La necesidad de sinergia entre terapia psicológica y fármacos

18 Febrero, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga Cristina Roda Rivera
La duda eterna. Pastillas o consulta del psicólogo. Lo cierto es que la terapia psicológica ha demostrado tener resultados más duraderos que los fármacos. La razón es que en terapia se le enseñan al paciente habilidades de afrontamiento.
 

El uso de la terapia psicológica y fármacos para tratar trastornos psicológicos siempre ha generado debate. La terapia psicológica ha demostrado tener resultados más duraderos que los fármacos. La razón es que en terapia se le enseñan al paciente habilidades de afrontamiento. Le ayudan a identificar pensamientos inexactos o negativos y luego le brindan las herramientas necesarias para desafiar y reemplazar estas creencias.

Además, estos métodos enseñan habilidades que duran toda la vida. Esto le permite a la persona no solo sentirse mejor, sino que también le da algo a lo que recurrir si sus factores estresantes regresan en algún momento en el futuro.

A diferencia del potencial de algunos fármacos, la terapia psicológica no es adictiva. Además, algunos estudios han demostrado que la terapia cognitiva- conductual puede ser más efectiva para aliviar la ansiedad y la depresión que los medicamentos.

Sin embargo, hay casos que, por su gravedad o particularidad, necesitan de la buena sinergia entre terapia psicológica y fármacos. Se ha demostrado que los medicamentos, la psicoterapia y su combinación también ayuda a las personas con problemas emocionales o de comportamiento. La elección de tratamiento debe basarse en la evidencia científica disponible, así como en su propia disposición del paciente para probar estos tratamientos y seguir con ellos.

Psicólogo realizando terapia de tercera generación
 

Terapia psicológica y fármacos: evidencias de su «buena relación»

Actualmente, existe un esfuerzo por sistematizar la asociación entre la TCC y la psicofarmacología y sus beneficios al tratamiento global:

  • Las sinergias positivas entre las dos opciones han desbloqueado, gracias a la velocidad farmacológica, las habilidades de comunicación, la motivación, la concentración y la memoria. El paciente se instala en una posición conductual y cognitiva que le permite asumir las tareas propuestas por la TCC.
  • La TCC puede incrementar el cumplimiento farmacológico, tanto en enfermedades somáticas como mentales. La TCC puede “fijar” la adherencia e incluso neutralizar las “señales de seguridad” farmacológica que interfiere los efectos positivos de la TCC.
  • De Pablo propone una “prescripción conductual del fármaco” con implicaciones en dos niveles: a) cuando se plantee la farmacología como un acto terapéutico en el marco más amplio del tratamiento global (evita considerar la psicofarmacología como fundamental y la TCC como secundaria), b) cuando se utilice la psicofarmacología como un procedimiento al servicio de un cambio, eventualmente exigirá otras medidas, como variaciones cognitivas y de comportamiento, lo que facilitará la comprensión del sentido integral del tratamiento.
 
  • La TCC permite la “retirada” del fármaco en unas condiciones más adecuadas que el puro decremento sin red protectora, reduciendo las recaídas (las recaídas tras la retirada o el decremento inadecuado de los psicofármacos fueron menos frecuentes en los pacientes sometidos a TCC como tratamiento secuenciado o asociado).
  •  En los casos en los que exista un Trastorno de la Personalidad pueden complicarse todos estos supuestos, ya que, los paranoides rechazan la medicación, los evitadores o dependientes se adhieren excesivamente a ambos tipos de tratamiento, la sugestionabilidad de los histriónicos y la omnipotencia de los narcisistas complica las dos propuestas.

Evidencias de buenos resultados de la combinación de terapia psicológica y fármacos

  • Para la depresión, se ha demostrado que dos tipos de psicoterapia llamados terapia cognitivo-conductual y psicoterapia interpersonal, así como determinada farmacología, son útiles. Existe alguna evidencia de que la combinación de psicoterapia y medicamentos puede ser más efectiva que cualquier tratamiento solo, aunque a largo plazo parece ser la terapia psicológica la que da mayor garantía de éxito. Las personas suicidas pueden necesitar tratamiento en un hospital.
 
  • Para los trastornos de ansiedad, se ha demostrado que la terapia cognitivo-conductual, los medicamentos antidepresivos y los medicamentos contra la ansiedad son útiles. El grueso de la investigación recoge datos que apoya la hipótesis de que la psicoterapia es más efectiva que los medicamentos y que agregar medicamentos no mejora significativamente los resultados de la psicoterapia sola.
  • Para los trastornos por consumo de alcohol y drogas se ha demostrado que la terapia cognitivo-conductual y las terapias basadas ambiente, así como los programas de apoyo son útiles. Las personas con problemas graves de uso de sustancias también pueden beneficiarse de la adición de ciertos medicamentos que reducen los antojos o los efectos de intoxicación.
  • Para los trastornos alimentarios, el manejo médico puede ser necesario para mantener la seguridad física. Se ha demostrado que la terapia cognitivo-conductual, la psicoterapia interpersonal y los medicamentos antidepresivos son útiles, y algunas pruebas sugieren que la combinación de psicoterapia y medicamentos puede ser más efectiva que cualquier tratamiento solo.
  • Para la esquizofrenia o el trastorno bipolar, la mayoría de las personas requerirán tratamiento con medicamentos antipsicóticos o estabilizadores del estado de ánimo. La investigación sugiere que agregar psicoterapia cognitivo-conductual o familiar al tratamiento puede mejorar los resultados funcionales.
 
  • Para problemas con la paternidad, el matrimonio o la adaptación, la psicoterapia suele ser la primera recomendación. Este tratamiento puede ayudarlo a desarrollar habilidades y responder más adecuadamente a los factores estresantes.
Pastilla liberando sustancia al cerebro

Tratamiento personalizado de terapia de psicológica y fármacos

  • Diferentes personas responden a los tratamientos de manera diferente. Por lo tanto, si un tratamiento no ayuda, hay que intentar agregar el otro. La investigación muestra que la psicoterapia puede ser útil incluso para personas que no responden bien a los medicamentos.
  • Tanto la psicoterapia como los medicamentos requieren de una aplicación y un seguimiento rigurosos. Los resultados generalmente no se producen de la noche a la mañana. Por lo tanto, solo hay que comenzar un tratamiento si se está dispuesto a continuarlo el tiempo suficiente.
  • Es más probable que los pacientes se impliquen con un tratamiento que tienen sentidos para ellos. Por lo tanto, es importante que se discuta el tratamiento a fondo con el profesional y que el tratamiento se explique de una manera que pueda entender.

Conclusión

 

Según varios autores, el tratamiento combinado sería superior a cualquiera de las terapias aisladas si… aumentase la magnitud de la respuesta favorable del paciente, aumentase la probabilidad y amplitud de la respuesta basada en las sinergias de las dos modalidades.

Así, el tratamiento combinado podría ser más aceptable, tanto por fomentar el cumplimiento (TCC) como por acelerar la respuesta (psicofarmacología).