Hablar contigo en voz alta, un signo de cordura - La Mente es Maravillosa

Hablar contigo en voz alta, un signo de cordura

Claudio Navarro 29, Mayo 2014 en Psicología 1532 compartidos

Cuando somos pequeños, acostumbramos a pensar en voz alta, o expresar oralmente cada uno de nuestros pensamientos. Esto se conoce como “habla privada” y constituye una práctica esencial para nuestro desarrollo temprano. Conforme vamos creciendo y madurando, el proceso del pensamiento se despega del habla y se va internalizando.

¿Por qué hablamos solos siendo adultos?


Según la reconocida profesora e investigadora en el campo del desarrollo infantil, Laura E. Berk, la necesidad de hablar en voz alta consigo mismo no desaparece nunca. De hecho, el habla privada puede resurgir en aquellos momentos de la vida en que nos toca lidiar con actividades que son muy demandantes o poco familiares. A nivel psíquico, esto representa un recurso muy útil para adquirir habilidades nuevas y superar desafíos.

¿Hablarse a uno mismo en voz alta? ¿Acaso eso no significa que te está faltando un tornillo? ¿Qué te estás volviendo loco? No, en absoluto. Esta práctica incluso puede resultar beneficiosa si sabes cómo realizarla.

Hablar con uno mismo en voz alta no solo alivia la sensación de soledad, sino que también te vuelve más listo.
¿Más listo? ¿Cómo? Muy simple: te ayuda a aclarar tus pensamientos, a tomar decisiones o a reafirmar las que ya has tomado. Pero ten en cuenta solo un detalle: hablarte a ti mismo solo te favorecerá si te hablas con respeto.

Lamentablemente, hay personas que se reprochan cosas y se tratan mal a sí mismas. Se dicen cosas tales como: “Debiste haberte dado cuenta antes de eso”, “Qué imbécil has sido” o “Deberías haber hecho tal o cual cosa”. Hablarte de esta manera es peor que el silencio total. De modo que si este es tu estilo, haz el esfuerzo para dejar de hablarte así inmediatamente. Debes hablarte como si fueras tu mejor amigo, pues lo eres.

Estas son cuatro modalidades para hablarte a ti mismo que te ayudarán a sentirte mucho mejor:

1. Pensar Sobre tus Opciones en Voz Alta

Esto es útil, especialmente si te está costando tomar alguna decisión, cuando te encuentras en una encrucijada y te resulta difícil el proceso de elección. Si puedes escuchar lo que piensas, pondrás tus ideas en orden fácilmente, podrás ver con más claridad las alternativas posibles y podrás tomar la decisión que te haga sentir mejor.

2. Motivarte

Es una buena manera para alentarte a hacer cosas que tal vez no tienes muchas ganas de hacer, pero que son necesarias. Puedes decirte, por ejemplo, “Buenos días querida, ¿qué tal si hoy aprovechamos el día para ordenar la casa?”, u “Hola grandulón, hoy sin falta tienes que llamar al contador y ponerte al día con el papeleo, antes de que multen”.

3. Felicitarte

¿Por qué esperar cumplidos de los demás? Si te los mereces, siempre puedes brindarte los cumplidos tu mismo. Además, la mayoría de las personas no tiene idea sobre tus pequeños logros, como cuando pasaste enfrente de la panadería sin comprar nada, porque has decidido bajar de peso, o cuando finalmente lograste terminar esa tarea que hace tanto tiempo querías finalizar. ¿Acaso eso no se merece un “¡Buen Trabajo!”? Claro que sí, los niños escuchan este tipo de cosas todo el tiempo, y los adultos casi nunca. ¡Corrijamos eso ahora!

4. Establecer Objetivos

Supongamos que estás tratando de planificar tus vacaciones. Establecer un objetivo y hacer un plan (dónde ir, cuándo ir, etc.) puede ser de gran ayuda. Claro que simplemente podrías hacer una lista con esas cosas, pero decirlo en voz alta puede ayudarte a concentrar tu atención, a reforzar el mensaje, a controlar tus emociones y a eliminar las distracciones. Los atletas profesionales lo hacen todo el tiempo, se dicen cosas como “mantén tu cabeza abajo, mira fijamente la pelota, respira profundamente”. Si funciona para ellos, ¿por qué no habría de funcionar también para ti?

Tanto si vives solo como si convives con otras personas, siempre serás una compañía para ti mismo, así que no te dejes de lado; conversa contigo respetuosamente. Y tranquil@, que no es un signo de locura…

Aclaración: En ciertas ocasiones, hablar solo efectivamente podría estar dando señales de enfermedad mental (junto a otros indicadores), pero en dichos casos, el sujeto suele, además, escuchar voces a las que contesta. En otras palabras, la persona por lo general no dialoga consigo misma, sino que lo hace con un interlocutor irreal. Asimismo, estos mensajes suelen ser incomprensibles o bien presentan poca lógica.

Imagen cortesía de George Allen Penton

Claudio Navarro

Ver perfil »
Te puede gustar