La incapacidad para reconocer caras (Prosopagnosia) - La Mente es Maravillosa

La incapacidad para reconocer caras (Prosopagnosia)

Alicia Escaño Hidalgo 21 noviembre, 2014 en Psicología 1 compartidos

En 1947 el Dr. Bodamer acuñó el término “prosopagnosia” o “ceguera para las caras” tras descurbrir dos casos clínicos con este desorden. Él definió esta alteración como “la interrupción selectiva de la percepción de rostros, tanto del propio como del de los demás, los que pueden ser vistos pero no reconocidos como los que son propios de determinada persona”

Oliver Sacks, famosísimo neurólogo inglés padece este raro trastorno de la percepción. Dice que cuando sale por las mañanas reconoce a sus vecinos por los perros que estos llevan. De la misma manera, dice reconocer a su médico de toda la vida por la voz. Cuando le preguntan si es agobiante no poder reconocer a la gente, Sacks expresa con humor que “en ocasiones es hasta un alivio”.

La prosopagnosia es un tipo de agnosia visual que incapacita a la persona que la padece a reconocer caras o rostros de personas conocidas. Y tú te preguntarás: ¿y qué es una agnosia? La palabra agnosia deriva del griego y significa ausencia de conocimiento.

Las agnosias visuales, como su nombre indica, son agnosias específicas para estímulos visuales. La persona no tiene ninguna deficiencia visual ni sensitiva, los ojos están sanos y funcionan perfectamente. Ellos pueden ver los estímulos visuales tal y como los ve una persona normal. Su problema es que no tienen la capacidad para reconocerlos, no saben lo que son.

En el caso de la prosopagnosia, los pacientes son capaces de ver una cara como tal y decir que ese objeto que está delante de sus ojos es una cara, pero no son capaces de decir a quién pertenece. Son capaces de ver todos los rasgos faciales por separado pero esos rasgos nunca se funden o integran como un todo. Su cerebro no es capaz de procesar la información que le envían los ojos, es como si hubiera una desconexión. En los casos más graves, el enfermo no se reconoce a sí mismo.

Las personas que sufren de prosopagnosia aprovechan el que puedan ver con normalidad los rasgos fáciles por separado para deducir a quién pertenece. Una gran barba, una cicatriz, un lunar, el peinado…son rasgos que pueden orientarles en el proceso de reconocimiento de esa persona. También la voz, el movimiento, el olor o la forma de vestir son pistas que el paciente con prosopagnosia utiliza para facilitar el reconocimiento.

¿Qué causa este extraño trastorno?

La prosopagnosia se produce por un daño (accidente cerebrovascular, traumatismo craneoencefálico, tumor o infección) en la corriente ventral del área limítrofe entre los lóbulos occipitales y temporales del cerebro. Esta área de la corteza ha llegado a conocerse como el área fusiforme de la cara.
También existen casos de prosopagnosia congénita, es decir, que el enfermo ha nacido con esta alteración. En estos casos los pacientes no saben que están enfermos ya que al haber nacido con el trastorno, para ellos es algo normal el no reconocer un rostro como una pieza entera.

Para terminar, algunos datos interesantes sobre este trastorno:

– El actor Brad Pitt sufre esta extraña patología. Pitt dijo en una entrevista que al decirle a la gente que no sabía quienes eran estos se sentían muy ofendidos y creían que les faltaba al respeto.

– Existe un libro muy interesante llamado “El hombre que confundió a su mujer con un sombrero” (Oliver Sacks, del que hablamos antes es su autor). Se describe un caso de prosopagnosia en el que el enfermo no puede reconocer a su mujer si no es porque ella lleva siempre puesto un sombrero característico.

Alicia Escaño Hidalgo

La psicología me enseñó que ser feliz es una decisión.

Ver perfil »
Te puede gustar