Hormona del crecimiento (GH): ¿cuáles son sus funciones?

09 Octubre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga Valeria Sabater
Estimula el crecimiento infantil, cumple tareas metabólicas, ayuda a mantener la juventud de los tejidos y órganos a lo largo de la vida... La hormona del crecimiento es uno de los elementos biológicos más interesantes en el campo de la endocrinología.

La hormona del crecimiento (GH) es una sustancia secretada a partir de células somatótropas en la glándula pituitaria anterior. Gracias a ella se favorece no solo el crecimiento y el desarrollo, sino que cumple también importantes tareas metabólicas.

No nos equivocamos si decimos que desde que se descubrieron todas las aplicaciones y funciones de esta hormona en la década de 1960, se ha convertido en uno de los campos de investigación más interesantes de la endocrinología. También de los más rentables.

Sabemos que la administración en su versión sintética (somatropina) producida con tecnología ADN recombinante trata múltiples trastornos y síndromes del crecimiento. Asimismo, también se suele usar de manera ilegal para propósitos no médicos, como tratamientos de antienvejecimiento, mejora de la musculatura, resistencia física y pérdida de la grasa corporal.

Sea como sea, hay algo innegable, la hormona del crecimiento es un elemento indispensable en nuestra biología. Su correcto funcionamiento depende de una de las regiones cerebrales más fascinantes del cerebro: la glándula pituitaria. Una pequeña estructura que tiende a la descalcificación de manera temprana.

Conozcamos más datos.

Pituitaria liberando la hormona del crecimiento

Hormona del crecimiento: funciones, alteraciones y curiosidades

La hormona del crecimiento es una sustancia proteica que estimula el crecimiento infantil y asegura, además, la salud de los tejidos y los órganos. No se limita en exclusiva a favorecer el desarrollo. Está presente en múltiples procesos, en tareas que, por lo general, intervienen en el buen estado de los huesos, los músculos, etc. De ahí, que se la conozca también como la hormona antienvejecimiento.

El descubrimiento de esta hormona data del 1912. Fue el doctor Harvey Cushing quien la describió por primera vez, destacando su relevancia en el crecimiento esquelético. Ya en esa época se vio su relación en alteraciones del crecimiento infantil y como el déficit en su secreción o bien su hipersecreción derivaba en enfermedades y alteraciones como la acromegalia. Un trastorno que origina el gigantismo.

Profundicemos un poco más.

¿Qué funciones tiene?

La hormona del crecimiento es un polipéptido formado por 191 aminoácidos. Se produce en la glándula pituitaria y se libera después al torrente sanguíneo. Cabe señalar, además, que es una sustancia dinámica, es decir, cumple múltiples funciones y su mecanismo de acción depende de varios factores.

Por ejemplo, sabemos que cuando llegamos a la mediana edad, su liberación se reduce. La condición física y el estado de salud también impactan en su correcta liberación. Veamos no obstante cuáles son sus funciones principales:

  • Estimula el crecimiento postnatal del niño.
  • Mineraliza los huesos y retiene la concentración de calcio en los mismos.
  • Incrementa y favorece la masa muscular.
  • Favorece la lipolisis (transformar la grasa en energía).
  • Participa en la síntesis de las proteínas.
  • Reduce el consumo de glucosa del hígado.
  • Cuida de la función del páncreas.
  • Estimula la función inmunitaria.
  • Participa en la función general de la homeostasis del cuerpo.

¿Cómo se produce esta hormona?

La producción de la hormona del crecimiento se localiza, como hemos señalado, en la glándula pituitaria. Ahora bien, es importante señalar que su síntesis está controlada por un conjunto complejo de hormonas producidas en el hipotálamo, el tracto intestinal y el páncreas.

Es interesante saber que su liberación se genera en ciertos momentos, sobre todo, cuando dormimos. Esa producción es espectacular durante la infancia, alcanzando su punto máximo durante la pubertad para disminuir después a partir de la mediana edad.

Alteraciones asociadas a la síntesis, secreción y actividad de la hormona del crecimiento (GH)

Las anomalías de la producción y secreción de la hormona del crecimiento (GH) no son muy comunes. No obstante, se asocian casi siempre a problemas genéticos, ocasionando desde los clásicos problemas del desarrollo, hasta malformaciones, infecciones, tumores de la región hipotálamo-hipofisaria, etc.

Por otro lado, una de las enfermedades más conocidas asociadas a una secreción excesiva de esta hormona es la acromegalia. Se caracteriza por las siguientes dimensiones:

  • Se relaciona con el desarrollo de un tumor benigno de la glándula secretora.
  • Cursa con un agrandamiento de manos y pies.
  • Pueden aparecer también cambios graduales en la forma del rostro, como un maxilar más prominente, agrandamiento de la nariz y de los labios…
  • Es una enfermedad lenta y progresiva que se manifiesta de manera evidente en la edad adulta.
  • Cursa con problemas cardíacos, diabetes, etc.
Niño jugando pompas de jabón que necesita la administración de la hormona del crecimiento

Curiosidades: aplicaciones terapéuticas de la hormona del crecimiento sintética

A día de hoy, disponemos de diversos fármacos que contienen somatropina u hormona de crecimiento sintética. Trabajos de investigación, como los llevados por el doctor Linn Goldberg de la Universidad de Oregon, indican que esta sustancia tiene grandes beneficios y también notables riesgos. Esto explica por qué las agencias internacionales del medicamento alertan de manera continuada sobre la necesidad de establecer mecanismos de vigilancia para su adquisición.

¿Para qué se usa la terapia con la hormona del crecimiento (GH)?

  • Para tratar problemas en el desarrollo de los niños.
  • Enfermedades renales.
  • Síndrome de Turner (problema del desarrollo en niñas en el que aparece un cromosoma X ausente o incompleto).
  • Síndrome de Prader-Willi (trastorno genético en el que la sensación de hambre es constante).
  • Síndrome del intestino corto.

¿En qué casos se hace un mal uso de la hormona del crecimiento (GH)?

  • Se suele vender de manera ilegal en los gimnasios para aumentar la resistencia y la masa muscular.
  • Algunos atletas creen que esta hormona por sí sola no logra los resultados deseados, de modo que lo complementan con esteroides anabólicos. El objetivo es aumentar la musculatura y la fuerza física y, además, disminuir la grasa corporal. 
  • También se usa como terapia de antienvejecimiento.

Para concluir, debemos tener presente que el abuso de la somatropina u hormona del crecimiento sintético tiene efectos adversos de elevada gravedad. Este fármaco solo puede ser recetado por los médicos. Evitemos, por tanto, riesgos innecesarios…

  • Bonert, V. S., & Melmed, S. (2017). Growth Hormone. In The Pituitary: Fourth Edition (pp. 85–127). Elsevier Inc. https://doi.org/10.1016/B978-0-12-804169-7.00004-0
  • Gunawardane, K., Krarup Hansen, T., Sandahl Christiansen, J., & Lunde Jorgensen, J. O. (2000). Normal Physiology of Growth Hormone in AdultsEndotext. Retrieved from http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/25905284