La calidad de vida de los pacientes con enfermedades degenerativas

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Sergio De Dios González el 15 julio, 2018
María Hoyos · 15 julio, 2018

La salud es fundamental para nuestro bienestar. La mayoría de las personas consideran que su calidad de vida es positiva, mientras se mantengan en un buen estado físico y mental. Sin embargo, y precisamente debido a este pensamiento, cuando sufrimos alguna enfermedad se nos cae el mundo encima y pensamos que ya nada merece la pena. Este puede ser el caso de los pacientes con enfermedades degenerativas.

Lo cierto es que la calidad de vida no se mide únicamente por el estado de salud. Existen muchos otros factores que cuentan para su mantenimiento. Es a estos otros factores a los que debemos recurrir si deseamos ver incrementado el bienestar de los pacientes con enfermedades degenerativas.

No obstante, antes de profundizar en cuáles son, debemos comprender mejor en qué consiste exactamente este tipo de enfermedades. Profundicemos.

¿Qué caracteriza a una enfermedad degenerativa?

Las enfermedades degenerativas son afecciones, generalmente crónicas, por las que determinadas células de nuestro cuerpo se deterioran. Esto hace que los tejidos vean comprometida su calidad o incluso dejen de funcionar. Esta clase de enfermedades, en contraposición a las enfermedades infecciosas, no se forman por a agentes externos; por el contrario, es nuestro cuerpo el causante de los síntomas.

Algunos ejemplos conocidos de enfermedades degenerativas son aquellas que afectan al sistema nervioso central. Por lo tanto, se manifiestan en el correcto funcionamiento del cerebro del paciente. Esto puede afectar tanto a las capacidades cognitivas como al control motor. Dos de las más conocidas de este tipo son el Alzheimer y el Parkinson.

Hombre con alzheimer mirando por la ventana

No obstante, los pacientes con enfermedades degenerativas no solo ven afectado su sistema nervioso. Muchos de estos síndromes afectan a toda clase de tejidos. Así, cualquier órgano, aparato o sistema del organismo puede verse afectado.

Las enfermedades degenerativas son complicadas de asimilar por parte del paciente y sus familiares. La inexistente cura y el hecho de que la independencia y libertad de movimiento se verán reducidas es difícil de aceptar. Por ello, se debe hacer hincapié en que esto no implica que el paciente ya no contará con calidad de vida.

Cómo mejorar la calidad de vida de estos pacientes

La calidad de vida es un concepto muy abstracto, difícil de definir detalladamente. Los indicadores oficiales que tratan de estudiarla se fijan en el nivel de bienestar de cada país. Sin embargo, estas maneras de medirla no nos sirven cuando tratamos de aumentar nuestra felicidad individual.

Aún así, existen determinados factores que incrementan nuestra calidad de vida. Por ejemplo, las relaciones personales y la autoestima probablemente se encuentren en la definición de felicidad de la mayoría de nosotros. Es en estos aspectos en los que se deben incidir conlos pacientes con enfermedades degenerativas.

  • Entorno familiar favorable. Los familiares más cercanos deben apoyar al paciente mostrando su cariño y respeto. Es importante que la persona que padece esta clase de enfermedades no se vea como una carga para sus familiares. Sentirse querido y útil es una de las mejores formas en que el ser humano se integra en un grupo social.
  • Entorno social activo. Como hemos visto, la pertenencia a un grupo es determinante para mantener la calidad de vida. Existen multitud de personas que comparten una enfermedad, que se reúnen para expresar sus inquietudes y aprender de las experiencias de otros. Buscar su apoyo puede ser de mucha utilidad para mejorar el bienestar de los pacientes.
  • Salud física. A menudo, para sentirnos bien con nosotros mismos, necesitamos cuidarnos también por fuera. Esta es la razón por la que los pacientes de enfermedades degenerativas no deben descuidar su aspecto físico ni renunciar a gustarse por fuera. Tampoco deben darlo todo por perdido en cuanto a su bienestar físico. Por ello, en la medida de lo posible, cuidar de su cuerpo y de cómo se presentan ante el resto puede ser muy útil para mejorar su estado de ánimo.

Nieta con abuela

Otras formas de ayudar a pacientes con enfermedades degenerativas

Además de estas claves, existen todo tipo de terapias que se desarrollan con el objetivo de mejorar la calidad de vida de este tipo de pancientes Por ejemplo, la hipoterapia o terapia asistida con caballos en personas con esclerosis múltiple; o las terapias con perros para enfermos de alzheimer.

Sin importar cuál escojamos, lo importante es que existen muchas maneras de mejorar la calidad de vida de los enfermos crónicos. Si estás en esta situación o conoces a alguien que lo esté, recuerda: siempre hay algo que podemos hacer.