La depresión, un reto que no conoce de edades - La Mente es Maravillosa

La depresión, un reto que no conoce de edades

Claudio Navarro 9 junio, 2014 en Psicología 8 compartidos
Mujer triste con los ojos cerrados

¿Sientes que ante tus ojos todo lo que te rodea ha perdido su color? ¿Te falta motivación para emprender cosas nuevas, salirte de tu rutina diaria y compartir con tus amigos o familia? ¿Nada es lo suficientemente bueno o excitante como para despertar tu curiosidad y tus ganas de experimentarlo? ¿Te has quedado detenido en pensamientos redundantes y oscuros, de pesimismo y autocompasión? Si la mayoría de tus respuestas son positivas, entonces hay probabilidades de que estés pasando por un cuadro depresivo.

La depresión es actualmente un padecimiento bastante común que afecta prácticamente a una de cada 10 personas, sin restricciones de edad, pues puede darse tanto en niños como en jóvenes y adultos en general. Aunque en algunos casos puede tratarse de un estado pasajero, en muchos otros puede persistir y convertirse en una enfermedad que exige tratamiento especializado. La psicoterapia, por ejemplo, es una forma bastante efectiva de abordar la depresión, ayudando a las personas afectadas a “sacar fuera de sí” sus problemas y aprender a lidiar con ellos sin que lleguen a afectar su salud.

La depresión en edades tempranas


Estudios en el área de atención psicológica demuestran que cada vez son más los niños y jóvenes que se ven afectados por la depresión a consecuencia del estrés y la ansiedad. Las causas se localizan sobre todo en las propias exigencias sociales y académicas a que se ven sometidos los infantes y adolescentes en la actualidad.

En el caso de niños cuyas madres sufrieron depresión durante el embarazo y hasta su nacimiento, parece ser que hay una probabilidad mucho mayor de que sufran de depresión a causa del estrés hormonal materno en ese período. De esta forma podría haber un factor biológico que influya en el padecimiento de la depresión.

¿Por qué la depresión?


La depresión puede tener su punto de partida en sentimientos humanos como el enojo o el sentimiento de fracaso e, incluso, en una posición autocrítica inadecuada que influye en cómo nos apreciamos y determina nuestra conducta ante las diferentes situaciones de la vida.

Si bien el enojo es natural en el ser humano, en ocasiones puede estar vinculado directamente con frustraciones que desaniman y despiertan otros sentimientos negativos y autodestructivos. Aprender a lidiar con estos sentimientos, canalizarlos de manera adecuada, puede ser de gran ayuda para evitar la depresión. Sin embargo, enfrentar tales sentimientos exige un elevado autocontrol. La reflexión en torno a los eventos que provocan ese sentir puede ser una forma de tomar consciencia de lo que nos está sucediendo y así tomar el control de la situación.

¿Cómo salir de la depresión?


Hay una verdad que no puede ser negada: Si bien la depresión es curable y tratable, ello no resulta de un día para otro. La cura y tratamiento de la depresión conllevan un proceso paulatino y una serie de pasos. Se trata más bien de un plan para recuperar la “alegría de vivir” y el disfrute de lo que nos rodea.

Dentro de este plan deben contemplarse, por ejemplo,la identificación de las causas de la depresión; la realización de ejercicio físico; el mantenimiento de relaciones sociales evitando aislarnos de los demás; realizar actividades que despierten nuestro interés; aprender a aceptar fracasos sin sentirte menos y sin autorreproches; y, por supuesto, buscar la ayuda de especialistas que nos ayuden a sobreponernos a esta situación.

Como ves, el proceso no es tan sencillo, pues prácticamente todos estos pasos implican una voluntad poderosa. Son retos que te ayudarán a vencer la depresión y a superarte a ti mismo como ser humano. Si crees que podrías estar inmerso en un cuadro depresivo, no dudes en buscar ayuda profesional. No dejes pasar más tiempo; todos merecemos una buena calidad de vida. ¿Lo intentas?

Imagen cortesía de Artem Furman

Claudio Navarro

Ver perfil »
Te puede gustar