La gorila Ndakasi deja este mundo en brazos de su cuidador

La imagen ha emocionado a medio mundo. Andre Bauma, guardabosques del Parque de Virunga, sostiene en su último aliento a la gorila que él mismo rescató, crio y protegió durante 14 años: Ndakasi
La gorila Ndakasi deja este mundo en brazos de su cuidador
Valeria Sabater

Escrito y verificado por la psicóloga Valeria Sabater el 25 octubre, 2021.

Última actualización: 25 octubre, 2021

Si hay algo que pudo conocer Ndakasi en sus escasos 14 años de vida en el Parque Nacional Virunga (República Democrática del Congo) fue el amor. Esta gorila de montaña se crio en brazos del mismo hombre que, hace solo unos días, la tuvo también en su regazo durante su último aliento. Andre Bauma tuvo que dejarla ir con sumo dolor, pero con infinito cariño.

Al fin y al cabo, ese hermoso animal era parte de él, un pedazo de su propia historia, una criatura a la que había salvado de una muerte segura cuando solo tenía dos meses. Agradecimiento, complicidad y apego. Uno no puede evitar emocionarse y percibir todas esas realidades al ver esta imagen captada justo antes de que ella muriera. Cabe señalar eso sí, que ese final ha sido antes de tiempo.

Los gorilas tienen una esperanza de vida que roza los 35 o los 40 años. Pero lo cierto es que aunque los parques y las reservas son el único modo de estar a salvo de los cazadores furtivos, ese no es su hábitat. Estos animales necesitan estar en los bosques, en su entorno natural y con sus grupos sociales. Ndakasi cayó enferma de manera temprana y nada se pudo hacer por detener su enfermedad.

Esta imagen que ahora recorre nuestras redes sociales nos conmueve y nos invita a la reflexión. El ser humano puede ser esa figura capaz de aniquilar especies enteras de animales. Sin embargo, también puede ser el regazo que protege, que envuelve, cuida y acompaña.

Cuidador con la gorila Ndakasi

La gorila Ndakasi, la niña de las montañas

Andre Bauma lleva media vida trabajando en el santuario para gorilas del Parque Nacional de Virunga, en el siempre conflictivo Congo. Este entorno privilegiado se creó en 1925 y ahora mismo es uno de los enclaves turísticos más importantes y bellos del centro de África. Tanto es así que se le declaró Patrimonio de la Humanidad en 1979.

En él habitan cerca de un tercio del millar de gorilas de montaña que quedan en todo el mundo. Esto no se ha logrado de manera sencilla, de hecho, alrededor de este escenario suelen instalarse grupos de cazadores. Tanto es así que es común que los guardabosques sufran emboscadas y sean asesinados de vez en cuando. Es una vida dura, sacrificada y muy valiente.

Sin esos hombres comprometidos, esta especie se habría extinguido. Pero los datos están ahí y son esperanzadores: si en el 2007 contaban con 720 individuos, ahora mismo albergan cerca de 1.063. Aunque la gorila Ndakasi, ya no forme parte de ese recuento…

Era extremadamente inteligente, única y especial…

Andre Bauma describe a la gorila Ndakasi como a su niña más especial e inteligente. No es extraño que cada guardabosque tenga sus “favoritos”. Este fue el caso de ella, de esta hembra a la que su cuidador rescató cuando tenía solo 2 meses de edad.

Fue en junio del 2007, durante unas lluvias torrenciales. Andre la encontró abrazada al cuerpo sin vida de su madre, asesinada brutalmente por los cazadores furtivos. La retiró con cariño de su madre y la llevó hasta su propio pecho mientras la tapaba con una cazadora. Le dio calor. Le ofreció cuidados constantes en esos primeros meses y años.

“Ndakasi era diferente a los demás. Era una gorila muy inteligente a la que le encantaba jugar. Estaba fascinada por todo lo humano y, a veces, hasta creía que ella también lo era”.

-Andre Bauma-

Cuidador con la gorila Ndakasi

Ndakasi, una gorila mediática y conocida en redes sociales

La gorila Ndakasi ya era conocida por medio mundo desde el 2019. Todos recordamos aquella imagen en la que un guardabosques se hacía un selfie junto a dos gorilas que posaban de pie. Su actitud humanizada y cómplice ante la cámara nos cautivó. Eran Ndsaki y su amigo Ndeze, otro gorila huérfano como ella que vivía feliz en el Centro de Senkwekwe del Parque Virunga.

En aquella foto ambos animales “posaban” junto a sus cuidadores, pero ella era la que asomaba en la imagen con una sonrisa cómplice, con una expresión más afable e incluso humanizada que su compañero. Porque Ndakasi, como bien señala Andre, era especial y diferente a cualquier otro simio. Su presencia enriqueció de manera notablea a los demás, era brillante, divertida y muy cercana.

Tanto es así que esta gorila de montaña llegó a protagonizar varios documentales. En uno de ellos aparece “riendo” a carcajadas mientras su cuidador le hace cosquillas. Cautivaba la cámara y hechizaba a cualquiera que compartiera tiempo con este animal excepcional.

 Todos nosotros en Virunga la extrañaremos, pero estaremos eternamente agradecidos por la riqueza que Ndakasi trajo a nuestras vidas durante su tiempo en Senkwekwe

El Parque Nacional Virunga, un lugar especial

La historia de la gorila Ndakasi debe permitirnos realizar una reflexión profunda y comprometida. La presencia del ser humano puede ser, en ocasiones, lo más adverso para nuestros ecosistemas y entornos naturales. La caza furtiva está borrando de la Tierra a especies únicas y maravillosas. Asimismo, los conflictos armados que sufren países como el Congo también tienen su violento impacto sobre las personas.

El Parque Nacional de Virunga es uno de los escenarios más importantes del centro de África. No solo alberga un tercio de todos los gorilas de montañas que quedan en el mundo. En estas tierras habitan mil especies de seres únicos, mamíferos, anfibios, aves, reptiles…

Y lo más impactante: cuatro millones de personas afectadas por los conflictos armados viven él. Es un refugio para todo el que huye, necesita protección y dejar atrás el pasado.

Te podría interesar...
Los 4 animales con más empatía
La Mente es Maravillosa
Leerlo en La Mente es Maravillosa
Los 4 animales con más empatía

Los 4 animales con más empatía son los grandes simios, elefantes, delfines y pequeños roedores. Muestran prosocialidad y contagio emocional.