La bomba Kinsey, el revolucionario informe sobre la sexualidad

Sofia Alcausa Hidalgo · 16 noviembre, 2014

¿Habéis visto la película “Kinsey” protagonizada por Liam Neeson? Pues trata sobre el profesor de Universidad experto en cinípidos, un tipo de avispas; tan original como su especialidad era el aspecto de este profesor, algo anticuado para la época, vestía con trajes y pajaritas desfasados en aquel momento; pero lo que realmente aquí  nos interesa es por qué saltó a la fama.

Saltó a la fama mundial por su polémico y esclarecedor estudio sobre la sexualidad masculina y femenina, fue traducido en su época a más de 10 idiomas distintos y leído por miles de personas de todo el mundo. Algo que se consideraba tan tabú como era la sexualidad, fue lo que dio lugar a lo que fue una verdadera bomba.

Kinsey y su estudio sobre la sexualidad

Todo empezó cuando a Kinsey se le ocurrió la idea de hacer un estudio sobre la sexualidad basado en cuestionarios realizados de forma anónima a 6300 hombres y 5940 mujeres de toda clase y condición: sexo, cultura y raza, estado civil, edad, edad de inicio de la adolescencia, grado de instrucción, profesión, grado de ocupación, profesión de los padres, acervo rural urbano, grupos religiosos, adhesión religiosa y origen geográfico, lo que le llevó nada más y nada menos que a 15 años de su vida.

El resultado fueron dos libros “Comportamiento sexual del hombre” (1948) y “Comportamiento sexual de la mujer” (1953) que le valió un montón de críticas por parte de unos que se sentían totalmente ofendidos, indignados y escandalizados por las conclusiones de Kinsey y de alabanzas por parte de otros, ya que para muchos Kinsey liberó la sexualidad de los convencionalismos y tabúes sociales a los que hasta ahora había estado sometida la sexualidad.

La liberación de los tabúes sociales

Todos los participantes respondían a cuestionarios de 6 entrevistadores diferentes, que eran alumnos colaboradores de Kinsey. De estos cuestionarios Kinsey extrajo como conclusiones principales que ser exclusivamente heterosexual es anormal, de hecho en la película podemos ver como hace un experimento consigo mismo y con consentimiento de su mujer, manteniendo relaciones sexuales con un amigo suyo. El profesor dividió la tendencia sexual de las personas en 7 grados que iba desde la heterosexualidad absoluta hasta la homosexualidad. Otra de las conclusiones que extrajo Kinsey era que muchos de los comportamientos sexuales que se consideraban en la época como “desviados” eran normales. Para muchos Kinsey contribuyó a que a la homosexualidad no se le catalogara como enfermedad mental y que los comportamientos sexuales femeninos se vieran con naturalidad, aunque el libro “Comportamiento sexual de la mujer” le valiera el que la Fundación Rockefeller le retirara los fondos para su investigación.

La polémica sigue estando servida hoy en día, con todo tipo de opiniones, el propio Liam Neeson, protagonista de la película afirma “Debo decir que el trabajo de Kinsey es inestimable” y según el sexólogo Oswalt kolle “Sin el Informe Kinsey nuestro siglo habría sido diferente” (1998). Kinsey murió en 1956 a los 62 años dejando el “Kinsey Institute fos Sex Research”. La “Bomba kinsey” como le apodaron los norteamericanos fue toda una aportación a la sociedad del momento y a generaciones posteriores.