La asfixia de escribir esquelas

Sonia Viéitez Carrazoni · 30 abril, 2013
La vida es una página en blanco, y no podemos ni debemos escribir solamente esquelas. No existe nada más desesperanzador y terrible que una vida llena de vacíos, de emociones controladas, de tiempos muertos, de sueños extraviados, de abrazos reprimidos, de sufrimientos innecesarios… en definitiva DE ASFIXIA.

Tenemos la capacidad de decidir “cómo y a qué” situaciones enfrentarnos, tomar nuestras decisiones para elaborar un futuro con limites y posibilidades y sobre todo, tenemos la libertad de responsabilizarnos de nosotros mismos. Dejarnos la piel ante un formulario que debiéramos rellenar a conciencia, pues se trata de nuestro futuro, que solo puede estar estructurado y condicionado por nosotros mismos.

Lo que importa, es vivir el “aquí”, el “ahora”, lo presente. La vida en un lote completo de oportunidades, no podemos abandonarnos en manos de un futuro inexistente. La vida intercala tragos dulces y salados, piedras duras o arena blanda, pero nosotros podemos crear, elegir, modificar nuestra decisión final. Podemos correr para ser los primeros, o saborear con más lentitud los placeres de abandonarse en la lista de espera. En cualquier caso, hagamos lo que hagamos, sintámonos obligados a respirar, a vivir, para no asfixiarnos con nuestro presente.

El diccionario define el concepto de Asfixia, como: La privación de pulso. La pérdida de conciencia o muerte originada por la interrupción de la respiración debido a la falta de oxigeno.