Hombres maltratados: una realidad silenciada

Este artículo fue redactado y avalado por el psicólogo Alejandro Rodríguez
· 6 marzo, 2019
Los hombres maltratados son una realidad evidente aunque muy poco visibilizada. Casi no hay datos ni información sobre este tipo de situaciones. ¿Qué ocurre cuando el hombre es maltratado?

En el año 2004, se aprobó la Ley Orgánica de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género en España. Esta ley marcó un antes y un después en la justicia de nuestro país: a partir de este momento, se empezó a utilizar el término violencia de género como un tipo de agresión de los hombres hacia las mujeres. Pero, ¿refleja esta ley todas las realidades posibles? ¿Cómo se relaciona con los casos de hombres maltratados?

Según la legislación vigenteel maltrato hacia las mujeres es castigado de manera mucho más severa que el maltrato hacia los hombres. Esto se debe a que a que existen en nuestro país ciertas normas sociales que hacen que las mujeres sean susceptibles de recibir daños físicos y psicológicos solo por el hecho de ser mujeres.

Sin embargo, ¿qué ocurre entonces con los hombres maltratados? Los casos que existen apenas tienen visibilidad y, además, las penas son menos severas contra quienes les agreden. Por ello, mucha gente considera que estamos en una situación de injusticia a nivel legal. En este artículo veremos algunas de las claves más importantes respecto a este asunto.

Pero, ¿existen realmente los hombres maltratados?

Muchas personas creen que el maltrato en la pareja solo se da de forma unidireccional en contra de las mujeres. Sin embargo, en España existen numerosas asociaciones que se encargan de visibilizar una realidad bien distinta: los hombres maltratados.

De hecho, estas asociaciones defienden la idea de que el uso de la violencia física y emocional se da casi de igual manera entre los dos sexos, independientemente de la dirección del maltrato.

Según las fuentes que consultemos, entre un 25% y un 40% de las denuncias por maltrato son realizadas por hombres; la diferencia en el número de denuncias en función del sexo, por tanto, no es tan grande como cabría pensar. Sin embargo, constantemente oímos hablar solo de las situaciones en las que se maltrata a mujeres.

El término violencia doméstica es el que engloba este tipo de maltrato, el cual se ejerce a través de agresiones físicas, insultos y descalificaciones continuas hacia los hombres.

Hombre triste y preocupado

Por qué hay falta de visibilidad

Existe una evidente falta de información sobre la problemática de los hombres maltratados. Esto se debe a un conjunto de factores, entre los cuales destacan:

  • Falta de credibilidad. Muchos hombres que se proponen denunciar un maltrato se encuentran con incredulidad por parte de las autoridades.
  • Vergüenza. Algunos hombres tienden a pensar que pedir ayuda les hace más débiles. Además, otros pueden sentirse avergonzados y dolidos en su hombría por el hecho de ser maltratados.
  • Choque contra la narrativa actual. Incluso cuando se interponen denuncias y se registran casos de maltrato hacia el hombre, la mayor parte de la opinión pública desconoce ampliamente esta realidad. Esto se debe al fenómeno psicológico conocido como disonancia cognitiva. Debido a que creemos que solo las mujeres pueden ser maltratadas, simplemente nos negamos a ver la contradictoria evidencia de que esto puede no ser siempre así.
  • Diferencias legales. La Ley de Violencia de Género culpabiliza a los hombres por el hecho de ser hombres. Por ello, tan solo con registrarse una denuncia, los hombres maltratados entran directamente a formar parte de las listas de crímenes con violencia. No existe una categoría aparte que cubra esta realidad tan problemática.
  • Falta de apoyo. Existen muchos recursos para asistir a mujeres maltratadas; sin embargo, los hombres maltratados apenas tienen asociaciones u organismos a los que acudir.

Consecuencias del maltrato hacia los hombres

La mayoría de las veces, la violencia doméstica hacia los hombres no suele derivar en víctimas mortales. Sin embargo, sí que pueden aparecer muchos problemas graves en el hombre maltratado, como por ejemplo un incremento en las probabilidades de desarrollar un trastorno mental.

Entre otros padecimientos, estos hombres suelen acabar sufriendo problemas psicológicos como la depresión o ansiedad.

En los casos menos graves, los hombres que sufren violencia a manos de sus parejas sufren un gran menoscabo en su autoestima. Esto, además de hacerles desarrollar un estado de ánimo negativo, afecta a su manera de vivir a partir de ese momento. 

Hombre maltratado triste

Como se ha mencionado, el maltrato psicológico no suele provocar víctimas mortales, pero sí puede ocasionar un significativo deterioro social, académico o laboral en la persona afectada. Esto deriva en un grave empeoramiento en la calidad de vida.

En el extremo opuesto, los casos más graves de hombres maltratados pueden terminar en suicidio; de hecho, el suicidio presenta mayor tasa de incidencia en hombres maltratados que en mujeres maltratadas.

La violencia doméstica, sin duda, puede precipitar situaciones que desemboquen en un posible suicidio. Y esto no hace nada más que añadir gravedad a la necesidad de abordar efectivamente esta problemática.

Proteger a las mujeres es fundamental en cualquier sociedad civilizada. Sin embargo, hacerlo no debe ir en detrimento de proteger también al sexo masculino. Aunque el sufrimiento de estos sea diferente, los hombres también tienen derecho a que se les visibilice y se trabaje en favor de la erradicación del maltrato hacia ellos.

  • Rojas-Andrade, R., Galleguillos, G., Miranda, P., & Valencia, J. (2013). Los hombres también sufren. Estudio cualitativo de la violencia de la mujer hacia el hombre en el contexto de pareja. Revista Vanguardia Psicológica Clínica Teórica y Práctica3(2), 150-159.
  • Romero, M. P. (2013). Hombres víctimas y mujeres agresoras. La cara oculta de la violencia entre sexos. Editorial Cántico.
  • Trujano, P., Martínez, A. E., & Camacho, S. I. (2010). Varones víctimas de violencia doméstica: un estudio exploratorio acerca de su percepción y aceptación. Diversitas: perspectivas en psicología6(2), 339-354.