La ausencia de los seres queridos

Belén Gisbert Vercher · 24 diciembre, 2014

 

¿Vas a enfrentarte en esta temporada de vacaciones navideñas a un sentimiento de dolor, duelo y desesperación? ¿Alguien muy cercano a ti falleció este año o hace poco, lo que te causa una tristeza abrumadora e inevitable? ¿Intentas dibujar una sonrisa para tapar el dolor y así aparentar que estás bien frente a gente que se siente alegre por ser Navidad?

Debes relacionarte, ya que es vital que reconozcas que no estás solo/a. La verdad es que para muchas personas, la fiesta de la Navidad puede ser un momento muy doloroso, especialmente si has estás en duelo y has perdido a alguien muy cercano, como un padre, una madre, un hijo, un hermano, esposo/a, etc.

La intensidad de lo que estás sintiendo en esta época, se dirige a ti como un tren descarriado. Es un momento delicado para sentirte seguro/a.

Sin embargo, en este artículo vamos a ayudarte para que puedas recordar con cariño a ese ser querido en estas fiestas, y tu dolor o duelo en Navidad sea más llevadero y canalizado.

Ahora, quiero que respires profundamente. Despeja tu mente de todo lo que ha sucedido en este día y limpia todo tipo de sentimientos, deja tu mente en blanco. Respira de nuevo y utiliza el poder de la contemplación para que puedas concentrarte ahora mismo en tu entorno.

Al hacer esto, la pesada carga de tu corazón se absorbe ligeramente, haciendo que sea más leve y llevadera. Ahora, cuando te sientas emocionalmente preparado/a para proceder, sigue estas 5 maneras cariñosas de recordar esta Navidad a alguien que has perdido.

  1. Utiliza su nombre

Muchos de los que han perdido a alguien cercano son reacios a hablar en su nombre durante las vacaciones por temor de causar otras molestias.

No seas una de estas personas, te ayudarás a ti mismo y a la persona que amabas no le causarás un deshonor por no recordarla verbalmente. La curación no puede tener lugar si negamos la existencia de una persona. Invoca el nombre de tu ser querido y habla desde el lugar en el que ahora vive, en tu corazón.

  1. Permite que otras personas te consuelen

El duelo es una experiencia única e íntima. También es una parte necesaria de la curación. Si reprimes todo lo que sientes y te alejas de aquellos que se preocupan por ti, te niegas a ti mismo y a otros poderosos momentos de curación. Está bien que no quieras hablar, pero permite que los demás estén contigo en este momento. No puede haber restauración en el silencio.

  1. Reír y llorar

Puedes sentir que es una falta de respeto ponerte a reír en este momento, sobre todo si un recuerdo te viene a la memoria sobre la persona que has perdido y te hace sonreír. Por favor, limpia tu mente de esta creencia. Una verdad universal básica sobre el dolor, es simplemente esto: sin risa, tendríamos sólo lágrimas.

Llorar, por cierto, también es adecuado en Navidad. Las lágrimas son un subproducto natural de tu tristeza. Deja que caigan de tus ojos catárticamente. Permite que otros las limpien amorosamente de tu cara.

  1. Crea una cadena de memoria

Si celebras la Navidad y deseas recordar a alguien que ha fallecido, una cosa muy significativa y amorosa que puedes hacer es crear una cadena de memoria. Todo lo que tienes que hacer es tomar un poco de papel y cortar pequeñas bandas de 10 centímetros de largo aproximadamente.

Después de haberlas cortado, coloca las tiras en la mesa. Entonces tú, tu pareja, tus hijos, amigos y miembros de la familia, pueden escribir las memorias acariciadas sobre la persona que ha muerto. Pega con celo  o grapa las bandas juntas y envuelve la cadena alrededor del árbol de Navidad, como guirnalda en una pared o puerta, o como adorno del Belén.

De vez en cuando, cuando te sientas bien, lee los mensajes y siéntelos con amor.

  1. Rechaza, pero no te aísles

Tienes todo el derecho de rechazar invitaciones a diversos eventos festivos en este momento. No es fácil estar alrededor de otros que están en un lugar feliz o se sientan felices, mientras que tú está sintiendo una pérdida inmensa. No estás obligado a hacer nada que no quieras o no te apetezca.

Pero cuidado, no caigas en la trampa de auto bloqueo emocional y te aísles. Si lo haces, sólo puedes hacer que te se sientas peor. En su lugar, rodéate de personas que realmente se preocupan por ti. Si los demás están de luto por la misma pérdida, estate con ellos.

 

Consideraciones finales: Navidad y Duelo

 

Frente a tu primera Navidad y, por extensión, Año Nuevo, en ausencia de un ser querido, es una de las cosas más difíciles que tendrás que soportar. No hay manera de que cualquier persona pueda usar un lenguaje muy mágico para que te quite el dolor. Más que nada, en este momento de la Navidad, la compasión por tí mismo está a la orden del día.

Dicen que cuando amamos profundamente, nos duele profundamente.

Espero que el don de la curación visite tu corazón esta Navidad.