La importancia de mantener tu identidad estando en pareja

5 noviembre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la psicóloga Elena Sanz
Una relación de pareja no ha de ser un sacrificio ni una renuncia. Al contrario, ha de ser una fuente de energía e inspiración para convertirnos en nuestra mejor versión.

Encontrar alguien especial con quien compartir la vida es uno de los mayores anhelos de gran parte de las personas. Sin embargo, cuando este vínculo no se enfoca de una manera adecuada uno, o ambos, pueden terminar perdiendo parte de su esencia. Mantener tu identidad estando en pareja te ayudará a establecer una relación más sana y enriquecedora.

Una relación de pareja es el tejado de una casa cuyos cimientos los constituye el amor propio. Si tratas de establecer un vínculo romántico desde una posición de carencia, probablemente la dinámica que se genere no sea la más adecuada.

Una pareja está formada por dos seres completos y libres que se unen para compartir, no para llenar los vacíos emocionales del compañero.

Pareja hablando

Mantener tu identidad enriquece la relación

Cuando conociste a tu pareja, esta se enamoró de ti por lo que te hace ser quién eres. Probablemente le despertó admiración tu tesón en el trabajo, tu pasión por tus aficiones o tu calidez en las relaciones sociales. Por ello, resulta contradictorio que, muchas veces, tras establecer una relación renunciemos a aquello que nos define.

El amor no ha de ser un sacrificio, no es necesario que pierdas tu historia y tu identidad para fusionarte con el otro. Al contrario, una relación de pareja ha de impulsarnos a ser nuestra mejor versión, a luchar por nuestras metas, a crecer personalmente cada día.

Cuando ambas personas dejan de lado los valores que conformaban su vida anterior es más fácil caer en la dependencia emocional. A partir de ese momento, todas las energías se enfocan en la pareja y nuestro mundo queda muy limitado. Comenzamos a aislarnos socialmente, a abandonar nuestros intereses y terminamos necesitando a la pareja porque ella ocupa el 90% de nuestra realidad y, si falta, nos sentimos vacíos.

Por el contrario, cuando ambos trabajan individualmente en su persona, se convierten en individuos más completos y con más que aportar a la relación. Las charlas se vuelven más enriquecedoras pues ambos tienen algo nuevo que compartir con el otro. Pero, sobre todo, la autoestima de ambos está sana, por lo que pueden relacionarse desde el respeto y el equilibrio y no desde la dependencia.

¿Cómo mantener tu identidad estando en pareja?

Amistades

Las relaciones sociales constituyen un factor protector contra el estrés y son una gran herramienta a la hora de enfrentar adversidades. Por ello, trata de no descuidar ni abandonar a tus amigos cuando comiences una relación. Compartir tiempo con otras personas que te aprecian y te respetan es necesario para la salud tanto física como emocional.

Además, pasar tiempo con ellos te dará el espacio para expresar tu individualidad y obtener otras perspectivas de la vida. Te proporcionará un sentimiento de pertenencia y un refugio al que acudir cuando necesites apoyo o consejo.

Intereses

Es cierto que cuando se está en pareja es adecuado hacer ciertas concesiones para conocer y, quizá, compartir los intereses de tus compañeros. Sin embargo, esto no quiere decir que debas renunciar a los tuyos propios.

No es necesario que ambos miembros de la pareja tengan exactamente las mismas aficiones y, por supuesto, no es recomendable que uno renuncie a su personalidad para amoldarse a la del otro. Se trata de dar forma a una adaptación conjunta.

Por el contrario, trata de encontrar un equilibrio. Interésate por las pasiones de tu pareja y dale a conocer las tuyas. Esto os ayudará a flexibilizar vuestros puntos de vista y compartir actividades diferentes.

Mujer leyendo con un gato

Proyectos

Tener objetivos y aspiraciones es algo muy sano y beneficioso para todos los seres humanos. Por ello, no te sientas obligado a renunciar a tus metas por el hecho de encontrarte en una relación. Si planeas crecer profesionalmente, emprender, aprender un nuevo idioma o una habilidad, estar en pareja no ha de ser un impedimento. Es posible encontrar tiempo para cuidar tu relación y para trabajar en tus propósitos.

Finalmente recuerda que el amor como una apuesta conjunta suma, nunca resta. Por tanto, no te abandones a ti mismo para entregarte a otra persona. Medita la tentación de renunciar a algo por miedo a que, si no te das por completo al otro, este te abandone. Una persona sana y madura entenderá y fomentará que cuides de todas las parcelas de tu vida. Quien te ama quiere verte brillar.

Castelló, J. (2000). Análisis del concepto dependencia emocional. In I Congreso Virtual de Psiquiatría (Vol. 5, No. 8). Branden, N. (1995). Los seis pilares de la autoestima. Paidós.