La importancia de los voluntarios en situaciones de crisis

Este artículo fue redactado y avalado por la trabajadora social Elena García
23 abril, 2019
Los voluntarios son una pieza indispensable en emergencias y catástrofes. Hoy, os contamos cómo actúan, poniendo en valor su papel.

El papel de los voluntarios en la sociedad actual ha ido ganando peso poco a poco. Asumir responsabilidades de manera libre, buscando el beneficio para la comunidad, es una iniciativa asumida cada vez por más personas.

Según la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (2011) más de 13 millones de voluntarios colaboran con el Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja prestando servicios a las personas vulnerables sin esperar ningún retorno financiero o material.

Si bien es cierto, hay que diferenciar entre voluntario y profesional:

  • Las personas voluntarias, al contrario que los profesionales contratados, no son asalariados.
  • Los voluntarios no tienen que cubrir las labores que competen a un profesional. El papel desempeñado por el voluntario, aunque importante, no debe ser imprescindible para el buen funcionamiento de la organización.
  • Al ser una labor voluntaria, no debe haber un contrato que «obligue» a la persona a dedicar un tiempo determinado a la causa. El tiempo de dedicación debe estar sujeto a la disponibilidad del voluntario.
  • No siempre es necesario que haya conocimientos previos para realizar la labor designada. Aunque, es importante aclarar que, para determinadas situaciones, es imprescindible que los voluntarios tengan formación específica. Estas ocasiones suelen ser situaciones de crisis, de emergencia, catástrofes, etc.

Una vez explicadas las diferencias entre estas dos figuras y, dejando claro que, en ocasiones sí se forman grupos de profesionales destinados a intervenir en situaciones de emergencia y catástrofes, vamos a comenzar con lo que hoy nos atañe: situaciones de crisis, emergencias o similares.

«Nada es tan fuerte como el corazón de un voluntario».

-Jimmy Doolittle-

Voluntarios recogiendo ropa

El papel de los voluntarios en situaciones de crisis

Por desgracia, estamos acostumbrados a ver diferentes situaciones de crisis. Casi diariamente, alguna parte del mundo se ve sacudida por una situación de emergencia, de crisis o por un desastre que deja cientos de afectados. Desde un tsunami, un terremoto, un atentado… hasta catástrofes como la que vivimos en España en 2002, el famoso «desastre del Prestige».

Los voluntarios, en todas las situaciones citadas, realizan una labor fundamental. Gracias a ellos, se recupera la normalidad de una manera mucho más rápida. Dado que cada corporación local, según el lugar, tiene su plan de territorial de emergencias, hemos querido recopilar las funciones más importantes.

Algunas de esas funciones son:

  • Apoyo a los servicios de emergencia profesionales en materia de prevención y organización.
  • Colaboración en tareas de elaboración, divulgación, mantenimiento e implantación de los planes de protección civil y de los planes de autoprotección.
  • En caso de ausencia de servicios de emergencia profesionales o con tiempos de respuesta muy elevados podrán actuar eventualmente en tareas de intervención ante accidentes o siniestros. Eso sí, siempre teniendo conocimiento de la emergencia y previa notificación de esta al Centro de Coordinación de Emergencia correspondiente.
  • Colaboración en la atención a afectados en emergencias. Evacuación, albergue, abastecimiento…
  • Valoración de las situaciones de necesidad que se producen en una determinada emergencia. Tareas de contención y apoyo emocional. Las emergencias sociales son potenciales fuentes de estrés. El apoyo psicosocial es importante a la hora de afrontar las consecuencias y de reestablecer la normalidad.
  • Información y asesoramiento a afectados.
  • Formación de grupos de ayuda mutua para la superación de la situación.

Voluntarios ayudando a refugiados

Hay que tener en cuenta que los protocolos que se establezcan cambiaran, y lo harán no solo dependiendo del lugar de la emergencia, sino también en función de la situación que se haya dado.

Es conveniente recordar que, si somos voluntarios y nos encontramos ante una situación de esta magnitud, debemos seguir las instrucciones de los profesionales que estén al mando. Siempre debe ser un responsable el encargado de repartir y organizar las tareas de cada persona o grupo.

  • Arciniega, J. D. D. U. (2010). La resiliencia comunitaria en situaciones catastróficas y de emergencia. International Journal of Developmental and Educational Psychology1(1), 687-693.
  • Bermejo, A. (2002). Manual de gestión del voluntariado. Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales.
  • Colegio Oficial de Trabajo Social de Castilla-La Mancha. (Sf). Programa de Voluntariado e Intervención Social en Situaciones de Crisis, Emergencias y Catástrofes en Castilla La Mancha.
  • Dávila de León, M. C., & Chacón Fuertes, F. (2004). Factores psicosociales y tipo de voluntariado. Psicothema16(4).
  • Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (2011). Proteger. Promover. Reconocer. El voluntariado en emergencias. Ginebra.
  • Soidán, P. G., Poceiro, H. D., López, R. V., & López, Ó. R. (2010). La participación voluntaria en situaciones de emergencia. Papers. Revista de Sociologia95(4), 1157-1172.