuestros seres queridos para regresar a nuestras tareas laborales con las fuerzas renovadas. Por lo tanto, como decía Steinbeck, el descanso también forma parte del arte de trabajar.

4. Un viaje es como el matrimonio

“Un viaje es como el matrimonio. Uno se equivoca si piensa que lo tiene todo controlado”.

Esta frase es muy reveladora, pues habla sobre el control. El concepto que utiliza de viaje lo usa con el objetivo de que haga referencia a nuestra vida. La vida es un viaje, pero uno en el que pueden surgir eventos impredecibles, circunstancias que tal vez no nos gusten tanto, situaciones difíciles.

Pensar que lo tenemos todo controlado es un error y nos puede frustrar. Por eso, al igual que no podemos controlar a los demás en nuestras relaciones, como a la pareja en el matrimonio, tampoco es posible con el comportamiento o la trayectoria de otros elementos.

Soltar el control no suele ser fácil, pero es posible lograrlo. Se necesita mucho trabajo para fluir en lugar de querer controlarlo todo.

Mujer caminando

5. Solo hay una vida que vivir

“Delante de nosotros hay mil vidas distintas que podríamos vivir, pero cuando llegue, solo será una”.

Finalizamos con una de las frases célebres de John Steinbeck que podríamos considerar de las más bonitas. Con ella, este autor nos permite ver cuántas posibilidades y caminos podemos escoger en la vida.

Tenemos muchas opciones para vivir la vida que realmente queremos. Sin embargo, solo podemos hacer una elección. A pesar de que delante de nosotros tenemos mil y una posibilidades, al final, tan solo nos es posible escoger una de ellas. Por lo tanto, hay que hacerlo bien…

Estas frases célebres de John Steinbeck nos han acercado un poco más a este autor que quizás para muchos, era desconocido. Todas ellas nos permiten entrever qué es lo que nos podemos encontrar en sus libros y cómo era la personalidad, tan espiritual y reflexiva, de Steinbeck. En la bibliografía encontrarás algunos enlaces a sus libros.

Te podría interesar...
37 frases que te inspirarán
La Mente es Maravillosa
Leerlo en La Mente es Maravillosa
37 frases que te inspirarán

Vamos a rescatar del baúl de la historia algunas de las frases que más han inspirado, tanto a héroes como a villanos, para hacer grandes cosas.



  • Steinbeck, J. (2019). De ratones y hombres. Edhasa.
  • Steinbeck, J. (2019). Las uvas de la ira. Ediciones Cátedra.
  • Steinbeck, J. (2018). El invierno de mi desazón. Nordica.
  • Steinbeck, J. (2002). Al Este del Edén, ed. Tusquets, Barcelona.
  • Steinbeck, J. (1997). Tortilla flat. Penguin.