Fridtjof Nansen, biografía de un aventurero inspirador

Edith Sánchez·
06 Marzo, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el psicólogo Sergio De Dios González al
06 Marzo, 2020
Fridtjof Nansen es uno de los ciudadanos noruegos más destacados de todos los tiempos. Su labor como científico permitió obtener valiosos datos sobre el Océano Ártico y su actividad como diplomático alivió la situación de prisioneros de guerra, refugiados y víctimas del hambre.
 

Fridtjof Nansen recibió el premio Nobel de la paz en 1922 por su contribución en la repatriación de aproximadamente un millón de prisioneros rusos, después de la primera Guerra Mundial. También destacó por haber explorado las zonas más recónditas del Ártico y el Antártico, realizando importantes contribuciones a la logística que ese tipo de expediciones requieren.

Fridtjof Nansen nació el 10 de octubre de 1861 en Christiania (Noruega). Estudió zoología en la universidad de dicha localidad y luego trabajó durante varios años como conservador de especies en ese claustro universitario. Obtuvo un doctorado gracias a sus estudios sobre el sistema nervioso de diferentes especies marinas.

Demuelo mis puentes detrás de mí, entonces no hay elección sino ir hacia adelante”.

-Fridtjof Nansen-

Posteriormente, hizo varias expediciones científicas y se adentró en el estudio de la oceanografía, disciplina a la que se dedicó desde entonces. También intervino en el proceso de separación entre Noruega y Suecia y en sus últimos años fue miembro de la Sociedad de Naciones, donde cumplió un destacado papel.

 
Ártico

Las expediciones de Fridtjof Nansen

La primera expedición famosa de Fridtjof Nansen tuvo lugar entre agosto y octubre de 1888. Durante ese lapso, Nansen cruzó el campo de hielo de Groenlandia sobre esquís, lo que supuso una hazaña para ese entonces. Dicho campo tiene una longitud de 500 kilómetros y predomina una temperatura bastante baja, que puede alcanzar los 45 grados bajo cero.

Durante esos años, Fridtjof Nansen convivió con los esquimales en varias oportunidades. De este modo, logró conocer su cultura, sus usos y costumbres, y esto le permitió escribir dos libros sobre el tema. En conjunto, esa primera expedición le dio renombre internacional y a su regreso a Noruega presentó un nuevo proyecto, que fue acogido por la Sociedad Geográfica de ese país.

 

Para su nueva travesía, y junto con un arquitecto naval llamado Colin Archer, diseñó y construyó un barco innovador, al que se bautizó con el nombre de “Fram”. Se embarcó en este navío en 1883, rumbo al Ártico, con el objetivo principal de comprobar la existencia de una corriente marina que fluía de este a oeste, en todo el océano Ártico.

Al final de esa expedición, Fridtjof Nansen no solo verificó la existencia de dicha corriente, sino que además logró acopiar valiosos datos sobre la geografía del Polo Norte, la formación de los hielos, la interacción de las capas de agua con diferentes temperaturas y las características de diferentes aves marinas.

Participación en política y relaciones internacionales

Fridtjof Nansen labró un gran prestigio como naturalista y oceanógrafo, después de sus expediciones. Se le consideraba un ciudadano destacado y un científico célebre.

Desde el punto de vista político, Nansen tenía una postura republicana, de corte radical. Esto lo llevó a participar activamente en el proceso de independencia de Noruega.

 

Debido a la influencia de un grupo de intelectuales noruegos, Nansen modificó su perspectiva y finalmente se unió a los monarquistas. Se dice que su participación fue definitiva para convencer al príncipe Carl de Dinamarca de que aceptara ser el soberano de Noruega. Esto se logró después de la realización de un referéndum, en 1905.

Más adelante, Nansen fue nombrado embajador de su país en Inglaterra. Ejerció ese cargo desde 1906 hasta 1908 y adelantó una labor relevante, al punto que el soberano del Reino Unido, Eduardo VII, llegó a contarlo entre sus amigos íntimos. Esto contribuyó para que los ingleses se pusieran del lado de Noruega en las disputas locales sobre la integridad regional de ese país.

Noruega
Noruega

Labores humanitarias

 

En 1919, Fridtjof Nansen se vinculó a la Sociedad de Naciones, en calidad de Alto Comisionado. Dentro de sus responsabilidades estaba la de atender el proceso de intercambio de prisioneros de guerra y prestar ayuda a los refugiados, tras la primera Guerra Mundial.

Gracias a su intervención, 450.000 prisioneros de guerra, de 26 países, pudieron retornar a sus hogares en un lapso de apenas dos años. Su exitosa labor llevó a que la Cruz Roja Internacional solicitara su colaboración, en 1921. Su nueva misión sería la de organizar un programa de ayuda para las víctimas de la hambruna rusa de ese mismo año.

Nansen llevó a cabo su tarea con gran eficiencia y se cree que alivió la situación de varios millones de rusos. Por su encomiable labor, se le otorgó el Premio Nobel de la Paz, el 10 de diciembre de 1922.

Así mismo, en 1925 fue nombrado caballero gran cruz con collar de la Orden de San Olaf. Falleció cinco años después, a causa de una embolia cerebral. Los noruegos lo consideran uno de los ciudadanos más ilustres de su historia.

 
Barona Vilar, J. L. (2010). Fridtjof Nansen, la ciència al servei de la humanitat.