La amistad es tinta imborrable - La Mente es Maravillosa

La amistad es tinta imborrable

Arantxa Alvaro Fariñas 27 marzo, 2016 en Emociones 6853 compartidos
Amigas dándose la mano

Vivimos en una sociedad en la que cada vez somos más independientes y en la que nos fijamos más en cuántos likes tiene una publicación nuestra en Facebook o en cuántos amigos virtuales tenemos, que en dedicar un tiempo a tomar un café y hablar con un amigo. Realmente la amistad es algo más que un simple like en una red social.

Parece que la amistad se ha hecho más volátil, más fácil de hacerse y deshacerse. Si alguien no me gusta o de repente me cae mal le bloqueo en Facebook o en WhastApp y me olvido. Tendemos a tener cada vez menos amigos de toda la vida y a tener amigos vinculados a un tema o a una actividad (trabajo, deporte…). La realidad es que, de las amistades de verdad, de las de carne y hueso, conservamos muy pocas.

Es cierto que el concepto de amistad ha cambiado con las nuevas tecnologías, porque podemos llegar a llamar amigo a alguien a quien no conocemos. Internet, los móviles y todas las aplicaciones que existen han creado una nueva forma de relacionarnos y un nuevo concepto de amistad.

Cómo elegimos amigos

Un estudio realizado por científicos de la Universidad de California en San Diego (Estados Unidos), ha demostrado que no solo tenemos similitudes genéticas con nuestros familiares, sino que también elegimos a nuestras amistades en función del ADN.

Amigas tomando café

Los encargados del estudio analizaron las semejanzas genéticas y la conexión entre diversas personas utilizando dos estudios independientes de salud. Estos estudios contenían información detallada de varias secuencias del genoma de los individuos y también de sus redes sociales.

Se escogieron marcadores genéticos específicos dentro de las relaciones sociales de un individuo y se descubrió que los seres humanos forjamos amistades con personas con las que compartimos dos de los seis marcadores evaluados.

Otro aspecto interesante del estudio, es que se llegó a la conclusión de que buscamos a personas, tanto a amigos como a parejas, que son nuestro complemento. Es decir, nos sentimos atraídos también por personas que poseen genes que marcan características de las que nosotros carecemos.

Verdades sobre la amistad

Tenemos muchas ideas sobre la amistad, como que existe una conexión especial con nuestros amigos, las mujeres y los hombres no pueden ser amigos, tener pareja desplaza a los amigos, la amistad favorece la salud…

Es decir, a lo largo de nuestra vida asumimos una serie de creencias sobre la amistad que pueden ser o no ciertas. A continuación, te proponemos algunas verdades científicas sobre la amistad que se relacionan directamente con las creencias que tenemos:

Los hombres y las mujeres no pueden ser amigos

Todos recordamos la famosa escena de la película “Cuando Harry encontró a Sally” en la que el protagonista sostiene que los hombres y las mujeres nunca pueden ser amigos porque siempre se interpone el sexo.

Un estudio realizado en el año 2012 y publicado en el Journal of Social and Personal Relationships, dirigido por April Bleske-Rechek, profesora de Psicología en la Universidad de Wisconsin, concluyó que los hombres sobrestiman las posibilidades románticas de manera más frecuente que las mujeres.

El estudio también llegó a la conclusión de que los hombres tendían a mostrarse igualmente interesados sexual o románticamente en sus amigas, independientemente de si tenían pareja o no. La atracción se considera un impulso, aunque con los años ésta suele ir apagándose.

Tener pareja nos aleja de nuestros amigos

Un estudio realizado por Robin Dunbar, profesor de antropología evolutiva en Oxford, sobre el efecto de tener pareja sobre los amigos, llegó a la conclusión de que las personas que inician una relación de pareja, el lugar de tener un círculo de amigos íntimos formado por cinco personas como es habitual, tienen cuatro y uno de ellos es la pareja.

Por lo tanto, esto significa que se enfoca la atención en la persona que es nuestra pareja, a quien se dedica más tiempo y atención, y se desplaza a dos personas de nuestra vida, por lo general a un amigo y a un familiar.

Pareja en crecimiento dentro de una botella en el mar

El amor nos quita tiempo y cada vez compartimos más momentos con nuestra pareja por lo que inevitablemente si el vínculo afectivo con nuestros amigos no se cuida, manteniendo el contacto, quedando para verse, al final se deteriora.

La amistad es buena para la salud

Un estudio sobre la longevidad realizado en personas mayores de 70 años, realizado por el Centro de Estudios de Envejecimiento de la Universidad de Flinders en Adelaida (Australia), concluyó que una red de buenos amigos es más probable que haga aumentar la longevidad que las relaciones familiares.

Tener amigos es bueno no solo para nuestro estado de ánimo sino también para nuestra salud, de hecho, las personas que tienen un círculo amplio de amistades tienen la tensión más baja, sufren menos estrés, sus defensas son más fuertes y viven más tiempo. Los amigos ayudan a superar enfermedades y sobre todo producen satisfacción y felicidad.

Arantxa Alvaro Fariñas

Escritora y licenciada en derecho, apasionada por la literatura y por la psicología. Dejo volar mi imaginación para mantener los pies a unos centímetros del suelo y poder hacer realidad mis sueños.

Ver perfil »
Te puede gustar