Incendies: un thriller sobre el silencio de las heridas del pasado

"Incendies" es un drama familiar, pero también político y territorial. Juega con el suspense que genera una mujer que deja a sus hijos la misión de reconstruir su pasado. Todo pasa por una verdad demasiado dolorosa, un trauma difícil de nombrar.
Incendies: un thriller sobre el silencio de las heridas del pasado
Cristina Roda Rivera

Escrito y verificado por la psicóloga Cristina Roda Rivera el 27 junio, 2021.

Última actualización: 27 junio, 2021

Incendies es una de esas películas que querrías haber visto antes si te gustan el drama y el thriller. Es de esas películas que te enganchan, aunque comiences a verla con la mente ocupada en otros menesteres.

En cuanto a su argumento, Incendies es un atormentado drama familiar, pero también un thriller que va despojándose de una capa de significado tras otra en su camino hacia un final completamente estremecedor.

Aunque Incendies muestra muy poca violencia, la carga de saber lo que está sucediendo fuera de la pantalla es igualmente difícil de digerir. Este filme francocanadiense nos lleva de Montreal al Líbano mientras dos hermanos de 30 años intentan desentrañar el misterio que encierra el recorrido vital de su madre.

Incendies: un testamento con una última voluntad

Desde el principio, Incendies no va a ser un relato más de conflictos en Oriente Medio. La apertura se hace con una canción de Radiohead, You and Whose Army? Miramos por la ventana una escena de belleza pastoral. Hay palmeras meciéndose en un cálido viento del desierto, un oasis lleno de cantos de pájaros y cigarras.

Entre los niños hay uno enfadado con tres puntos en el tobillo. La cámara se acerca cada vez más a su ojo, al pozo de odio y abuso que impulsará toda la película. La música continúa mientras nos deslizamos hacia un marco de tiempo diferente, el Canadá contemporáneo. Nos posamos en una habitación en la oficina de un abogado y nos acercamos a un archivo marcado como “Nawal Marwan”.

La paleta de colores de la película cambia ligeramente a un gris arce beige. Es como si el director, habiendo dado un puñetazo emocional bastante manipulador, de repente dejara de trabajar con la introducción a la película.

Incendies: dos hermanos en una encrucijada

En la escena se desarrolla un momento crucial en la vida de Simon (Maxim Gaudette) y su hermana gemela Jeanne (Mélissa Désormeaux-Poulin). Asisten a la lectura del testamento que dejó su madre, Nawal Marwan, con quien tuvieron una relación difícil. Les pide que encuentren a un padre y a hermano que ni siquiera conocieron. La solicitud les lleva al Líbano, donde el descubrimiento gradual del pasado de su madre por parte de Jeanne arroja luz sobre un legado personal y político profundamente contaminado.

El director Denis Villeneuve, que está adaptando la obra de teatro de Wajdi Mouawad de 2003, corta hábilmente entre la década de 1970 y el presente. Acumula suspense, mientras evalúa la historia de una tierra traumatizada por la violencia interna.

La emboscada a un autobús civil por parte de la milicia cristiana de derecha no es más que el primer incidente de un horrible espectáculo de tortura y asesinato. La actriz Lubna Azabal lleva la carga histórica del dolor en una actuación de intensidad reverberante, pero los hermanos gemelos también se caracterizan poderosamente en sus actuaciones.

Foto de una mujer en blanco y negro

Incendies o la guerra de las heridas de familia

Al igual que el Líbano, la historia tiene sus raíces en el conflicto de la década de 1980 entre las milicias cristianas y musulmanas de ese país. Donde el conflicto del Líbano se afana en el ruido y la oscuridad de un tanque en la batalla, Incendies se desarrolla principalmente en la tranquilidad de oficinas y hogares donde las relaciones familiares se rompen bajo condiciones intolerables.

Podría verse como una historia de misterio familiar pasada de moda presentada como una película de guerra, porque hay guerra en esta película. Con una violencia injusta, brutal e imprudente, con autobuses llenos de personas masacradas y niños pequeños abatidos en calles arruinadas por francotiradores gélidos. Sin embargo, en la familia se trata de una guerra de identidad. De fondo, la violación y el incesto como arma de guerra y el conflicto a solucionar es más concreto e inverosímil.

La historia materna por descubrir

Jeanne y Simon tienen reacciones diferentes a la última petición de su madre, una petición contenida en su testamento. “Encuentra a tu padre”, escribió. “Encuentra a tu otro hermano”. Ellos no sabían nada de lo que había planeado. Jeanne está lo suficientemente llena de culpa como para intentar esa misión. Simon está demasiado enfadado como para intentarlo.

Cuando Jeanne viaja al Líbano para reconstruir los pasos de su madre, los flashbacks comienzan a contar la historia de su progenitora, Narwal (Lubna Azabal), del amor prohibido entre cristianos y palestinos, los horrores de la guerra civil entre cristianos y musulmanes (palestinos) del Líbano. Jeanne experimenta una punzada de la hostilidad que hizo huir a su madre.

A medida que la historia se vuelve más oscura y Jeanne entrevista a más y más personas que conocían a su madre, su viaje la lleva a la cárcel y a los oscuros recovecos del pasado de esta. Los propios recuerdos de Jeanne comienzan a conectarse con la historia de su madre, dándole más pistas. Finalmente, Simon debe unirse a ella para completar la misión.

Las actuaciones, especialmente de Azabal en los flashbacks, son fascinantes, al igual que la historia que cuentan sus hijos. Los flashbacks se contrastan con las revelaciones exageradas que hermano y hermana descubren en la actualidad.

La “gran revelación” es un poco obvia, pero a la vez imposible de asimilar. Por lo tanto, Incendies es ocasionalmente convincente, pero igual también demasiado larga en la forma en que saca una conclusión “impactante” a la que llegamos antes que los personajes.

Incendies: la verdad y trauma que algunas personas pueden llegar a cargar

Al final, no nos encontramos no en los campos de batalla del Líbano, sino en las calles grises de Canadá, donde el clímax llega con la entrega final por parte de los hermanos de las cartas selladas que les dejó su madre.

Cartas que resultan ir al mismo hombre, con una trinidad de puntos en su tobillo. Como momento de horror revelado, es tan sorprendente y desnudo como cualquier otro en el cine. Es la suma de todos esos años de dolor y muerte silenciosa, repugnante y estremecedora.

Te podría interesar...
7 series de suspense basadas en hechos reales
La Mente es Maravillosa
Leerlo en La Mente es Maravillosa
7 series de suspense basadas en hechos reales

Las mejores series de suspense basadas en hechos reales nos dan la posibilidad de conocer un misterio real a través de la pantalla.