Gerontofobia: el rechazo a la persona mayor y a envejecer

07 Abril, 2021
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga Valeria Sabater
El gerontofóbico no solo teme la vejez, sino que además tiene unas ideas claramente sesgadas sobre los ancianos: piensa que son esa población dependiente incapaz de aportar nada a la sociedad.

Nada engrandece tanto a una sociedad como apreciar y atender a la población más mayor. Valorar esta etapa del ciclo vital es algo que todos deberíamos tener más presente.  Sin embargo, hay actitudes y comportamientos que rompen con este principio esencial. La gerontofobia, definida como el miedo a envejecer y la repulsión hacia el propio anciano, es un ejemplo de ello.

Pocos hechos pueden resultar más lamentables, no hay duda. Es más, en un contexto como el actual, el fenómeno de animadversión o incluso de invisibilidad hacia el anciano no ha hecho más que aumentar. Figuras como Adela Cortina, filósofa y catedrática de Ética en la Universidad de Valencia, por ejemplo, señalan incluso que estamos siendo testigos de cómo hay personas que opinan que nuestros mayores no merecen dignidad.

Fue Emmanuel Kant quien incidía también en que todos los seres humanos, incluidos nuestros mayores merecen un trato especial y digno solo por ser quienes son, solo por existir. No podemos por tanto descuidar a un mayor únicamente por serlo, no podemos excluir el apoyo, la asistencia, el afecto y la presencia a un hombre o una mujer solo por tener una edad más avanzada.

Envejecer no es una enfermedad, es un privilegio que nos otorga la vida. Sin embargo, hay quien no lo ve de este modo.

mujer con gerontofobia que trata mal a un anciano

Gerontofobia: definición y características

La gerontofobia o gerascofobia define básicamente el miedo patológico a envejecer. Se trata de una fobia clínica que aparecen en el apartado de fobias específicas del Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales del DSM-V.

Por otro lado, cabe señalar algo importante. Si bien es cierto que en algunos casos podemos estar ante una clara condición psicológica, también podemos hablar de la gerontofobia como actitud social discriminatoria.

Es decir, más allá del plano clínico (de quien recurre de manera compulsiva a la cirugía para aparentar juventud eterna) está el rechazo social a la persona mayor. La propia Adela Cortina ha señalado que en la actual pandemia más de uno ha visto con cierto alivio que buena parte de los fallecidos fueran ancianos de edad avanzada. La gerontofobia es también una clara actitud discriminatoria.

Característica que definen esta fobia y rechazo social

Quien sufre gerontofobia evidencia en primer lugar una angustia marcada por el paso del tiempo y el hecho de envejecer. Sin embargo, ese miedo va más allá del mero cambio físico. Es mucho más, lo analizamos a continuación:

  • Las personas con este tipo de fobia temen la debilidad física, la aparición de la enfermedad, del deterioro, el dolor físico y la dependencia.
  • Tienen una visión claramente sesgada del envejecimiento, como si llegar a la tercera edad fuera sinónimo de invalidez.
  • Asocian el paso del tiempo a la pérdida absoluta de atributos: la belleza, la inteligencia, la independencia y sobre todo de seguir siendo alguien válido para sí mismo y la sociedad.
  • Por otro lado, es común que quien padezca gerontofobia recurra a operaciones de cirugía estética.

Los marcadores del pensamiento de la persona con gerontofobia

Siempre es interesante destacar los trabajos del gerontólogo Ken Dychtwald sobre esta dimensión. Ya en los años 90 anticipó en su libro The Age Wave los desafíos a los que nos íbamos a encontrar ante una sociedad cada vez más envejecida.

Según él, había un elemento disruptor que debíamos eliminar del sustrato de nuestro pensamiento y actitud. Era ni más ni menos que la gerontofobia y los marcadores que la definen, según él:

  • Pensar que lo joven es bueno y lo viejo malo.
  • Dar por sentado que los jóvenes son altamente creativos y el adulto mayor ya no tiene nada que aportar.
  • Suponer que la juventud es ganancia y la madurez pérdida.
  • Pensar que la juventud es divertida y las personas mayores aburridas.
  • Asumir que los jóvenes son atractivos y los adultos mayores desagradables.
  • La juventud es pasión y la madurez preocupación.
  • Si los jóvenes son el presente, los ancianos son el ayer que ya no es útil.
manos de un anciano que sufre gerontofobia

La dignidad de los ancianos y la necesidad de revalorizar a nuestros mayores

A lo largo de la pandemia hemos visto muchos ejemplos de gerontofobia. Los cribajes en los hospitales dejando a su suerte al anciano de la residencia fue un triste ejemplo en un momento puntual. A esta actitud discriminatoria se le suma también el edadismo ya largamente arraigado en nuestra sociedad. Lo peor de todo, es que estas dinámicas cuestan vidas, merman bienestares y ante todo, dignidades.

El odio al anciano y el rechazo patológico a la vejez viene del desconocimiento, del culto a lo joven, de quien discrimina al diferente porque sencillamente no lo entiende, le incomoda y refuerza estereotipos del todo equivocados. Aún más, la gerontofobia es el ejercicio de la conducta inmoral, de quien no solo teme a la vejez, sino quien llega a ejercer un comportamiento supremacista.

Toda fobia se trata racionalizando ideas, emociones y a su vez exponiéndose al foco aterrador. En este caso, hay algo evidente. Todos envejeceremos. El gerontofóbico se encontrará tarde o temprano convertido en lo que más teme.

Esperemos por tanto que cuando eso ocurra, la sociedad que lo envuelva sea lo bastante sensible e inteligente como para tratarlo como merece: con amor y humanidad.

  • Bunzel, J. H. "Note on the history of a concept-gerontophobia." Gerontologist 12:116-203.
  • Dychtwald, Ken (1989). Age Wave: How The Most Important Trend Of Our Time Will Change Your Future. ISBN 055334806X.
  • Levin, J., & Levin, W. C. (1980). Ageism, prejudice and discrimination against the elderly (p. 94). Belmont, Calif.: Wadsworth