El aprendizaje que nace del sufrimiento (resiliencia)

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Gema Sánchez Cuevas el 30 septiembre, 2015
Cristina Roda Rivera · 9 junio, 2015

 

“Es un privilegio haber vivido una vida difícil”

Indira Gandhi

 

Estudiar como las personas integran las experiencias de su vida y como estas se ven reflejadas con posterioridad es un trabajo que los psicólogos y científicos de todo el mundo se han preocupado por entender. Estos estudios han dado lugar al estudio de la resiliencia.

La resiliencia es la capacidad de las personas para sobreponerse al dolor y a situaciones adversas de la vida, en muchas ocasiones, bastante extremas. Se han hecho diversos estudios de esta capacidad en un gran número de sujetos que habían vivido una experiencia denominada por muchos como “traumática” (accidentes de tráfico, situaciones de abuso sexual, divorcios, abandono familiar, despidos laborales, etc. ).

difícil

¨Cuando mi sufrimiento se incrementó, pronto me dí cuenta de que había dos maneras con las que podía responder a la situación: reaccionar con amargura o transformar el sufrimiento en una fuerza creativa. Elegí esta última” Martin Luther King

Al contrario que muchas personas, en algunos de estos sujetos se observaba una alta “resiliencia”, que derivaría posteriormente en una mayor excelencia personal y profesional.

Os mostramos algunos casos dónde se puede observar claramente el ejemplo de personas resilientes, y comentaremos que enseñanzas nos dan estas personas que con una historia vital tan dura son un ejemplo para todos nosotros, han convertido su dolor en todo un “Privilegio” para ellos mismos:

 

“El circo de las mariposas”

 

 

“La mujer más fea del mundo”

 

Los vídeos que acabamos de ver corresponden a la historia de Nick Vujicic y Lizzie Velásquez respectivamente. Los dos son oradores motivacionales y explican a su público la importancia de no convertirte en lo que la gente dice de ti.

Ambos han sido considerados por muchas personas ridículos e insignificantes, han recibido  burlas y humillaciones, pero ellos han ignorado todos estos ataques para hacer entender que simplemente son personas como otras, capaces de transmitir su mensaje de positividad y fuerza a todos aquellos a los que la vida los ha hecho “diferentes”.

Son el claro ejemplo de dos personas resilientes, con un historial afectivo y social marcado por metas que el resto parecemos tener alcanzadas ya al nacer, pero lejos de adoptar una actitud derrotista o asumir la etiqueta de víctimas que la sociedad les impone; creen que su vida tiene un valor, y que su sufrimiento no es lo que debe quedar claro.

Las lecciones que han sacado de este sufrimiento son lo que cuenta, tan solo el amor y la superación a ti mismo pueden lograr que llegues a ser lo que quieras, con simpleza y grandeza a la vez. No se trata de fama y riquezas, sino de lograr vivir tu vida sin frustración constante.

Es por eso que resistencia no es lo mismo que resiliencia, porque mientras la resistencia hace referencia a un aguante estoico y a una fortaleza algo pasiva, la resiliencia transciende toda esa resistencia y sufrimiento, y lo que a priori es una desventaja algunas personas lo transforman en habilidades sociales , en un sentido de su vida y en una inteligencia emocional mucho más desarrollada.

Como ejemplo claro de resiliencia no queremos acabar este artículo sin nombrar al condenado más famoso del mundo: Nelson Mandela.

Su estancia de 27 años en la cárcel no le impidió ser un ejemplo de superación y lucha pacífica a su salida.

Os dejamos con un delicioso discurso de esta gran figura del siglo 20, y que más cabe decir que…nos podamos contagiar de su valioso ejemplo.