La educación en valores, una responsabilidad de todos

Raquel Lemos Rodríguez · 1 mayo, 2018

La educación en valores es un concepto muy amplio, extenso y poco concretado que no solo compete a los profesores, sino también a los padres y a la sociedad en general. Sin embargo, no se le presta la debida atención. Más bien, se deja de lado en favor de la retención de conocimientos o la superación de asignaturas.

Hay algo mucho más importante que obtener un 9 en un examen o una calificación de apto en el boletín final de cada curso. Nos estamos refiriendo a enseñar respeto y responsabilidad, a formar en convivencia y en conciencia social. Desgraciadamente son pocos los que apuestan por la educación en valores como un medio para transformar la sociedad.

La educación es valores es imprescindible

¿Por qué existen tantos casos de bullying en los colegios? ¿En qué momento se ha torcido todo para que los padres hayan perdido la autoridad frente a sus hijos? ¿Por qué los jóvenes tras un botellón dejan todo sucio y lleno de basura? Está claro, porque no se le da la importancia necesaria a la educación en valores.

Quizás el motivo radique en que impartir este tipo de educación y transmitirla de la manera adecuada cuesta esfuerzo. Pero sobre todo, requiere tiempo. Algo que muchos padres y educadores no están dispuestos a ofrecer a los más jóvenes. Tal vez nos hemos vuelto demasiado egoístas. Quizás nos da exactamente igual el futuro de nuestros hijos.

“Educar en la igualdad y el respeto es educar contra la violencia”.

-Benjamin Franklin-

niños corriendo en campo simbolizando la educación en valores

A veces, creemos que educamos en valores a los niños. ¿Acaso no les decimos lo que deben o no hacer? ¿No les ponemos límites? Es posible que sí, no tenemos dudas al respecto. Pero ¿predicamos con el ejemplo? De nada sirve decirle a un niño “tira los papeles a la basura” si, después, nosotros mismos tiramos algo al suelo y no lo recogemos. Tampoco es demasiado alentador decirle “tienes que hacer las paces con tu hermano” cuando nosotros le guardamos rencor al nuestro.

El ejemplo es la enseñanza más valiosa. Los valores más importantes se transmiten a través de nuestros actos y palabras. No podemos desear que nuestros hijos traten a los demás como iguales, si nosotros no lo hacemos primero.

Así, la educación en valores es necesaria. No solo para los jóvenes, también para nosotros, ya que nos ofrece la posibilidad de reaprender aquello que no aprendimos de la mejor manera.

Los aspectos más importantes de la educación en valores

No solo es necesario que exista una asignatura que hable y transmita educación en valores, sino que es imprescindible que esta se encuentre incluida en cualquier otra materia. Al igual que sería importante que este tipo de educación estuviese presente en todos los hogares y en la sociedad en general. Pero ¿en qué aspectos se centra la educación en valores?

  • Fomenta un espíritu crítico sobre las costumbres o los hábitos de consumo, entre muchos otros.
  • Destaca la igualdad de oportunidades, indistintamente de la raza, la cultura, el sexo, la nacionalidad o la religión.
  • Enseña pautas para tratar al medio ambiente con cuidado, evitando dañarlo y sabiendo disfrutar de él.
  • Transmite la tolerancia con respecto a la sexualidad de los demás.
  • Fomenta un consumo responsable dotando de herramienta que permitan decidir con consciencia.
niños en planeta verde simbolizando la educación en valores

Estos son algunos de los aspectos que se intentan transmitir con la educación en valores y que nos dan una idea sobre cuál es su objetivo. La gran pregunta es, ¿por qué no se educa en valores en las aulas o en los hogares? Quizás porque en las aulas dar el temario y la programación parece lo único importante. Y en el hogar, porque no puedes dar aquello que a ti no te han enseñado.

“El objetivo de la educación es el conocimiento no de hechos, sino de valores”.

-William Ralph Inge-

Descubrir, y ser desde ahora conocedores de lo que es la educación en valores nos abre un abanico de posibilidades para indagar más sobre el tema y empezar a transmitírselo a los más jóvenes.

Niña con conejo en el campo

Siempre nos quejamos de cómo las personas no respetan el medio ambiente, quemando grandes extensiones de terreno fértil y verde en época de gran calor. También solemos quejarnos del racismo o la intolerancia hacia la sexualidad de otras personas que aún hoy día algunas personas demuestran… Pero quejarnos no sirve de nada.

Para abordar este asunto, hay que considerar la educación en valores como una verdadera prioridad. Porque, ante todo, estamos formando y ayudando a crecer a individuos. No solo importa su inteligencia o lo mucho que sepan. Importa que sepan ser buenas personas. Ahora bien para ello, hay que ser conscientes de que este tipo de educación es una responsabilidad de todos.