Hermanos que hacen de padres: ¿ha sido tu caso?

Ya sea en el cine o en la literatura, podemos encontrar un buen puñado de historias en las que un hermano ejerce como el sustituto de unos padres ausentes. Por desgracia, hay muchos menores que se ven condenados a asumir este papel, con las consecuencias que de ello se deriva...
Hermanos que hacen de padres: ¿ha sido tu caso?
Gema Sánchez Cuevas

Revisado y aprobado por la psicóloga Gema Sánchez Cuevas.

Escrito por Edith Sánchez

Última actualización: 25 julio, 2022

Algunos padres cometen el error de cargar con responsabilidades que no les corresponden a alguno de sus hijos. En particular, tienden a delegar parte del cuidado de los menores en ellos. A veces, de hecho, terminan siendo una especie de “segundos padres”.

Este tipo de conductas además suelen ser reforzadas por otros adultos, con comentarios del tipo “tienes que cuidar a tu hermanito”, como si esa fuera su responsabilidad. De esta manera, se le otorga el rol de cuidador.

Es frecuente que, después de ser receptor de ese mensaje, una y otra vez, el niño acabe asumiendo lo que se le otorga. Es decir, que piense “si todos dicen que ese es mi cometido, será porque es mi cometido”. Así, muchos padres terminan modelando a un hijo perfecto por fuera, pero roto por dentro.

En otros casos, puede ser tal la presión, que el niño se rebele contra esa idea, y lejos de proteger y cuidar a su hermano, lo termine atacando: sencillamente no encuentra otra forma de cargar con una responsabilidad con la que no puede.

Para el resto del mundo todos crecemos hasta hacernos viejos. Pero no para los hermanos y hermanas. Nos conocemos como siempre fuimos. Sabemos cómo es el corazón del otro. Compartimos los chistes privados de la familia. Recordamos las disputas y los secretos, las penas y alegrías. Vivimos aparte del tiempo”.

-Clara Ortega-

Hermana abrazando a su hermano pequeno
Ejercer el rol de cuidador de un hermano puede generar un gran sufrimiento en los niños por la gran responsabilidad que conlleva.

Los hermanos mayores y sus responsabilidades

Cuando los hermanos mayores le llevan seis o siete años a los que le siguen, lo más probable es que aparezca esta tendencia casi de manera natural. Eso sí, una vez que los adultos la identifican, tiende a reforzarse. En este caso, dependiendo de cómo y cuándo lo hagan, lo que pueden conseguir es precisamente un efecto contrario al que pretenden, y el hermano deje de hacer de cuidador a no ser que entienda que va a ser reforzado por ello.

En este contexto, también podemos encontrarnos con un niño que desatienda totalmente sus necesidades (cuidador) y a la vez con otro que delegue la satisfacción de las propias en su hermano (cuidado). Además, la entrega de quien cuida puede motivar una actitud extraordinariamente vigilante, impidiendo que su hermano se equivoque y que, por lo tanto, también aprenda y gane en autonomía. Cuidado porque la educación es una tarea compleja como para que solo la pueda asumir un adulto.

Entre la responsabilidad y el miedo

Los hermanos mayores no siempre están cómodos con la llegada de otro niño a la casa, en especial si son pequeños. Con frecuencia, los padres se niegan a ver esta realidad, asumiendo que el hermano, de manera natural, actuará como protector del recién llegado.

Mucho temerán romper las expectativas de sus seres queridos, contradecir a los adultos o disgustarlos y por eso tratará de cumplir con el rol que le están asignando, aunque no les guste.

No es raro que comiencen a sentir que cualquier cosa negativa que le ocurra a los menores es, de uno u otro modo, culpa suya. Teme que sus padres dejen de amarlo, si no cumple a cabalidad con la tarea encomendada. Con el tiempo, se convierten en adultos que no reconocen sus propias necesidades y que tienden a asumir como propio cualquier problema de los demás.

Niña triste
El sentimiento de culpa es muy común en aquellos niños que cuidan de sus hermanos.

Contraindicaciones con los hermanos potencialmente cuidadores

Hay determinadas exigencias que nunca deberíamos plantearle a un menor. La primera de ellas es la de suplir a un padre o a una madre. No es su responsabilidad asegurar el bienestar de su hermano. Esta función debe estar en manos de un adulto, si es que los padres no pueden realizarla.

Los hermanos mayores tampoco tienen por qué primar por sistema la satisfacción de las necesidades de su hermano a la satisfacción de las propias. Que lo hagan cuando puedan y quieran.

Por otro lado, como todo niño, la educación consiste en buena medida en que los niños interioricen la importancia de los comportamientos cívicos, pero de ahí a que tengan que ser un modelo para su hermano hay una enorme distancia.

Te podría interesar...
Los hermanos mayores: entre súper héroes y amigos entrañables
La Mente es Maravillosa
Leerlo en La Mente es Maravillosa
Los hermanos mayores: entre súper héroes y amigos entrañables

Los hermanos mayores son al tiempo una bendición y una pesadilla. Más lo primero que lo segundo. Para ellos no es fácil asumir su papel, que es com...



  • Chávez, J. (2020). Riesgos psicosociales que conlleva la responsabilidad del rol de tipo parental en el proyecto de vida de adolescentes hermanos mayores.
  • Merino, L., & Martínez-Pampliega, A. (2020). La relación entre hermanos/as y su adaptación en contextos de alto estrés familiar. Ansiedad y Estrés26(1), 27-32.

Los contenidos de La Mente es Maravillosa se redactan solo para fines informativos y educativos. No sustituyen el diagnóstico, el consejo o el tratamiento de un profesional. Ante cualquier duda, es recomendable la consulta con un especialista de confianza.