La fortaleza ante las adversidades

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Sergio De Dios González el 13 junio, 2015
Sofia Alcausa Hidalgo · 13 junio, 2015

 

La vida nos pone muchas veces a prueba… incluso cuando no lo hace, una de las cosas que mayor miedo nos da es pensar ¿Cómo reaccionaría ante esto? ¡Seguro que si me pasara me moriría!… pero, en realidad somos mucho más fuertes de lo que pensamos y es que todos llevamos dentro a un valiente que se crece ante las adversidades.

Por eso no podemos vivir con miedo, pensando y pensando, ¿Si pierdo el trabajo… y si pierdo este amor… y si pierdo a este ser querido y si enfermo?

Porque, aunque no lo creas, “después de la tormenta siempre llega la calma”. Así, aunque los primeros momentos son realmente difíciles, cuando ya no nos quedan lágrimas y hemos aceptado que la vida hoy fue ingrata con nosotros… aparece una fuerza interior (resiliencia) que nos protege, nos ayuda y que nos hace crecer como personas…

Todo lo malo que nos ocurre tiene una parte positiva aunque no seamos capaces de verla

Incluso, puede que en este momento te esté ocurriendo a ti, querido lector y pienses que no lo vas a superar, que esto no lo vas a poder sobrellevar o que siempre vas a vivir “con esa mala suerte que te persigue”, pero…

La vida son etapas, son momentos, buenos y malos, alegres y tristes… porque así es este viaje y así tenemos que entenderlo: si un día está nublado, incluso dos o tres, ten por seguro que el sol tiene que volverá a salir

Algunas veces este astro es un poco perezoso y pone a prueba nuestra paciencia, otras veces nos sorprende con su luz radiante después de una buena tormenta y otras tantas que lo dislumbramos desde lejos, muy pequeñito… al final va acercándose poco a poco a nosotros hasta inundarnos con su luz.

Por eso recuerda que dentro de ti hay una fuerza con la que casi nunca cuentas porque rara vez la necesitas. Sí, aunque no lo creas, aunque pienses que eres cobarde y que no hay fuerza en tu interior.

Tú llevas una luz dentro de ti, que te ayudará en los malos momentos con más fuerza que nunca y que te sorprenderá más de lo que pensabas…

Y, cuando pase la tormenta, porque siempre pasa, la vida te sorprenderá de nuevo con otro amor, con otro amigo del alma que quizás de otra forma no habrías encontrado por el camino, con un precioso nieto o con un viaje inesperado que te llenará de olores, de sabores y de nuevos y maravillosos paisajes…

Captura

Recuerda que cuando reflexiones sobre aquello tan tremendo que te ocurrió, piensa que no solo sobreviviste sino que le pusiste garra y fuerza, entonces te sentirás feliz contigo.

Te sentirás como aquel aspirante a guerrero a final consiguió  ganarse su armadura y su casco… y que ahora ya no tiene miedo… porque sabe que ya le ha plantado cara una vez al sufrimiento y ha sabido defenderse.

Luchar y vencer, como uno de esos gladiadores de la Antigua Roma… pero en este caso, tus músculos estaban en tu interior…

Algo en tu ser se desgarra en muchos momentos, pero sigue, lucha, no te dejes vencer…

Ojalá este artículo te ayude en esos momentos difíciles a vencer el miedo a lo malo que pueda llegar y disfruta de los buenos momentos cuando los tienes. Ríete, baila, sueña, disfruta cuando lo tengas de tu mano… y hazle frente a la vida cuando llegue el momento.