LA LEY DE LA ATRACCIÓN

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Sergio De Dios González el 25 noviembre, 2015
Cristina Pérez · 10 junio, 2013

Voy a dar mi opinión sobre la famosa ley de la atracción. ¿Quién no ha oído hablar sobre esta ley? Dicen que todo lo que desees con fuerza será atraído hacia ti.

El universo se las arreglará para traer a tu vida eso que tanto deseas. No te preocupes si no puedes pagar tu casa, no sufras por las facturas. Imagina que eres millonario y tu vida cambiará por completo…… Éstas y otras muchas cosas, se cuentan sobre la ley de la atracción.

Yo no creo en los extremos. Creo en el trabajo, la acción y la perseverancia. Claro está que para conseguir cosas es necesario tener un estado mental positivo y esperanzador.

La ley de la atracción pretende que la persona sueñe y se eleve a un estado de optimismo y bienestar óptimo, y eso es muy positivo pero sin extremos y siendo realistas. Para mí esta ley es como si nos dijeran “sueña al máximo, créetelo y no será necesario nada más”.

Me parece muy negativo para las personas que crean ciegamente en esta ley, porque cuando lo practiquen y vean que no consiguen resultados, la caída será fuerte. Soñar es buenísimo, pero siempre con los pies en la tierra, siendo realistas y sobretodo, sabiendo que nada es fácil de conseguir, todo requiere esfuerzo y acción por nuestra parte.

El universo no te dará lo que deseas, más bien serás tú mismo quien lo consiga, pero lo habrás conseguido con ese impulso mental positivo, porque sin el buen estado mental, es muy difícil conseguir cosas.

Sin sueños, sin creerte que puedes conseguirlo, probablemente no lo lograrás, porque si tú no te lo crees, los demás tampoco. Es el único punto positivo que le encuentro a la ley de la atracción, que consigue que la gente recupere ese punto soñador que tienen los niños. Si creer en esta ley les da alegría y motivación, hará que tengan más posibilidades de conseguir cosas.

Una persona contenta, motivada y con fe, será mucho más activa y emprendedora que otra que no tenga sueños y piense que no va a conseguir nada. Tan malo me parece quien no cree en nada, como el que cree en exceso. El ser humano necesita creer que hay algo fuera de nuestro alcance que nos puede traer prosperidad. En el equilibrio está la virtud, cojamos lo positivo de todo lo que nos rodea.

Desde mi punto de vista, esta ley ha caído en el exceso irrealista, pero también veo su lado bueno, porque he visto a gente que cree y se le han vuelto a iluminar los ojos al pensar que sus vidas podían cambiar. Pero en realidad, la mayor ley de la atracción está en nuestros pensamientos.

La mente es muy poderosa y si por ejemplo, tienes una entrevista de trabajo y piensas que no te van a coger, probablemente no te cogerán, pero no es porque no hayas aplicado la ley de la atracción, sino porque si tú piensas que no tienes nada que hacer, esa negatividad interior se le va a transmitir al entrevistador .
 


Los pensamientos crean emociones y si piensas mal, no puedes disimular y hacer ver que estás genial.

Todos tenemos un radar, aunque sea inconsciente, y sentimos buenas o malas vibraciones de otros, dependiendo de cómo se sientan y piensen.

Igual pasa con las personas que buscan pareja. Si tú piensas que eres un desgraciado, que no vas a gustarle a nadie y que no vas a encontrar pareja, probablemente no la encuentres y no importa el físico que tengas, la actitud es más decisiva.

Si tú piensas eso de ti ¿cómo van a pensar los demás mejor de ti? Lo que pienses será transformado en emociones que se transmitirán en el exterior.

Cultiva la mayor ley de la atracción que existe, está en tu mente. Sueña a lo grande, pero sin perder de vista la parte racional, sabiendo que todo se consigue mediante la acción, perseverancia y buenos pensamientos.

¿Y vosotros qué opináis?