Juan Luis Guerra nos cuenta lo que aprendió de la depresión - La Mente es Maravillosa

Juan Luis Guerra nos cuenta lo que aprendió de la depresión

Alicia Escaño Hidalgo 17, Marzo 2017 en Psicología 41474 compartidos
Juan Luis Guerra

La depresión. Ese estado de tristeza profunda, de introspección, en el que uno siente que nada merece la pena, que la vida no tiene sentido. Los pensamientos se vuelven oscuros y tanto el presente como el futuro se viven de forma negativa. No hay esperanza, nos sentimos perdidos en un laberinto: uno mismo, la vida, los demás y el mundo en general no son percibidos con ilusión, sino todo lo contrario.

La depresión es un monstruo poderoso que quiere limitar nuestra vida, hacerla más pequeña y robarnos nuestros deseos, objetivos e ilusiones.
Compartir

Lo bueno es que podemos combatir a ese monstruo, como así lo demostró el conocido cantante Juan Luis Guerra. Cada cual usará la espada que mejor le venga para afrontarlo, pero lo cierto es que si ponemos a trabajar nuestra fuerza de voluntad y no dejamos que el desánimo consuma nuestras fuerzas, el monstruo acabará muriendo. Saldremos de ese túnel de sombras que nos amenazaba, escondiendo su salida y atrayéndonos cada vez más a niveles más profundos.

Nos daremos cuenta de que ese monstruo en la mayoría de los casos es creado y alimentado por nosotros mismos debido a nuestra manera de interpretar lo que nos rodea así como de comportarnos. Si nos esforzamos un poco y somos disciplinados, poco a poco iremos saliendo de ese pozo y descubriendo los reforzadores y alicientes que tiene la vida, que son muchos.

Alguien que lo tenía todo y aun así sufrió depresión

“Era un desgraciado. Uno de esos ganadores que tienen la mala suerte de conseguir todo lo que se proponen. Había sufrido en sus propios huesos la fatalidad de alcanzar su sueño. La vida, en su primer tercio de existencia, le había dado todo y, en consecuencia, le quitó de cuajo el derecho a soñar. Ya no podía, como el resto de la gente, echarle la culpa a nadie ni a nada de esa insatisfacción repentina, de los ratos de tristeza, de los momentos de ansiedad…”

Como bien nos cuenta mediante estas palabras el cantante Juan Luis Guerra, había sido alguien que, por desgracia o por fortuna, lo había conseguido absolutamente todo en su vida: Tenía dinero, una mujer maravillosa a su lado, una hija, se dedicaba a la música que era lo que siempre le había apasionado, la gente lo admiraba, etc…

Hombre con ataque de pánico

¿Por qué cayó entonces Juan Luis Guerra en la depresión? Como bien dice él, conseguirlo todo muchas veces puede ser un arma de doble filo. Uno crece pensando que cuantos más elementos materiales e inmateriales tengamos en nuestra vida, más felices seremos. Pero eso no es cierto y la clave de la felicidad no la venden en ninguna tienda.

Nada ni nadie tiene poder para hacer feliz a otro ser, tampoco para hacerlo infeliz. Se trata de mí, de lo que me digo, de mis frases interiores, lo que hace que llegue o no a ser alguien con una vida plena.
Compartir

Cuando alguien consigue todo lo que se propone, alcanza una meta a partir de la cual se pregunta ¿Y ahora qué? Como bien dice el dicho: “La felicidad está en la sala de espera de la felicidad”. Cuando llegamos por fin a eso que se supone que va a dar sentido a nuestra vida y a hacernos las personas más felices del Universo nos damos cuenta de que no sucede.

Puede haber un momento primero de exaltación y emoción desbordada, pero poco a poco todo va perdiendo valor, ya que nada de lo que creemos que nos falta, en realidad nos falta. Son solo ilusiones que una vez obtenidas, se evaden. Son placeres efímeros, momentáneos y en muchos casos costosos.

Es por ello que tenerlo todo no da la felicidad. Ni el dinero, ni la fama, ni el trabajo, ni la pareja…nada de esto es productor o determinante de una vida feliz.
Compartir

Puedo tener todo eso y como Juan Luis Guerra, caer en depresión. Por el contrario, puedo no tener nada de esto y ser un ser plenamente feliz. Todo depende de mi interior, de mi forma de filtrar lo que me sucede.

¿Cómo salió Juan Luis Guerra de la depresión?

El cantante cuenta que no se sentía nunca en paz, siempre nervioso, tomando pastillas para dormir e intranquilo en cualquier lugar. Se dio cuenta de que necesitaba encontrar la paz y él, particularmente, la encontró apoyándose en la religión. Quiso llamarle Dios a su curación emocional diciendo que no es que hubiese empezado a creer en Dios, si no que ahora creía a Dios, que no es lo mismo. “Dios es mi mejor ansiolítico”, decía él.

Hombre con luz en la oscuridad

Pero en realidad Juan Luis Guerra lo que hizo fue empezar a abrir su mente y a apreciar las pequeñas cosas de la vida. Seamos o no creyentes, no podemos negar que La Biblia alberga muchos capítulos en los que se habla de la aceptación, de la humildad, de las falsas necesidades…

Así lo hizo el cantante. Aprendió las enseñanzas que la religión le había transmitido y las hizo suyas. Grabó un disco, llamado Para ti, en el que todas las canciones son de temática cristiana.
Compartir

Juan Luis Guerra aprendió otra manera de pensar, comenzó a aceptar mejor los vaivenes de la vida y gracias a su fe en Dios, que era quien le transmitía la paz que necesitaba, comenzó a salir del pozo.

Quizás al leer esto pienses que no te sirve porque no eres religioso, pero esa la cuestión. Seamos o no creyentes, la clave es no querer siempre más y más, no quejarnos siempre por lo que no tenemos, no pensar que si relleno mis huecos vacíos con más cosas, seré más feliz. La clave tiene que ver con apreciar y degustar plenamente lo que tengo, que si nos paramos a pensar, es muchísimo; y no pretender obtener más, ya que no nos hace falta.

Alicia Escaño Hidalgo

La psicología me enseñó que ser feliz es una decisión.

Ver perfil »