La bisexualidad y las mujeres

02 Julio, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga María Vélez
Las mujeres bisexuales, se podría decir, son las mayores discriminadas en lo que a orientación sexual respecta. ¿Te has planteado alguna vez qué sufren? ¿Y por qué? Aquí te damos algunas claves
 

La bisexualidad es una orientación sexual por la que una persona siente atracción tanto por personas de otro sexo como del propio. Como una orientación no heterosexual que es, las personas bisexuales se enfrentan a actitudes discriminatorias y prejuicios. Lo curioso de ello es que esto viene de parte de la población heterosexual, como de la comunidad LGTBI.

Tanto es así, que las personas bisexuales tiene mayor riesgo de sufrir violencia que la población general, según un informe de las Naciones Unidas. Esto, además, se ve agravado cuando se trata de mujeres bisexuales, de las cuales un 75% han sufrido algún tipo de violencia sexual. Aparte de ello, las mujeres bisexuales se enfrentan a un doble ataque por parte de la sociedad debido a su orientación, que unido a su género, se le aplican una serie de prejuicios y estereotipos muy dañinos.

La sexualidad no es distracción o actividad de medio tiempo. Es una forma de ser.

-Alexander Lowen-

El rechazo a las personas bisexuales

 

Las personas bisexuales a menudo se ven apartadas o rechazadas sutilmente por su condición, ya que son percibidas como personas incapaces de “decidirse”, como que están en transición hacia la homosexualidad, o simplemente, que son promiscuas. Estas afirmaciones son muy dañinas, ya que se pone completamente en duda los deseos y sentimientos de las personas.

Por otro lado, hay juicios de valor que afirman que las personas bisexuales son “infieles por naturaleza” y que “no son capaces de conservar una relación a largo plazo”. Aún hay un tercer grupo según su sentimiento de rechazo a la bisexualidad, son aquellos que, simplemente, no están dispuestos a confiar en alguien que no se decide en sus gustos sexuales.

Bisexualidad, amigas charlando

Según los datos, el porcentaje de chicas bisexuales es mayor que el de chicos, al igual que el de mujeres que simplemente han experimentado con otras mujeres. Además, aparte de ser mayores en cantidad y en recibir comportamientos discriminatorios, son más deseadas por parte de los hombres heterosexuales. ¿No es esto irónico?

 

La heterosexualidad no es normal, solo es común”.

-Dorothy Parker-

Mujeres de la mano hablando de bisexualidad

Mujeres y bisexualidad

Según un estudio, las mujeres bisexuales suelen presentar más problemas de salud mental que las mujeres homosexuales, así como mayor riesgo de suicidio que incluso las personas heterosexuales. ¿Por qué este riesgo? La mujer bisexual, guste o no, ha de hacer frente a un doble estigma: por su orientación, y por ser mujer.

En el caso de la mujer bisexual, se le suele acusar de estar indecisa, e incluso se le exige en cierta manera que se decida. Además, la mujer se enfrenta a la hipersexualización de su género y, por un lado, la bisexualidad femenina se considera como sexualmente excitante. Por otro, se les consideran mujeres insaciables que necesitan tener más opciones de sexo, cuando en realidad cualquier orientación sexual hace referencia a los deseos sexuales y afectivos de las personas. Así, las mujeres bisexuales tienden a ocultar su orientación sexual y a vivirla en silencio.

 

Otro dato curioso es el hallado por la Universidad de Towson en el que analizaban las relaciones de amistad entre el colectivo LGTBI. La realidad es que nuestras amistades se escogen y forman en base a las percepciones, privilegios y opresiones que tenemos en común con otras personas. Así, es común encontrar grupos de amigos heterosexuales u homosexuales. En cambio, se observó que las bisexuales apenas tienen vínculos con gente de su misma orientación.

Esto podría deberse al hecho de que las mujeres bisexuales suelen ocultar su orientación, unido a que el trato recibido por su grupo es diferente en función del género de su pareja. Es más, según la psicóloga que dirigió esa investigación, las mujeres bisexuales suelen, al final, relacionarse con mujeres hetero, pero con una especie de condición implícita de ignorar su orientación bisexual y centrándose en la heterosexualidad compartida.

Conocimiento y tolerancia

Como es lógico, hay muchos estudios afirmando que la bisexualidad es real, pero que la bifobia es más real aún. El peso que recae en las mujeres bisexuales es enorme, ya que reciben discriminación por parte de personas homosexuales y heterosexuales. Además, de sufrir los estereotipos y prejuicios de una sociedad patriarcal.

 

Así, por el bien de toda la sociedad, es necesario que conozcamos y empaticemos con grupos que forman minorías y sufren algún tipo de discriminación. Sólo así, seremos capaces de respetar la idea de que cada persona es libre de sentir y decidir a quién amar y con quién vivir.

En sí, la homosexualidad está tan limitada como la heterosexualidad: lo ideal sería ser capaz de amar a una mujer o a un hombre, a cualquier ser humano, sin sentir miedo, inhibición u obligación“.

-Simone de Beauvoir-