Froteurismo: síntomas y tratamiento

6 febrero, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la psicóloga María Alejandra Castro Arbeláez

¿Alguna vez has estado en un lugar en el que había una gran multitud de gente y has notado que alguien rozaba sus genitales contra ti? ¿Has viajado en transporte público y de repente has sentido como una persona se acercaba demasiado a tu cuerpo para rozarse? Este tipo de comportamientos que, a primera vista, parecen tan inusuales, por desgracia, no lo son tanto. Se llama frotismo o froteurismo y suele provocar una sensación muy desagradable en las víctimas.

Buscar placer al rozar las partes íntimas con otra persona de forma patológica es un patrón conductual típico de los frotistas o froteuristas. Eso sí, no todas las personas que lo llevan a cabo pueden ser consideradas como tal. A continuación te explicamos cuáles son las características principales de este tipo de parafilia sexual y cuáles son los posibles tratamientos.

«Los froteuristas buscan lugares concurridos para pasar desapercibidos».

¿Qué es el froteurismo?

Cuando hablamos de froteurismo estamos haciendo referencia a un trastorno parafílico según el DSM – V. Este tipo de trastornos se caracterizan por la presencia de fantasías, impulsos o conductas sexuales mediante la utilización de un objeto o situación poco común para obtener placer.

En concreto, en el froteurismo lo no convencional sería la acción, fantasía o deseo irrefrenable de frotar o tocar a otra persona sin su consentimiento. Ahora bien, para que sea considerado patológico debe cumplir un periodo de al menos 6 meses. Y, el individuo debe contar con alguno de estos aspectos:

  • Cumplir los deseos irrefrenables de rozar o tocar a otra persona sin su autorización.
  • Las fantasías sexuales son causa de un malestar que es clínicamente significativo.
  • El deseo sexual ocasiona un deterioro laboral, social o de otras áreas del funcionamiento.

La idea de mantener ese contacto físico sin el consentimiento de la otra persona junto a su reacción es lo que despierta la excitación del frotista. Las zonas del cuerpo hacia las que van dirigidos los rozamientos suelen estar vinculadas a la sexualidad, como los pechos o genitales. Además, el recuerdo de esa situación lo utilizará más adelante para masturbase. 

Personas en el autobús

Hay quienes llevan a cabo este tipo de comportamiento, pero no es irrefrenable ni causa un malestar significativo. Lo realizan de manera puntual y por otros motivos. Además, su mayor fuente de excitación sexual no se da en este contexto.

Es importante mencionar que un roce o contacto físico con la pareja, o con algún desconocido de forma involuntaria, no implica la presencia de este trastorno parafílico. Así, para que sea considerado como patológico debe buscarse de manera voluntaria y sin que la otra persona lo autorice o cuando las fantasías causen un malestar clínicamente significativo o un deterioro en la vida diaria de la persona.

¿Cómo son los froteuristas?

El perfil de un froteurista suele ser un varón que comienza a mostrar este tipo de comportamientos durante su adolescencia. En algunos casos, suelen presentar rasgos de timidez, frustración o sentimientos de inferioridad. Otras características importantes son las siguientes:

  • Actuación sin el consentimiento de la otra persona.
  • Excitación sexual intensa y recurrente.
  • Su comportamiento no forma parte de un preludio erótico.
  • Elevado deseo sexual por el roce de sus genitales o por tocar los de alguien.
  • Actuación en situaciones de aglomeración para pasar desapercibido.
  • Generalmente no consultan a un especialista.
  • Los deseos irrefrenables o fantasías causan malestar significativo.
  • Este tipo de conductas suelen disminuir a partir de los 25 años.

Multitud

Tratamiento

En la mayoría de los casos, la persona con frouterismo o cualquier otro tipo de trastorno parafílico no busca ayuda y cuando lo hace es porque siente gran culpabilidad.

Hay diferentes formas de tratamiento. En la terapia cognitiva por ejemplo, se evalúan las creencias de la persona para modificarlas a través de la reestructuración cognitiva. De ahí que sea importante tener en cuenta qué significado otorga la persona a ese comportamiento y las circunstancias que lo llevan a ello, además de analizar sus fantasías. Desde el psicoanálisis, se hace hincapié en la posición de la persona ante la ley, su relación con el erotismo y su timidez, entre otros aspectos.

Ahora bien, tanto las causas como el tratamiento continúan en discusión. De hecho, Scott Johnson y colaboradores, en su estudio publicado en la Revista Online Americana de Psiquiatría y Leyes, realizaron una revisión sistemática de la investigación en froteurismo y encontraron que es escasa y que es necesario realizar una exploración rigurosa sobre este tema para encontrar nuevas respuestas.

Para concluir mencionar que la toma conciencia del trastorno es fundamental para su tratamiento. Y que aunque en muchas ocasiones pase desapercibido, esto no quiere decir que no cause problemas. De hecho, en algunos lugares el froteurismo está considerado como un delito. 

Belloch, A., Ramos, F., & Sandín, B. (2010). Manual de psicopatología. McGraw-Hill:Madrid.

Johnson, R.S., Ostermeyer, B., Sikes, K.A, Nelsen A.J, &Coverdale, J.H (2014). Prevalence and treatmente of frotteurism in the community: a systematic review. Journal of the American of Psychiatry and the Law Online, 42 (4), 478-483.